sácale más partido

9 errores que cometes con tu secadora y que te hacen perder tiempo y dinero

Si te hiciste con una secadora pensando que ibas a ahorrar tiempo y te has dado cuenta de inviertes más del que pensabas igual es que estás cometiendo alguno de estos errores.

Actualizado a

Escrito por:

Sonia Murillo

Actualizado a

errores secadora
Ikonos

Puede que la secadora no sea uno de los electrodomésticos que más usemos. El clima cálido hace que sea relativamente sencillo secar la ropa al aire libre pero hay zonas con una mayor humedad, como las costeras, o con una climatología más adversas, como el norte, donde puede convertirse en un elemento indispensable en nuestro día a día. Si cuentas con una en tu casa pero notas que en lugar de ahorrar tiempo y dinero gastas más de la cuenta de ambos, quizá es porque estás cometiendo alguno de estos errores. Son súper comunes así que no te preocupes y simplemente cambia tu manera de usar tu secadora para sacarle el máximo partido posible.

Errores que estás cometiendo con tu secadora que te cuestan tiempo y dinero

1. Llenarla demasiado (o no lo suficiente)

Puede que tu lavadora y tu secadora tengan capacidades diferentes o puede ser que como la ropa al mojarse ocupa menos estés sobrecargando la secadora. Tanto si la llenas mucho como si te quedas corta puedes estar alargando el tiempo que tarda en secarse y además estés consumiendo energía de más.

  • La solución. En caso de que tengas poca ropa para secar siempre puedes rellenar el espacio sobrante con unas toallas y si tienes demasiada, divídela en dos partes o seca solo las prendas más gruesas y tiende las más finitas dentro de casa.

2. Dejar la ropa dentro de la secadora demasiado tiempo

Es uno de los errores más comunes y es que a veces no tenemos tiempo de recogerla justo cuando acaba el programa o se nos olvida hacerlo. Y eso tiene una consecuencia de lo más engorrosa, que la ropa se arruga de más y luego plancharla cuesta el doble.

  • La solución. Lo lógico es sacar la ropa de la secadora lo antes posible y doblarla. Para acordate puedes poner un temporizador que pite bien alto y varias veces o ponerte una alarma en el móvil. Si no puedes ponerte a doblar de inmediato, intenta dejar la ropa lo más estirada posible sobre una superficie plana.

3. No utilizar bolas de secado

Si no las usas tienes que hacerte con unas cuanto antes porque pueden ser clave para reducir los tiempos de secado, las arrugas y la electricidad estática. Además tienen la ventaja de que se pueden reutilizar, al contrario que las toallitas de secado.

  • La solución. Hazte con unas bolas de secado de lana, se encuentran fácilmente y son muy eficaces.

errores secadora
Cristofer Jeschke/Unsplash

4. Secar la ropa de más

Si pones un programa demasiado largo para asegurarte de que tu ropa sale completamente seca quizá no solo estés malgastando energía sino también puedes estar destrozando tus prendas.

5. Desaprovechas el calor residual

La secadora funciona de un modo parecido al horno. Muchas veces, cuando lo ponemos, horneamos varias preparaciones diferentes y así aprovechamos que ya está caliente para consumir menos energía. Con la secadora podemos hacer lo mismo.

  • La solución. Lava toda tu ropa el mismo día, así podrás aprovechar que la secadora ya se ha calentado para secar la siguiente tanda más rápidamente.

6. No limpias el filtro a menudo

Los filtros de las secadoras se llenan de la pelusilla que desprende la ropa y además de haber peligro de incendio si se sobrecalienta también impide que el aire seque la ropa en un menor tiempo.

  • La solución. Limpia el filtro tras cada uso.

7. Abres la puerta de la secadora más de lo que debes

De nuevo, volvemos al símil del horno. Si abres la puerta el calor se escapa y hasta que vuelve a alcanzar la temperatura que tenía pasa un rato y malgastas energía y tiempo.

  • La solución. ¡No abras la puerta para comprobar cómo va! Espera a que termine el programa que hayas seleccionado.

8. No le sacas partido a los programas que tiene

Si te pasa como con la lavadora o el lavavajillas y usas siempre el mismo programa automáticamente estás desaprovechando gran parte del potencial de tu electrodoméstico (sea el que sea).

  • La solución. Busca en Internet el modelo y la marca de tu secadora y encontrarás no solo el manual de uso sino que seguramente también des con vídeos explicativos sobre todas sus funciones.

9. No la limpias

Además de quitar las pelusas del filtro también conviene que hagas una limpieza a fondo de tu secadora de vez en cuando. De esta manera conseguirás que funcione mejor, sea más eficiente ¡y no se ensucie tu ropa recién lavada!

  • La solución. Pasa un trapo con agua y jabón por el interior al menos una vez al mes.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Clara?