¡Deja de cometerlos!

5 errores que todos cometemos al lavar los platos (y que ponen nuestra salud en riesgo)

Puede que creas que son actos "inocentes" pero en realidad son malísimos para tu salud... ¡Descúbrelos y evítalos!

Actualizado a

Escrito por:

Magdalena Fraj

Actualizado a

errores platos

"Los mejores crímenes para mis novelas se me han ocurrido fregando platos. Fregar los platos convierte a cualquiera en un maníaco homicida de categoría", dijo una vez Agatha Christie. Quién sabe, quizás puedas aprovechar que estás en casa para sacar a relucir tu vena más creativa, mientras haces esta tarea... Aunque mientras te llega la inspiración para escribir, echa un vistazo a los 5 errores que todos cometemos al lavar los platos y que bien podrían ser los protagonistas de una historia de terror... ¡qué miedito!

Estos son los errores que todos cometemos al lavar los platos

  • Utilizar el estropajo convencional (hecho de plástico, de poliéster o poliamida). Según un estudio realizado por el Instituto de Medicina de Precisión (IPM) de la Universidad de Furtwangen (Alemania), el objeto cotidiano con más bacterias de toda la casa es el estropajo de cocina. Y no, hervirlo no mata el 100% de las bacterias que viven en la esponja. Por si fuera poco, con el uso, los estropajos van desprendiendo microfibras que terminan en el desagüe del fregadero, pasan los sistemas de filtración de aguas y acaban en el mar, haciendo que los peces las confunden con comida. Van absorbiendo tóxicos y pueden llegar a ser muy contaminantes... ¿La solución? Mejor apuesta por una esponja eco, una opción natural 100% biodegradable y compostable. ¿Nuestra recomendación? Puedes optar por un estropajo o una esponja de luffa (una planta tropical que se convierte en un material fibroso que se utiliza como esponja vegetal), ¡podrás usarla durante unos 5 meses!
  • No lavarse las manos primero. Parece una obviedad, pero no lo es. Antes de fregar los platos, hay que lavarse las manos con jabón, ya que pueden ser una fuente de contaminación de bacterias.
  • Lavar en un fregadero sucio. ¡Ojo! Por si no lo sabías, según el Estudio Sanytol sobre hábitos de higiene en el hogar, realizado por la Fundación de Estudios para la Salud y la Seguridad Social (FESS) y la Universidad de Barcelona, tu fregadero contiene más bacterias que el inodoro, por muy extraño que te parezca. En concreto, concentra hasta 100.000 veces más gérmenes... Y es que se trata de una zona húmeda a la que se le añaden restos de alimentos, lo que hace que sea un lugar idóneo para el desarrollo de mircoorganismos. ¿Nuestra recomendación? Limpiálo diariamente con vinagre y bicarbonato de soda o con vinagre y sal.
  • Usar agua fría. Para conseguir una desinfección bactereológica completa de la vajilla, es importante que el agua esté muy caliente, ten en cuenta que el agua fría no es capaz de eliminar la suciedad al mismo nivel.
  • Cuidado con los utensilios que han tocado carne cruda. Déjalos los últimos para evitar la contaminación cruzada. La contaminación cruzada ocurre cuando los alimentos "sanos" entran en contacto con otros "contaminados" y terminan por contaminarse también.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Clara?