¡Cuidado!

Las 4 trampas más habituales para que pagues más en el supermercado

Todas las marcas usan los mismos trucos para subir el precio de sus productos, ¡y ya tenemos cuáles son! Aquí te traemos sus trampas más habituales para que ya no caigas más en ellas.

Trucos para no pagar de más por un producto
Getty Images
araceli herrero web clara
Araceli Herrero

Periodista especializada en bienestar y lifestyle.

Actualizado a

Hay toda una ciencia dedicada a distraernos de lo que nos va a costar realmente un producto. A través de ofertas, regalos o incluso con el mismo envase, las marcas aprovechan para subir un poco sus precios... ¡Pero no te preocupes! Para que empieces a ahorrar en tu compra, aquí te traemos las 4 trampas que más suelen repetir y algunos consejos que te serán de mucha ayuda. ¡Toma nota!

1) Despistarnos con el gramaje

Si el paquete es de 350 y 450 gramos, nos cuesta saber realmente qué vale. Por ello es mejor comparar siempre el precio por kilo (y debe venir en la etiqueta que está en el lineal) para estar completamente seguras.

2) Paga 3 y llévate 4

Este es un truco muy habitual que seguro que estás cansada de ver. Pensamos que eso representa un descuento del 33% cuando realmente es del 25%. Además, si no es un producto que uses con mucha frecuencia, es probable que la cuarta unidad no la uses, por lo que acaba saliendo más caro. Cuando veas este tipo de ofertas, comprueba el precio por unidad y piensa si realmente las necesitas (muchas veces compramos por impulso).

3) Y de regalo...

Nos regalan productos junto al que queremos comprar y esto hace que nos cueste mucho saber si pagamos un precio junto por el pack o no. Compara el pack con el precio original del producto -sin regalo- y asegúrate de que no han inflado su valor.

4) Productos “trampa” junto a las cajas

Aunque no lo parezca, la posición de los productos está estudiada al mínimo detalle. Unos chicles o unas pilas u otro producto de compra impulsiva de esos que están al lado de las cajas para pagar puede desbaratar el ahorro conseguido en el resto de la compra.

Trucos para no pagar de más por un producto
Getty Images

Aquí va un secreto para que no pagues más de lo que debes: no te fíes, tu mente te engaña. Seguro que si te decimos que una misma falda vendida a 39€ se compra un 24% más que a 34€ no nos crees ¡Pero es cierto! La Universidad de Chicago (EE. UU.) lo demostró empíricamente. ¿Por qué? Porque la percepción nos engaña. Nos hemos acostumbrado a ver precios acabados en 9 y nos parecen más baratos. Si algo vale 19,99, el 1 funciona como anzuelo y nuestro cerebro piensa que el producto vale 10 y pico, no casi 20. Además, nuestro cerebro piensa que los números impares están “inacabados” y los percibimos como más baratos. Recuerda fijarte bien cuando veas un 9 y si, además, la cifra lleva decimales, ¡redondea! No pienses en 19 sino en 20.

Los envases familiares, ¿valen la pena?

El envase familiar no sirve a una familia si todos sus miembros no toman ese alimento (y no hablemos ya de un single o una pareja). Tampoco si se consume de tarde en tarde. Hay que ajustar los tamaños al consumo que se hace de cada producto. En según qué alimentos sí nos vendrá bien, pero en otros será mejor un tamaño estándar.

Los ocho magníficos

Hay una serie de productos (unos 8) de los que la mayoría sabemos su precio. Es el caso de la leche, el aceite, los refrescos... Estos aparecen en todos los folletos de publicidad y hay una razón: si el consumidor ve que están a buen precio, suele pensar que el resto de productos también lo estarán. No te fíes porque no siempre es así.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Clara?