Déjate de "por si acasos"

30 cosas de tu casa que tienes que tirar ya mismo

Nos ha invadido el espíritu de Marie Kondo y necesitamos ya limpiar nuestra casa de trastos innecesarios. Estos se van fuera sí o sí.

Por Maria Guasch | 11 de enero de 2019, 09:00

Calcetines desparejados

Desengáñate... Aunque los guardes eternamente esperando a ver si aparece su pareja por arte de magia, lo más probable es que tus calcetines desparejados lo sigan estando hasta el fin de los tiempos. Así que no te lo pienses más y deshazte de ellos. Pero si quieres darles una última oportunidad antes de darles el último adiós, los puedes usar como una manopla para quitar el polvo o reciclarlos para hacer peluches.  

1 / 30

Sujetadores y ropa interior pasada de rosca

Sí, a todas nos encanta usar esas braguitas y esos sujetadores que son tan cómodos aunque estén a punto de entrar el museo de la prehistoria por lo viejos y gastados que están. Pero tarde o temprano tendrás que renovarlos. Así que tíralos ya, y si los que tienes más nuevos, no te resultan cómodos es que, a lo mejor, no estás utilizando la talla o el modelo que realmente te convienen. Descubre cómo acertar a la hora de elegir el sujetador.  

2 / 30

Prendas de tu otra vida

Los trucos de la gurú del orden Marie Kondo funcionan a la hora de mantener a raya el orden en el armario, y uno de sus principios es deshacerte de toda la ropa que no usas, ya sea porque se ha quedado obsoleta o porque has cambiado de talla o por lo que sea. 

3 / 30

Camisetas anuncio

La gran paradoja: casi todo el mundo detesta las camisetas promocionales que nos regalan en alguna ocasión, pero casi todo el mundo las guarda por si acaso (aunque nunca las vaya a utilizar...). A no ser que las vayas a reciclar ya mismo como trapos de limpieza, quítalas de en medio de inmediato. Tu armario necesita su espacio para prendas que realmente lo merezcan. 

4 / 30

Zapatos del pleistoceno

Sí, esos zapatos que solo te pusiste una vez o que llevaste a una boda o que usaste para un disfraz o que te hicieron daño o que... ¿Para qué los guardas? Sincérate contigo misma. Si llevas más de un año sin ponértelos es que nunca más te los vas a poner... 

5 / 30

Bisutería sin ton ni son

Cuando ya ni siquiera sabes qué collares y otros abalorios tienes de tan enredados como están, es momento de poner orden y deshacerte de los que no usas. Si te sabe mal tirarlos, siempre puedes montar un bazar con las amigas y que escojan lo que quieran antes de decirles bye bye definitivamente. 

6 / 30

Ropa deportiva gastada

La ropa deportiva suele estar confeccionada con tejidos y gomas que no llevan nada bien el paso del tiempo. Comprueba que las gomas de tus bañadores, pantalones de deportes y camisetas conservan su elasticidad en perfecto estado y, si no, es que toca renovarlas...

7 / 30

Ropa de bebé

Y no nos referimos solo a la de tus hijos, si los tienes y ya han crecido, si no a toda esa ropa de hace mil años que sabes perfectamente que ya no te puedes poner y que solo guardas como recuerdo. Si está en buen estado, puedes donarla a alguna organización benéfica. Y si no, reciclarla para trapos. 

8 / 30

Sábanas y ropa de casa

La mayoría de la población solo usa un par de juegos de ropa de cama y el resto los guarda por si acaso. Escoge un par de juegos para cada estación (si son de tejidos diferentes para el invierno y el verano), añádeles un juego más de emergencia y un par para invitados (en el caso de que tengas cama para ellos), y deshazte del resto. 

9 / 30

Toallas viejas

Con las toallas sucede lo mismo que con la lencería de cama. No las acumules sin ton ni son. Con un par o tres de juegos de toallas por cada miembro de la familia es más que suficiente. Y las que te sobren las puedes donar, por ejemplo, a una protectora de animales, donde siempre suelen ser bien recibidas. Por cierto, ¿ya sabes doblar toda la ropa con el método KonMari?

10 / 30

Esponjas enmohecidas

Las esponjas y otros utensilios que utilizamos para limpiarnos no solo se tienen que lavar periódicamente en la lavadora como una prenda más, si no renovarse cada cierto tiempo porque acumulan moho y otros gérmenes. Si tus esponjas tienen manchas negras, señal de que el moho ya habita en ellas. Cámbialas ya. 

11 / 30

Jabones de hotel o de viaje

En lugar de acumular en algún rincón de casa todos los jaboncitos que has ido birlando en los hoteles, utilízalas en tu higiene diaria o llévatelas al gym. Y si no, destiérralas. 

12 / 30

Cosméticos olvidados

Echa un vistazo a tus cosméticos y seguro que hay más de uno que ni siquiera sabes desde cuándo lo tienes o incluso para qué sirve. Las cremas y otros productos cosméticos también tienen fecha de caducidad, y no solo pueden perder sus propiedades sino que, además, pueden ser perjudiciales para tu piel. Comprueba la fecha de caducidad que llevan todos los envases y tira los que estén caducados. 

13 / 30

Maquillaje pasado

Con los productos de maquillaje pasa lo mismo que con los cosméticos. No solo pierden sus cualidades, sino que también te pueden irritar la piel. Así que échales un vistazo y tira todo lo que esté pasado o en mal estado. Y ordena todo lo que te quedes con estos organizadores de maquillaje.

14 / 30

Medicamentos peligrosos

No caigas en la tentación de guardar los medicamentos que te sobraron un día que estuviste enferma por si te vuelve a suceder. Llegado el caso, a lo mejor el médico prefiere recetarte otro medicamento más saludable o eficaz. Y aunque fuera el mismo, lo más probable es que el que guardas ya esté caducado. Revisa tu botiquín y lleva todos los que ya no usas o están caducados a los puntos de reciclaje que hay en las farmacias. 

15 / 30

Tuppers y fiambreras

A no ser que los utilices, deshazte de todos los tuppers y fiambreras, que vas acumulando y, sobre todo, aquellos que han perdido las tapas o están en mal estado por algún u otro motivo. ¿Qué vas a hacer con ellos si no...?

16 / 30

Comida atrincherada

Dale un repaso a tu frigorífico y quita de inmediato todos esos restos de comidas preparadas, salsas, condimentos, mermeladas, mantequillas... que guardabas para ya no sabes qué. Si no las has necesitado en las últimas dos semanas, significa que no las necesitas y que, probablemente, ya están en mal estado. ¿Ya sabes que existen organizadores de nevera que te hacen la vida mucho más fácil?

17 / 30

Congelados momificados

Si tienes algún alimento guardado al que no le pusiste etiqueta, fecha y y no sabes ni lo que es, mejor descartarlo. La comida congelada, aunque muy lentamente, también caduca. No puedes guardarla eternamente. 

18 / 30

Especias sin sus dones

Muchas de las especias y productos que usamos para sazonar no caducan, pero, al cabo de un tiempo, van perdiendo las propiedades por las que las usamos. Así que no las acumules porque sí. Guarda solo las que usas de forma habitual. 

19 / 30

Condimentos, salsas y vinos

Mucho cuidado con guardar las salsas y otros productos líquidos que te han sobrado. Salvo los aceites, vinagres o la salsa de soja, la mayoría de las salsas se tienen que guardar en el frigorífico una vez abiertas, y no se pueden conservar muchos días. Lee las indicaciones de las etiquetas. Y ten en cuenta que productos como el vino tinto, una vez abierto y tapado, solo se conserva una semana, y el blanco unos tres días. 

20 / 30

Cubiertos y menaje desechable

Intenta no utilizar cubiertos o utensilios de menaje de plástico desechables. El medio ambiente te lo agradecerá. Y si no tienes más remedio, decántate por el que está hecho con materias primas más sostenibles como el bambú, el cartón u otros materiales reciclables. 

21 / 30

Cuchillos que no cortan

Son un clásico de los objetos que acumulamos aunque no los usemos jamás. O te compras un afilador ya, o ve pensando en deshacerte de esos cuchillos que ni miras porque cortan menos que el de un disfraz. 

22 / 30

Cacerolas y sartenes

También es muy típico comprar sartenes y cacerolas nuevas y guardar las viejas para guisos y frituras de batalla. Pero precisamente se han comprado las nuevas porque las viejas estaban desconchadas, los alimentos se pegaban, no había quien las lavara... No sufras más, llévalas al punto de reciclaje y vuelve a disfrutar de cocinar. 

23 / 30

Vajilla para exposición

Vamos comprando vajillas, cristalerías, cuberterías y, si no nos deshacemos de las viejas, al final acabaremos acumulando tantos platos, bandejas, vasos, copas y cubiertos que podríamos montar una exposición. Lo ideal es tener una vajilla de diario para unos seis comensales. Y una de fiesta para entre seis y doce comensales (pero si en tu casa no haces grandes fiestas por falta de espacio o de ganas, con seis basta). 

24 / 30

Pilas, bombillas y otros OGNI's

En lugar de ir acumulando pilas gastadas, bombillas fundidas y otros OGNI's (Objetos Guardados No Identificados), llévalos al punto de reciclaje y sustitúyelos por versiones más ecológicas: baterías recargables, bombillas de leds...

25 / 30

Velas y "pongos" de todo tipo

Las velas y otros "pongos" (esos objetos decorativos que te preguntas: "Y esto, ¿dónde lo 'pongo'?) solo sirven para acumular polvo. A no ser que realmente los uses para decorar, ambientar o aromatizar los espacios de tu casa, puedes prescindir perfectamente de todos ellos. Un modo de deshacerte de ellos sin demasiados remordimientos es regalárselos a familiares, amigos y conocidos para que sean ellos lo que se pregunten dónde ponerlo :D

26 / 30

VÍDEOS Y DISCOS QUE NO PUEDES VER NI ESCUCHAR

Mucha gente ha dejado de tener reproductores de música o de vídeo y, en cambio, sigue guardando celosamente su colección de cd's dvd's (¡e incluso vhs!) sin un aparato donde escucharlos o verlos... Está claro lo que tienes que hacer, ¿no?

27 / 30

Utensilios de escritorio

Los escritorios y sus cajones son un imán para acumular material de escritorio y papelería que puede ser muy mono, pero muy susceptible de instalarse de por vida ahí. Revisa los bolígrafos y tira los que ya no pinten. Aprovecha las libretas y las agendas que no has usado para tomar notas y hacer las listas de la compra o las cuentas. Y lleva al punto de reciclaje los móviles y los cargadores viejos. 

28 / 30

Libros desfasados

La información de muchos de los libros que acumulamos ha quedado obsoleta o desfasada con el paso del tiempo. Repasa tu biblioteca y dona los libros que ya no son actuales y todos los best sellers que te leíste en su día y que sabes que no vas a releer.

29 / 30

Revistas prehistóricas

En lugar de acumular revistas prehistóricas que ya no miras (y cuya información, como en muchos libros, probablemente ha quedado desfasada), deshazte de ellas y deja espacio para poner los últimos números de Clara 😉.

30 / 30

Desprenderse de todas estas cosas no siempre resulta fácil. Pero tenemos varios trucos para que no nos resulte tan difícil decir adiós definitivamente a todo aquello que no necesitamos.

Claves para deshacerte de las cosas

  • La prueba de la caja. Si hay objetos que no sabes si tirar o conservar, mételos en una caja, ciérrala y pon la fecha. Si pasado un año no has tenido que abrirla es porque no necesitas nada de lo que hay dentro, así que tírala directamente.
  • La chispa de la alegría. La gurú del orden, Marie Kondo, basa su método KonMari en decidir si te quedas algo en base a si te proporciona una "chispa de felicidad" cuando lo coges. Si no es así, da las gracias al objeto por los servicios prestados y ya lo puedes tirar o donar.
  • Aprovecha los cambios de estación. Es un gran momento para hacer “limpieza” en tu armario y otros puntos negros del desorden. Distribuye la ropa o lo que estés ordenando en 3 grupos: uno con lo que tienes claro que quieres quedarte, otro con las cosas para tirar directamente, y un tercero con lo que se tendría que arreglar. Y, luego, con el grupo de lo que se queda para arreglar, valora si realmente vale la pena o lo harás, y si es que no, pásalo al grupo de tirar.
  • Más vale prevenir. Para no tener que deshacerte de cosas, lo mejor es que no las acumules. Fija la regla de que por cada cosa (ropa, utensilios para la cocina, libro...) nueva que metas en casa, una o dos deben salir para dejarle espacio.

Relacionados

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Clara?