¡Alerta!

3 errores que cometemos cuando desinfectamos con lejía

Si limpias y desinfectas con lejía, esto te interesa. A lo mejor no lo estás haciendo correctamente...

Actualizado a

Escrito por:

Maria Guasch

Actualizado a

errores desinfectar con lejia 1

La lejía está considerada como uno de los productos de limpieza más eficaces que existen a la hora de desinfectar (junto con el jabón y el alcohol se ha convertido en una de las herramientas imprescindibles para combatir la propagación del coronavirus). Sin embargo, los expertos advierten que debe usarse correctamente si quieres que sea realmente efectiva y, también, para evitar los peligros que entraña su mal uso, ya que también puede ser uno de los productos de limpieza más tóxicos.

errores desinfectar con lejia 2

Error nº1: Usar la lejía directamente sin diluirla en agua

Aunque es lógico pensar que usándola directamente estará más concentrada y desinfectará mejor, es todo lo contrario. Según los estudios realizados, la lejía pura (no nos referimos a los limpiadores que llevan lejía incorporada sino a los envases en los que solo hay lejía) funciona mejor cuando se diluye en agua fría, ya que si está caliente puede hacer que la lejía se evapore y emane gases tóxicos. Por regla general, la proporción que recomiendan es de 4 cucharaditas de lejía por cada litro de agua, o un vaso de lejía por cada 10 litros de agua.

errores desinfectar con lejia 3

Error nº 2: Aplicar la lejía con una rociador

Si la introduces en un rociador o un vaporizador que tenga piezas metálicas, puede producirse una reacción que oxide la lejía y la haga mucho menos eficaz. Si has hecho tú misma la mezcla de lejía con agua, lo más indicado es aplicarla con una esponja o un trapo suficientemente empapados en la solución para que la superficie que estás desinfectando esté en contacto con la lejía durante alrededor de un minuto al menos. Si no la mojas bien y la dejas actuar, se evapora rápidamente y no hace tanto efecto. No dejar actuar los productos es uno de los errores de limpieza más comunes.

errores desinfectar con lejia 4

Error nº 3: Reutilizar lejía diluida o mezclarla con otros productos

Aparte de no mezclar jamás la lejía con amoniaco, salfumán, alcohol, vinagre u otra sustancias que no sean agua (pueden producir gases y reacciones muy perjudiciales para la salud), tampoco hay que aprovechar de un día para otro la lejía que hemos diluido en agua. Una vez mezcladas, la lejía se vuelve inestable y va perdiendo su poder desinfectante. Así que recomiendan que siempre se utilice una solución recién mezclada y, si sobra, se tire.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Clara?