Trucos infalibles

10 claves para tener una despensa saludable y ordenada

Es importante, por lo que pueda pasar, tener una despensa de larga duración y que cubra las necesidades nutricionales de una dieta sana y equilibrada. Te contamos cómo planificarla.

Actualizado a

Escrito por:

Redacción CLARA

Actualizado a

1 / 10
como organizar despensa sana 1

Condiciones óptimas de la despensa

A la hora de planificar y organizar la despensa se aconseja guardar los alimentos en un lugar fresco y seco, alejado de la luz.

  • Dónde situar la despensa. Dependiendo de cómo sea tu casa, tal vez puedas almacenar tus conservas en una alacena aparte de la cocina. Si no, usa los armarios de la cocina que estén más lejos de las fuentes de calor (fuegos, horno, microondas, también el motor de la nevera).

1 / 10

como organizar despensa sana 2

No olvides mantenerla al día

No se trata de almacenar y olvidarnos de la despensa, sino de irla renovando al ritmo que vamos consumiendo.

  • Revisión semanal o mensual. Organízala por grupos de iguales (botes de garbanzos, latas de tomate...). Pon delante los que caducan antes, que son los que hay que consumir antes. Y mira la despensa antes de hacer la lista de la compra.

Mira estos recipientes para tener una despensa digna de Instagram.

2 / 10

como organizar despensa sana 3

Cuidado con las conservas

Para no caer en los alimentos ultraprocesados, decántate por conservas bajas en sal, con aceite de calidad (de oliva o alto oleico) y sin azúcares añadidos. Y cuando vayas a guardarla almacénala tal como indique el fabricante y asegúrate de cuál es la fecha de caducidad. Además, ten en cuenta:

  • Si la lata está hinchada, con golpes u oxidada, es mejor que no consumas su contenido.
  • Antes de abrirla, limpia la lata para eliminar la suciedad y posibles restos tóxicos.
  • Si en el interior de la lata hay un color extraño o emana un olor desagradable, deséchala.
  • Si el líquido de conserva es turbio y grumoso, tiene espuma o globos de aire, no la consumas.
  • Si oyes un fuerte ruido al abrir el bote de cristal debes tirar la conserva, puede haber fermentado.
  • Las semiconservas como las de anchoas, boquerones... van a la nevera, no a la despensa.

3 / 10

como organizar despensa sana 4

Verdura: hay vida más allá de las frescas

Es verdad que su contenido en vitaminas se ve mermado por el proceso de conservación, pero también es cierto que las de ahora conservan más nutrientes que antaño porque las técnicas han mejorado mucho. Y cuando no hay posibilidad de acceder a las verduras frescas de temporada, siguen siendo el mejor recurso de una dieta sana.

  • Mucha variedad. Cuanta mayor variedad de verdura tenga tu despensa, mejor será tu dieta, así que almacena en bote de vidrio o lata al menos 8-10 tipos distintos.
  • Ten en cuenta. Aclara la verdura tras sacarla del envase –lo mismo que con las legumbres–, ya que el líquido de conservación es muy rico en sal. Luego no añadas más.

4 / 10

como organizar despensa sana 5

Fruta: la mermelada no es la opción

Aunque esté hecha de fruta, la mermelada no te sirve de postre ni debe estar presente habitualmente en el desayuno. Por su parte, las conservadas en almíbar, al contener exceso de azúcar, son para un consumo muy puntual.

  • ¿Cuáles sí son saludables? Las frutas en su jugo sí son un buen recurso cuando no se dispone de frescas. 

5 / 10

como organizar despensa sana 6

Ideas veggies que no son solo legumbres

Las legumbres son un clásico de la despensa, pero hay otras fuentes de proteína vegetal como la soja o los guisantes texturizados, muy nutritivos y que se conservan bien en botes de cristal herméticos en la despensa. El inconveniente es que no estamos tan habituados a cocinarlos, pero hay solución. Aquí tienes recetas con soja texturizada fáciles y muy sabrosas.

6 / 10

como organizar despensa sana 7

Pasta, arroz, harinas y levaduras

Forman parte siempre de la despensa aunque mejor si son en sus versiones integrales.

  • En épocas de calor, las harinas pueden guardarse en la nevera dentro de envases herméticos de cristal o silicona.

7 / 10

como organizar despensa sana 8

Nutritivas conservas de pescado

Las conservas de pescado como las latas de sardinas o de atún suponen una excelente fuente de proteínas, ácidos grasos poliinsaturados omega 3, y algunas vitaminas y minerales como el yodo. Además, conservan muy bien sus propiedades nutricionales. Suelen presentarse en diversas conservaciones, siendo al natural la mejor, aunque en escabeche, en tomate o en aceite también son saludables.

  • Conservas en aceite. Prefiere las de aceite de oliva o de girasol alto oleico y evita los aceites de palma o de coco. Escúrrelas muy bien antes de consumirlas.

8 / 10

como organizar despensa sana 9

La carne también se conserva, pero...

No es tan aconsejable porque suelen ser carnes procesadas (frankfurts, patés, chopped o cerdo cocido...).

  • ¿Y si no son procesadas? Incluso cuando no lo son, como la carne de pato enlatada, la cantidad de grasa que contienen no las hace muy recomendables para un consumo habitual.

9 / 10

como organizar despensa sana 10

Leche, en polvo mejor que en brik

Los briks nos permiten almacenar la leche pero en períodos cortos de no más de tres meses. En cambio, la leche en polvo puede guardarse más allá de un año y, cuando se vuelve a hidratar, tiene un valor nutritivo similar a la líquida.

10 / 10

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Clara?