¡ALERTA, SPOILER!

Lo que más nos gusta (y lo que menos) de la tercera parte de las Sombras de Grey

Ya se ha estrenado la última película sobre la historia de amor (y sexo) de Christian y Anastasia, pero antes de verla hemos desempolvado el tercer libro para recordar los mejores momentos (y algún que otro altibajo).

Por Raquel González | Actualizado el 09 de febrero de 2018, 08:57

cincuenta sombras liberadas cartel pelicula anastasia christian sexo. ¡Liberación!

¡Liberación!

Está a punto de acabar la espera. El día 9 de febrero se estrena la última película de la saga de las "Cincuenta sombras de Grey", las "Cincuenta sombras liberadas". Pero la impaciencia nos puedes, así que hemos recuperado el libro para recordar lo mejor –y lo peor– de la tercera novela. Si no quieres que te hagamos spoiler, no sigas leyendo. Aunque no sabemos si los guionistas serán muy fieles al libro, sí que habrá muchas cosas que te pueden arruinar la peli si no te lo has leído.

 

Foto: Universal Pictures

1 / 21

cincuenta sombras liberadas christian banador agua costa azul mar desnudo. Christian, al desnudo

Christian, al desnudo

Bueno, con bañador… Pero nuestra imaginación pone el resto en esta y en todas las imágenes en las que conseguimos verlo sin traje y camisa.

Admirarlo así es de lo mejor de la película (¡gracias Jamie Dornan por las horas de gym!), solo comparable a cuando va sin ropa y, además, saca "al pervertido que lleva dentro". (Lo de pervertido lo dice la Sra. Grey, así que…)

Estamos esperando el vídeo para darle al pause. Y perdón si alguien piensa que lo tratamos de "hombre objeto" (es sin querer).

 

Foto: Universal Pictures

2 / 21

cincuenta sombras liberadas anastasia tumbona christian sexy. Ana, una de cal y otra de arena (como siempre)

Ana, una de cal y otra de arena (como siempre)

Sí, ella también disfruta de lo lindo del cuerpazo de su chico, pero no tanto de sus prontos. Es que Cincuenta es oscuro como él solo. El pollo que le monta a la pobre Sra. Grey por un top less accidental en plena luna de miel en la Costa Azul es para pedir el divorcio. Y aunque hay reconciliación en la cama –como todas las suyas, que debe ser por eso que discuten tanto– no compensa, porque Christian decide "marcar" a Ana a base de chupetones para que no se le ocurra repetir. No puede ser más infantil el chico…

Foto: Universal Pictures

3 / 21

cincuenta sombras liberadas anastasia christian boda anillo vestido traje. ¡Vamos de bodorrio!

¡Vamos de bodorrio!

Sí, ya sabíamos que había boda y hasta hemos visto el vestido… pero si algo nos gusta más que el diseño de Monique Lhuillier y los zapatos de Jimmy Choo, es lo que le susurra Christian a su chica en cuanto el cura le dice que puede besar a la novia. Ese "no dejes que nadie que no sea yo te quite ese vestido"… no queremos saber qué estragos puede haber hecho en la ropa interior de Ana –de La Perla, seguro– (ojo, ni en la de nadie, que no queremos señalar).

 

Foto: Universal Pictures

4 / 21

cincuenta sombras liberadas anastasia boca roja. No te voy a obedecer

No te voy a obedecer

Como lo oyes, le cuesta una discusión de órdago –cómo no– pero Ana no le promete obediencia a Christian en la boda –solo faltaría– y no es moco de pavo plantarse así ante un controlador como él. Eso sí, luego cede en llevar su apellido y renunciar al suyo. Y lo sentimos, pero por mucho que nos guste Cincuenta, lo de que "quiero que todo tu mundo empiece y acabe conmigo" no se lo podemos pasar. Despierta Christian, el mundo es muy grande (y hasta Anastasia lo sabe).

 

Foto: Universal Pictures

5 / 21

cincuenta sombras liberadas christian anastasia sexo polvo de pie. El matrimonio no quita las ganas de…

El matrimonio no quita las ganas de…

Ni de lejos, estos dos se juntan y salta la alarma de incendios de lo mucho que se ponen el uno al otro pero… tenemos que decir que la peli no podrá nunca emular al libro. Como a los guionistas se les ocurriera ilustrar ni un 10% de lo que hacen estos dos en la cama la peli recibiría la calificación de pornográfica. Así que tienen que conformarse con sugerir… (pero tú no tienes por qué hacerlo, claro).

 

Foto: Universal Pictures

6 / 21

cincuenta sombras liberadas anastasia pensativa. ¿Cómo le digo a esta zorrona que aparte sus ojos de mi chico?

¿Cómo le digo a esta zorrona que aparte sus ojos de mi chico?

"La diosa que llevo dentro está celebrando que ella también lleva dentro una bruja". Sí, Ana puede parecer un poco paradita, pero va a aprendiendo a sacar sus garritas. Lo único que le hace falta es un poco de estímulo y eso le llega de la mano de la arquitecta que les va a reformar el casoplón, que se come a su chico con la mirada. Así que la Sra. Grey la pone en su sitio. 

 

Foto: Universal Pictures

7 / 21

cincuenta sombras liberadas leila sumisa. Regresa el "Club de las Sumisas"

Regresa el "Club de las Sumisas"

Sí, Leila, la antigua sumisa de Christian que se cuela armada en casa de Chris y Ana cuando están en la cama en la segunda peli, reaparece. Y además no viene sola, sino con otra sumisa, Susi. Pero no,  Chris se ha dado de baja de verdad del club y Leila solo quiere darle las gracias por cuidar de ella y pagar sus facturas médicas y su máster en Arte, además de deseales lo mejor a la parejita. Eso sí, nos pega un susto de muerte cuando vuelve a plantarse delante de Ana…

 

Foto: Universal Pictures

8 / 21

cincuenta sombras liberadas christian helicoptero sexy charlie tango. Y reparan el Charlie Tango

Y reparan el Charlie Tango

Lo reconocemos, pese al mal rato que pasamos en la segunda entrega con el accidente de Christian en el helicóptero, nos encanta que lo hayan reparado. Puestas a tener fantasías, que levante la mano la que no haya soñado con que su chico la recoja en el helipuerto para ir a dar una vuelta… (Ya, ¿estáis todas contracturadas y no podéis levantarla, no?).

 

Foto: Universal Pictures

9 / 21

cincuenta sombras liberadas christian anastasia reconciliacion enfado pelea. Christian, esto no te lo perdonamos

Christian, esto no te lo perdonamos

"Solo tenías que recordar una cosa, ¿cómo puedes ser tan estúpida? ¿Que lo sientes? Nos conocemos desde hace algo así como 5 minutos y…". Y, y, y ¿qué? Nada justifica ni justificará nunca que un hombre le hable así a una mujer por muerto de miedo que esté porque esta le dice que está embarazada. Lo sentimos Christian, esto no tiene perdón. Pequeño Bip y Ana se merecían que lo encajaras mejor.

 

Foto: Universal Pictures

10 / 21

cincuenta sombras liberadas elena dominatrix. Y siempre puede meter la pata más hasta el fondo

Y siempre puede meter la pata más hasta el fondo

Difícil porque lo que le dice cuando sabe que serán padre es cagarla mucho pero Christian sabe cómo superarse. ¿Cómo? Volviendo a ver a la Sra. Robinson. Sí, sí, vuelve a ver a su Dominatrix a pesar de saber que para Ana es una puñalada trapera. Y, claro, le explota en la cara porque ella se entera.

 

Foto: Universal Pictures

11 / 21

cincuenta sombras liberadas christian guapo sexy. Encima, se pone tonto

Encima, se pone tonto

Y como está rebotado y es incapaz de reconocer sus responsabilidades, pone distancia con Anastasia y la evita todo lo que puede. Ya lo decía el psicólogo que el chico emocionalmente era como un adolescente… Pero aquí Ana lo hace muy bien y le deja claro que "puedes hacer esto conmigo o lo haré yo sola". Si señor, al menos uno de los padres que esté a la altura.

 

Foto: Universal Pictures

12 / 21

cincuenta sombras liberadas jack hyde secuestro malo. Como todo no puede ser amor y sexo, se han buscado un malo

Como todo no puede ser amor y sexo, se han buscado un malo

Si no estábamos ya bastante tensas con sus altibajos emocionales, ahora, además, tenemos a Jack Hyde, el antiguo jefe de Ana, dispuesto a vengarse por su despido y por saldar otra cuenta pendiente que tiene con Christian. Y lo hace secuestrando a su Mia, la hermana de Cincuenta, y llamando a Anastasia para que sea ella la que le lleve el rescate (y de paso vengarse de su maridito en su persona). ¡Cobarde!

 

Foto: Universal Pictures

13 / 21

cincuenta sombras liberadas anastasi garaje. Una heroina total

Una heroina total

Anastasia, a pesar del embarazo, decide emular a Wonderwoman y rescatar sola (y bien armada) a su cuñada de las garras de Hyde. Ni maridos controladores ni policías molestos, cuando la cosa se pone fea, mejor resolverlo personalmente. Como dice Ana: "Yo soy la fuerte". Dicho y hecho, rescata a Mía y "convierte" a Cincuenta en el hombre que esperaba que fuera: comunicativo, entregado y dispuesto a ser padre y maridito ejemplar.

 

Foto: Universal Pictures

14 / 21

cincuenta sombras liberadas christian anastasia cama. Le da la vuelta como un guante

Le da la vuelta como un guante

Christian, quién te ha visto y quién te ve. Has hecho realidad el sueño de cualquier mujer, enarmorarse de un motero para conseguir que acabe llevando jersey con coderas (vamos, domesticarlo a su gusto). Y es que tras el susto del secuestro y la conmoción cerebral que le hace temer por la vida de Ana, Cincuenta se sacude la nube negra que tiene encima y abre su alma de una vez…

 

Foto: Universal Pictures

15 / 21

cincuenta sombras liberadas christian torturado. El niño asustado que hay dentro del hombre torturado

El niño asustado que hay dentro del hombre torturado

Christian hace las paces con su pasado. Con su madre muerta, a quien reconoce que a pesar de ser una mala madre no pudo dejar de amar. Recupera la memoria de parte de su infancia, esa en la que coincidió con Jack Hyde en una casa de acogida antes de ser adoptado por los Grey. Nos encanta que Christian, por fin, se deshaga de sus sombras…

 

Foto: Universal Pictures

16 / 21

cincuenta sombras liberadas grace madre christian familia grey. Por fin puedo tocarte

Por fin puedo tocarte

Otra cosa que nos encanta del cambio de Christian es oírle decir a su madre que "han hecho falta 24 años para que me dejes abrazarte así". Pero, por fin, puede hacerlo.

 

Foto: Universal Pictures

17 / 21

cincuenta sombras liberadas señora robinson elena dominatrix. Y por fin habla de su dominatrix

Y por fin habla de su dominatrix

Él tenía 15 años, trabajaba sacando escombros de su casa para poder pagarse la bebida y… ella le dio un bofetón, un beso y otro bofetón. "Yo estaba confuso, enfadado y cachondo como un perro", le explica a su mujer, pero… reconoce que a través de la sumisión a Elena "mi mundo recuperó la perspectiva y puede dejar a un lado la mierda. Ella canalizó mi furia". Dejó la bebida y se dedicó a construir su imperio y luego… se hizo dominante.

18 / 21

cincuenta sombras liberadas anastasia christian sexo beso. No, los hijos no son el fin del sexo

No, los hijos no son el fin del sexo

Vamos, para que estos dos se desenganchen hace falta algo más que un embarazo y una caterva de niños… A Pequeño Bip –que luego es un precioso niño de dos años llamado Teddy– le sigue Pequeña Bip (en fase embrión al final de la novela) y resulta que Christian todavía quiere más. Lo dicho, insaciables. Y eso nos encanta…

 

Foto: Universal Pictures

19 / 21

cincuenta sombras liberadas christian juguetes sexuales. Conservan sus juguetes sexuales

Conservan sus juguetes sexuales

Por mucho que su casa se llene de trenes de juguete y otros cachivaches infantiles del pequeño Teddy, Christian y Ana no han tirado sus juguetes…¡Todos a jugar!

 

Foto: Universal Pictures

20 / 21

cincuenta sombras liberadas anastasia trabajo. Cómo mola entrar en el cerebro de un hombre…

Cómo mola entrar en el cerebro de un hombre…

No sabemos qué harán en la película, pero al final del libro descubrimos qué pensó Christian cuando vio a Anastasia por primera vez… Y hay que decir que está bien, por una vez, ver las cosas desde la perspectiva masculina...

21 / 21

Por fin se ha estrenado la última película de la saga de Cincuenta sombras de Grey, las Cincuenta sombras liberadas. Pero como la paciencia no nos adorna, hemos desempolvado (porque había acumulado polvo, ¡malpensada!) el tercer libro y así poder recordar los mejores momentos. Suponemos que los guionistas respetarán (más o menos) el libro aunque, si fuera por nosotras, nos ahorraríamos algún que otro episodio de su historia de amor pero… que forma parte de su relación (si no, no habría sombras que despejar).

Así que nos morimos de ganas de comentarlo con vosotras, porque si hay algo mejor que leer y ver las "Sombras de Grey", es comentarlo y echar unas risas.

Sin hacerte spoiler podemos decir...

Si no has leído el tercer libro y todavía no sabes qué te vas a encontrar en la tercera peli, piénsate antes de seguir leyendo porque… ¡la vamos a destripar! Pero antes dos cosas que podemos confesar sin arruinarte la historia porque las has visto en el trailer o en las fotos de lanzamiento de la peli.

¡Cómo está Jamie! Verlo salir del agua con bañador –y, en general, verlo sin ropa–, es uno de los principales motivos para ver la película por mucho que hayamos leído y releído el libro. Damos gracias a su entrenador personal por las hora de gym que le han echado…

Sí, se casan. Y eso no le quita un ápice de interés a su relación, porque no viene acompañado de un "y fueron felices y comieron perdices"–y foie y bombones y todo lo que se pueden permitir comer porque son unos ricachones de la bomba– porque los altibajos de su relación no hacen sino aumentar y todo acaba por complicarse mucho…

AHORA SÍ, ALERTA: SPOILERS

Una luna de miel movidita. Cincuenta es oscuro como él solo. El pollo que le monta a la pobre Sra. Grey por un top less accidental en plena luna de miel en la Costa Azul es para pedir el divorcio. Y aunque hay reconciliación en la cama –como todas las suyas, que debe ser por eso que discuten tanto– no compensa, porque Christian decide "marcar" a Ana a base de chupetones para que no se le ocurra repetir. No puede ser más infantil el chico…

Anastasia saca las uñas. "La diosa que llevo dentro está celebrando que ella también lleva dentro una bruja". Y lo demuestra de sobra cuando pone en su sitio a la arquitecta que les va a reformar el casoplón y que se come a su chico con la mirada. Le quita las ganas de acercarse a Christian a más de un metro.

Regresa el "Club de las sumisas". Leila, la antigua sumisa de Christian. Sí, la que se cuela armada en casa de Chris y Ana cuando están en la cama en la segunda peli, reaparece. Y además no viene sola, sino con otra sumisa, Susi. Pero tranquilas, Chris se ha dado de baja de verdad del club y Leila solo quiere darle las gracias por cuidar de ella y pagar sus facturas médicas y su máster en Arte, además de desearles lo mejor a la parejita.

Reparan el Charlie Tango. Lo reconocemos, pese al mal rato que pasamos en la segunda entrega con el accidente de Christian en el helicóptero, nos encanta que lo hayan reparado. Puestas a tener fantasías, que levante la mano la que no haya soñado con que su chico la recoja en el helipuerto para ir a dar una vuelta…

Lo que nunca le perdonaremos a Christian. Oír frases que se nos clavan como puñaladas cuando Anastasia le dice que está embarazada: "Solo tenías que recordar una cosa, ¿cómo puedes ser tan estúpida? ¿Que lo sientes? Nos conocemos desde hace algo así como 5 minutos y…". Y, y, y ¿qué? Nada justifica ni justificará nunca que un hombre le hable así a una mujer por muerto de miedo que esté porque va a ser padre. No Christian, por aquí no. Y menos le perdonamos que vuelva a ver a la Sra. Robinson. Sí, sí, a la que fue su Dominatrix y eso que sabe que para Ana es una puñalada trapera. Y claro, ella se entera…

Pero un secuestro lo arregla todo. Jack Hyde, el antiguo jefe de Ana, viene dispuesto a vengarse por su despido y quiere saldar una cuenta pendiente que tiene con Christian, con quien resulta que estuvo en una casa de acogida y a quien le reprocha "haberle robado su vida" al ser adoptado por los Grey en su lugar. Y lo hace secuestrando a su Mia, la hermana de Cincuenta, y llamando a Anastasia para que sea ella la que le lleve el rescate. ¡Cobarde!

¿Anastasia o Wonderwoman? La chica se nos pone brava y decide rescatar a Mia sin ayuda. Ella acaba con conmoción cerebral en el hospital, pero Hyde se lleva una bala y acaba detenido y Mia liberada. Y ¡premio!, Christian pasa tanto miedo y teme haberla perdido para siempre, que, por fin, cambia completamente. Cuando ella vuelve en sí, él le abre su alma, le cuenta su pasado, su relación con su dominatrix, sus traumas infantiles y todo lo que lleva dentro.

Felices para siempre. Y por fin su matrimonio parece encauzarse. Christian está tan encantado con su papel de padre que no tiene bastante ni con un segundo hijo –será niña– y quiere más. Quién te ha visto y quién te ve… Eso sí, el sexo y sus juguetitos siguen siendo la sal de su relación (si él temía que los bebés fueran el fin de su relación, nada más lejos de la realidad).

Fotos: Universal Pictures

Relacionados

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Clara?