cuestión de actitud

Estos pensamientos positivos cambiarán tu día a día

¿Vemos la vida con optimismo porque las cosas nos van bien o nos van bien porque las vemos con optimismo? En nosotros está la fuerza transformadora. Cambia tu forma de pensar y conseguirás cambiar tu vida.

2 de abril de 2019, 07:00

ELIGE BIEN TUS PENSAMIENTOS

Piensa, ¿cuánto tiempo tardas en elegir un look para ir a trabajar? ¿cuánto tiempo dedicas a elegir tu ropa para una boda o una ocasión especial? Ahora reflexiona, ¿eres consciente del tiempo que empleas en elegir tus pensamientos? Es probable que la respuesta sea no. Hoy te contamos por qué son tan importantes los pensamientos positivos y cómo optar por elegirlos cada mañana.

1 / 15

Pensamientos positivos

Lo que pasa a nuestro alrededor tiene una influencia más pasajera de lo que crees. Lo que realmente define tu estado de ánimo son los pensamientos.  Está en tus manos elegir lo que piensas para transformar tu realidad. Si eliges ocupar tu mente con pensamientos positivos conseguirás pintar la vida del color que más te guste mientas que los pensamientos negativos consiguen modificar tu estado de ánimo en sentido contrario.

 

 

2 / 15

Evoluciona

Una actitud positiva, señala el psiquiatra Luis Rojas Marcos en Superar la adversidad, es la estrategia más eficaz para superar situaciones difíciles y evolucionar en nuestras vidas.

3 / 15

Vive en armonía

Por difícil que se presenten las cosas, cuando confiamos atraemos hacia nosotros más paz y armonía, afirma Matthieu Ricard, monje budista, doctor en genética molecular y autor del libro En defensa de la felicidad.

4 / 15

Persistencia

No te rindas antes de tiempo y confía en el proceso. Si combinas el pensamiento positivo con trabajo y dedicación puedes hacer realidad (casi) cualquier cosa.

5 / 15

Proyecta

Los sueños empiezan a hacerse realidad cuando nos atrevemos a imaginarlos. Proyecta tus deseos y ayudarás a que lleguen a materializarse.

6 / 15

Sustituye

Muchos pensamientos negativos nos asaltan sin poder evitarlos. Cuando eso ocurra haz el ejercicio mental de sustituirlos por el discurso opuesto.

7 / 15

Realiza

Alimenta tu pensamiento positivo haciendo actividades que te llenen. Ayudar a los demás nos fortalece y contribuye a dotar de sentido nuestra vida.

8 / 15

Pasa a la acción

Si quieres ser una persona más positiva y feliz, ¡pasa a la acción! Tus sueños están más allá de tus miedos.

9 / 15

Conviértete en lo que deseas

¿Sabías que ser positiva adelgaza? La culpable es la serotonina, una hormona que, además de ponernos de buen humor, nos quita las ganas de comer favoreciendo la pérdida de peso. 

10 / 15

Crea un ambiente positivo

Comienza por mejorar tu actitud y continúa por rodearte de personas positivas y de un ambiente más agradable. Sigue nuestras 28 ideas para conseguir una casa más acogedora y feliz.

11 / 15

Cuestión de actitud

Cultivar pensamientos positivos no es imposible. Comienza practicando estos 12 hábitos fáciles para ser más feliz.

12 / 15

Volver a intentarlo

Todos cometemos errores, nuestros grandes maestros. Cuando te programas para tener pensamientos positivos aprendes que no hay problema en volver a empezar.

13 / 15

Cultiva pensamientos positivos

Pensando, sintiendo y actuando en positivo tu mente se programará para que seas capaz de salir adelante de cualquier contratiempo y lo superes con creces. ¡No te rindas!

14 / 15

Consigue ser más positivo

Ver el vaso medio lleno en lugar de medio vacío depende de ti. Los pensamientos positivos te ayudarán a ser más feliz e incluso a vivir más y con mejor salud. ¡Te contamos cómo!

15 / 15

Hasta no hace mucho se consideraba que nuestra capacidad para pensar en positivo venía determinada únicamente por la genética.

Esta creencia ha sido rechazada actualmente por la comunidad científica que, si bien reconoce que hay una predisposición genética, esta no es en ningún modo determinante. Al contrario, según parece, ser positivo responde más a un entrenamiento que a un don natural.

El poder de los pensamientos positivos

Las cosas que nos ocurren tienen una influencia más pasajera de lo que creemos. Los verdaderos moldeadores de nuestro bienestar son los pensamientos. Basta un simple ejercicio para demostrarlo. Rescata de tu memoria un episodio que te haya enojado y recréate en los detalles. Verás cómo al cabo de un rato te sientes mal. Haz lo contrario y piensa en una situación que te haya hecho feliz. Los resultados son totalmente opuestos. Cada vez que eliges ocupar tu mente en algo negativo estás transformando tu realidad. En tu mano está pintar la vida del color que más te guste.

El optimismo es una fuerza contagiosa.
Cuanto más positiva seas más atraerás a gente positiva
y más fácil te resultará mantener tu actitud

te están pasando muchas cosas buenas

Ahora mismo tienes muchos motivos por los que alegrarte, otra cosa es que sepas verlos. La costumbre vuelve invisible hasta los más grandes tesoros. Seguro que echas de menos algo que tuviste y perdiste. ¿Lo valorabas cuando lo tenías? Esa es una lección que todos deberíamos aprender.

  • Ejercita el pensamiento positivo. Una manera de reconocer estas bondades diarias que nos pasan desapercibidas es hacer un ejercicio al final del día que consiste en reconocer tres cosas buenas que te hayan pasado. Puedes anotarlas diariamente en un diario.

LEY DE LA ATRACCIÓN, tú creas tu suerte

Según la Ley de la Atracción, una teoría de la que ya aparecen referencias en la cábala judía, funcionamos como un emisor de energía. Si las vibraciones que emitimos son negativas atraemos más negatividad, pero si son positivas el universo nos las devuelve aumentadas. Algunos lo llaman suerte.

ROMPE CON LAS DINÁMICAS NEGATIVAS

Cuando nos lamentamos emitimos en una frecuencia negativa, es como si le dijéramos al universo “estoy mal y quiero seguir estándolo”. Para atraer lo que deseamos debemos cambiar de signo. Algunas claves que te ayudarán son las siguientes:

  • Agradece lo que tienes. La gratitud es una emoción que intensifica las vibraciones positivas. Cuando no agradecemos lo que tenemos es como si lo despreciáramos, alejándolo de nosotros.
  • Rodéate de gente positiva. Seguro que has sentido alguna vez que perdías ánimo después de estar con una persona negativa. Eso ocurre porque las energías tienden a igualarse.

la vida no es un túnel, es una ventana

Un estudio realizado por la Universidad de Toronto (Canadá) demostró que los pensamientos negativos acortan la agudeza visual. Los positivos, en cambio, la amplían. Es como si los pesimistas vieran la vida a través de un túnel y los optimistas a través de una ventana. Cuanto más se persiste en cada actitud el túnel se vuelve más largo y el ventanal más amplio.

Puedes reeducar tu cerebro.

Es una herramienta en continua transformación,

programada para aprender

un cambio por dentro y por fuera

  1. Cuida tu cuerpo. Es una forma de mostrarte respeto. Además, procura llevar una alimentación equilibrada y hacer ejercicio regular, que te aportarán energía.
  2. Pisa fuerte. Caminar con seguridad o sentarse con la espalda erguida son gestos que nos transmiten autoconfianza y seguridad.
  3. Cuida tu entorno. Haz de tu hogar un lugar armónico y ordenado, con texturas agradables, colores suaves y llénalo de recuerdos que te reconforten.

Trucos que funcionan

  • Márcate un propósito. Dirigir los pensamientos hacia un objetivo evita que nuestro cerebro se disperse . Comprométete con una meta y centra tus esfuerzos en ella.
  • Superar el dolor. Ser positivo no significa ignorar el sufrimiento. Otra cosa es engancharse a él. Adopta una actitud resiliente. Vive la experiencia intentando sacar de ella una enseñanza. Una vez aprendida esta lección vital, ¿para qué seguir conviviendo con el dolor? Mira hacia delante.
  • Sé paciente. Cambiar de forma de pensar no se consigue de un día para otro, lo importante es ser constante. Márcate un objetivo para cada día.

Relacionados

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Clara?