Mi pareja y yo no coincidimos los fines de semana

Por motivos laborales, no paso el tiempo suficiente con mi pareja y me da miedo que eso resienta la relación, ¿qué podemos hacer?

Por Raquel González | Actualizado el 08 de noviembre de 2018, 10:49

paso poco tiempo con mi pareja 1225

Desde hace unos meses mi pareja y yo no coincidimos los fines de semana por motivos laborales, tenemos horarios que son difíciles de encajar y me preocupa no tener esos días para disfrutar juntos. Al final, nos vemos solo por las noches y llegamos muy cansados. Este año no tendremos puentes ni fines de semana y me preocupa que por no tener esos días para nosotros la relación se deteriore.

Las vacaciones y el tiempo libre suelen ser un tema estrella en consulta, aunque no lo parezca. Muchas veces se piensa en las vacaciones o en los fines de semana como esas semanas o días en los que uno va a disfrutar plenamente y va a hacer todas esas cosas que durante los otros meses o a lo largo de la semana no tiene tiempo de hacer, como salir de viaje, dormir más, comer o cenar en restaurantes, bailar, hacer el amor, llamar a amigos… En general, parece que uno vaya a disfrutar más de la vida y hasta a vivirla de verdad. Aquí es donde esta la idea que hace que quedarnos sin vacaciones o no tener tiempo para uno mismo parezca terrible: “Si no tengo vacaciones, es horrible, no puedo disfrutar" O: “si no coincido con mi pareja todo está mal”.

¿Es que solo podemos disfrutar una semanas o unos días al año? Si la respuesta es sí, es que algo no va bien… ¡nuestra cabeza!

El problema no es que no tengas ese fin de semana, es cómo te lo montas el resto del tiempo. Yo no necesito vacaciones, ni fines de semana. Y sí, me gusta viajar y hacer cosas diferentes, como a muchos otros; pero la realidad, es que tengo un día a día genial: hago ejercicio, meditación, me alimento bien, trabajo… y te puedo asegurar que disfruto al máximo con cada cosa.

Esto lo he aprendido a base de entrenar mi pensamiento hacia el valor real de lo que tenemos, de la vida. Esa es la clave. Tenemos más que de sobra para ser felices en el día a día: todas las necesidades básicas cubiertas (comida, agua, techo); a partir de ahí, lo demás o nos neurotiza o nos libera. Creo que tienes una oportunidad sin igual de darle la vuelta no solo a los fines de semana, sino al resto del tiempo de tu vida.

Las noches de cada día, como los domingos por la tarde, pueden convertirse en un tiempo maravilloso si nos lo trabajamos. Aunque llegues cansada, no dejes que esto sea lo mas importante, aunque estemos con menos energía, podemos disfrutar. Una ducha, ponerse al día con tu pareja, cenar sin prisa… tú decides cómo acaba la jornada.

A veces tu pareja y tú no coincidiréis, es lo más normal. Hay una idea que creo que estaría bien que revisaras y es la de “si no está mi pareja, no lo disfruto tanto”, y, ¿por qué no? ¿Antes de conoceros no disfrutabas? ¿No te reías? Ahora no tiene por qué ser diferente y hasta es mejor que vuelvas a tener buenas sensaciones sin él. Cuanta menos “necesititis”, más gozo.

Mira con gratitud lo que te rodea, lo que tienes, quién eres y disfruta de los que te rodean. No esperes a que un calendario te marque que ya puedes disfrutar, ¡empieza ahora mismo! Lo más importante es tu capacidad de amar la vida y a los demás cada día.

Relacionados

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Clara?