Ser feliz

Rafa Santandreu

Soy psicólogo por la Universidad de Barcelona y me dedico al trabajo con pacientes, a la formación de profesionales de la salud y a la divulgación de la psicología dando conferencias. Soy autor del best seller “El arte de no amargarse la vida” y de "Ser feliz en Alaska", mi último libro. Desde aquí, cada semana responderé a vuestras consultas. ¿Mi objetivo? Que podáis ser felices en cualquier situación, incluso contra viento y marea.

nada es para siempre

Cómo superar una ruptura de pareja y ser feliz de nuevo

¿Crees que el mundo se acaba porque "te han dejado"? Nada más lejos de la realidad. Estas son las claves para darle la vuelta a la tortilla.

Actualizado a

Escrito por:

Rafa Santandreu

Actualizado a

superar una ruptura

Me encuentro recibiendo a muchas personas que están hechas polvo porque sus parejas las han dejado. Son personas que llegan entre sorprendidas y enfadadas porque se han sentido utilizadas y después las han abandonado.

Nuestro valor como personas no varía por estar o no en pareja

Creo que el problema no es que te dejen o que tú dejes a alguien, sino en cómo lo lleves. El primer problema está en cómo lo decimos, fíjate que muchas personas dicen “me han dejado” y yo no lo entiendo. A uno no lo dejan, sino que dejan la relación. Es un matiz importante. Si nos hablamos como si fuéramos objetos, como seres que se pueden dejar o usar, perdemos la perspectiva. No nos pueden dejar porque no somos libros, sino personas. Tenemos el mismo valor antes, durante y después de la relación.

Las relaciones de pareja se acaban, nada es para siempre

Hay personas que se cruzan en nuestro camino un tiempo más o menos largo o compartimos con ellas sensaciones maravillosas...pero todo, absolutamente todo, se acaba. Todo es pasajero.

La depre, el bajón, llega cuando nos hemos confundido y nos hemos creído que esa relación iba a ser para siempre. Por estupenda y magnífica que sea esa relación, un día se acaba, todos morimos.

Nos aferramos a las relaciones como si nos dieran un valor extra como personas. Una pareja, una relación, no te da más valor ni te lo quita. En cambio, sí se puede crecer como persona si entendemos la ruptura como una oportunidad, como aprender a gestionar el volver a estar soltero o soltera, recordar que tenemos un tiempo finito y que hemos venido a disfrutar y a aprender. Las cosas van y vienen. Es un ritmo natural de la vida. Nada es permanente.

Una ruptura puede ser una apertura al cambio

Tengo una opinión sobre las relaciones basada en datos científicos y en mi propia experiencia. Creo que, por naturaleza, tenemos que tener muchas y variadas relaciones. No estamos diseñados para ser monógamos, ese es un invento cultural, pero no natural. Estamos diseñados para procrear y perpetuar la especie. Y además, tenemos una naturaleza curiosa, por eso, estoy convencido de que lo más sano es tener varias parejas y no veo ningún drama en que una relación se termine.

Quién termina con la relación tampoco es lo importante

Lo importante es asumir que se ha terminado y que ya se ha disfrutado lo que tenía que disfrutarse. Mi amiga Sonia me llamó hace unas semanas muy hecha polvo. Decía que se sentía fatal, que había vivido un romance y que se había acabado, que no lo entendía. Se culpaba, pensaba que había hecho algo mal y, al momento, se enfadaba con el que había sido su novio por haberla dejado. Al principio, traté de consolarla, pero rápidamente vi que eso solo iba a hacer que se victimizara más, así que fui al grano.

No hay que convertirse en una “estatua de sal”

Sonia me conoce y sabe que todo lo que le dije fue desde el cariño más profundo. “Sonia, o espabilas o te quedas como la estatua de sal”. Me preguntó de qué estatua le hablaba y le conté la historia de Edith. Es una historia bíblica, cuenta que una familia huía de la destrucción de su ciudad y que unos ángeles les dijeron que sobrevivirían si no miraban atrás. Edith no pudo resistir y, cuando estaban a una distancia, se giró y miró, y se transformó en una estatua de sal. Es decir, si te quedas mirando atrás, no avanzas, te quedas pegado a ese momento.

Parece que esa historia tuvo un efecto. Sonia dijo que era cierto, que ya había vivido lo que tenía que vivir de esa relación y que su vida tenía que seguir. La vida de cada uno es muy valiosa, podemos aprender de todas las experiencias.

Qué hacer al acabar la relación...

  1. Despídete de esa persona.
  2. Agradece lo vivido.
  3. Sal, haz deporte, toma el sol, cuídate.
  4. Aprovecha el tiempo que tienes para ti ahora.
  5. No tengas prisa por encontrar pareja.
  6. Valórate como persona, no como pareja.
  7. Sigue adelante, haz planes, tienes más cosas por experimentar.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Clara?