Ser feliz

Rafa Santandreu

Soy psicólogo por la Universidad de Barcelona y me dedico al trabajo con pacientes, a la formación de profesionales de la salud y a la divulgación de la psicología dando conferencias. Soy autor del best seller “El arte de no amargarse la vida” y de "Ser feliz en Alaska", mi último libro. Desde aquí, cada semana responderé a vuestras consultas. ¿Mi objetivo? Que podáis ser felices en cualquier situación, incluso contra viento y marea.

cambia el chip

Cómo superar los (híper) celos de pareja

Sentir un poco de celos es normal. El problema es ser muy celoso, esto envenena la relación. Veamos cómo lo podemos abordar.

Actualizado a

Escrito por:

Rafa Santandreu

Actualizado a

como superar los celos pareja

La gente que tiene celos lo pasa realmente mal y también los que están con ella. La relación se convierte en una zona de riesgo, todo se híper controla, todo se sospecha, todo se vuelve amenaza. Vamos, un veneno para la vida de las relaciones. Nadie quiere una relación con celos, es un infierno.

Pero vamos a aclarar algo: a veces un poco de celos es normal. El problema es cuando se es híper celoso.

“No soy celoso, me preocupo por mi pareja"

Los híper celosos tienen el problema de ser híper románticos. La idea irracional base es creer que esa persona me da tanta felicidad que la necesito para todo en la vida. Y así ya no es una pareja, ese híper romanticismo la ha transformado en una condición para vivir, en una limitación. Olvidando que esa persona ya existía y vivía antes de tener pareja y que seguramente ya se habría reído, se lo habría pasado bien y hasta habría sido feliz.

Si pensamos que las relaciones sentimentales se sustentan necesariamente en la fidelidad, seremos híper celosos. Esto es, solo podremos disminuir los celos si somos capaces de aceptar que el sexo no es tan importante y que, por lo tanto, podríamos tolerar una infidelidad. Los celos no son una demostración de amor, sino de egoísmo y de rigidez mental.

No es un tema de inseguridad, sino de monogamia

La mayor parte de la gente cree que los celos son un problema de inseguridad en uno mismo, de baja autoestima, pero he comprobado en mí mismo y con cientos de pacientes que no es así. Los celos son un problema de excesiva monogamia. Los celos son un problema de posesividad, de pensar que el otro me pertenece. No somos exclusivos de nadie.

Noelia, la celosa de las miradas, no podía ni siquiera imaginar que su novio estuviese con otra. Para ella, esa traición la desgarraría por dentro; sería una humillación tal que no podría soportarlo. Había desarrollado una mística del sexo (en pareja) exagerada, como si una infidelidad fuese una violación de un templo, de algo muy sagrado. Imposible seguir viviendo si eso pasase.

Los celos de pareja son como los de los niños y sus hermanos

Para comprender mejor los celos en pareja podemos pensar en los celos de los niños porque se trata del mismo fenómeno. Cuando un pequeño odia la posibilidad de tener un hermanito lo hace porque cree que va a suponer una disminución del amor de sus padres.

Estos tratan entonces de convencerle de que hay amor para todos y que el nuevo hermano será un beneficio para él: tendrá alguien al que amar, con quien jugar y compartir la vida, un amigo para siempre. Pasa de ser una amenaza a colaborador.

De esa misma forma, los híper celosos se han de dar cuenta de que:

  • Todos tenemos una inmensa capacidad de amar, a nivel sentimental o sexual.
  • Podemos salir beneficiados de una infidelidad.

El celoso debe cambiar la idea de que estar con pareja es mejor que estar soltero. Una condición no es mejor que la otra. Lo ideal sería que se imaginara soltero y feliz, pero feliz de verdad. Con una sonrisa de oreja a oreja, en serenidad con la vida, satisfecho. Y soltero. Es decir, una vez la idea de necesitar pareja desaparece, hay una gran liberación. La pareja ya no es oxígeno, es una experiencia opcional.

Hay que abrir la mente y cambiar el chip para estar bien

Muchas personas dicen que lo peor de la infidelidad es el engaño, romper el pacto de fidelidad, pero eso es un error. La fidelidad puede ser un pacto asumido por los dos, pero hay que desmitificar el sexo.

También mucha gente asegura que la persona celosa es así y no cambiará, que se debe aceptar al celoso como es, pero creo que eso es otro error, porque el problema de uno se convierte en problema de dos. ¿Y por qué no cambiarlo? Todo se puede cambiar. Hay que hacer un gran ejercicio de apertura mental para poder cambiar. Y para eso, hay que convencerse de que cambiar hará que, sin duda, esté mejor de lo que estoy ahora.

Qué debes tener en cuenta...

  • Recuerda que nadie nos pertenece.
  • Ser híper celoso es sufrir todos los días.
  • Amar, podemos amar a varias personas.
  • Híper romanticismo es ser rígido.
  • La felicidad no depende de la pareja, sino de mí.
  • Disfruta con/sin pareja.
  • La infidelidad no es lo peor que te puede pasar en la vida.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Clara?