¿Pueden poner una cámara de videovigilancia en mi comunidad?

Quizás no compartas la idea de tus vecinos de instalar cámaras de videovigilancia en diferentes espacios de tu comunidad y puede que te preguntes si se trata de una práctica legal. Te lo cuento a continuación.

show_de_truman_camara_videovigilancia

Muchas comunidades de propietarios deciden instalar cámaras de videovigilancia en los garajes, los patios comunitarios, las puertas de acceso, la piscina y en otros espacios compartidos con el objetivo de garantizar su seguridad y evitar posibles robos, actos vandálicos, accidentes o siniestros. Lo cierto es que se trata de una práctica que puede incomodar a ciertas personas al considerarlo una amenaza a su privacidad. De ahí que se cuestionen la conveniencia de su uso e incluso su legalidad.

En realidad, la instalación de cámaras de videovigilancia en las comunidades de vecinos es posible, pero con algunos matices. Es necesario cumplir los requisitos que te menciono a continuación, si no se quiere incurrir en infracciones e intromisiones al derecho al honor, la propia imagen y la intimidad.

Requisitos para instalar una cámara de videovigilancia legalmente en una comunidad de vecinos

  • Contar con el apoyo necesario. La ley de Propiedad Horizontal regula que es posible la instalación o la supresión de servicios de portería, conserjería, vigilancia u otros servicios comunes de interés general, siempre y cuando se consiga el quorum necesario para ello. En este caso, estaríamos hablando de 3/5 partes del total de propietarios y que, a su vez, representen 3/5 de cuotas de participación.
  • Colocar una placa distintiva. Poner un cartel informativo es imprescindible y debe avisar de que se accede a una zona videovigilada. Asimismo, debe indicar claramente quién ha instalado la cámara y ante quién y dónde dirigirse para ejercer los derechos que prevé la normativa de protección de datos.
  • Captar únicamente imágenes de las zonas comunes. En ningún caso las cámaras podrán registrar imágenes de la vía pública, ni viviendas colindantes (a excepción de un acceso al inmueble), dado que sería competencia de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.
  • Acceso restringido a las imágenes. No todos los vecinos tendrán derecho a visualizar las imágenes captadas, sino tan solo aquellas personas designadas por parte de la comunidad. Además, se deberá acceder a ellas con usuario y contraseña.
  • Tiempo limitado de las grabaciones. Las imágenes se podrán conservar un máximo de 30 días. No obstante, si la necesidad de la grabación se cubre en una semana, no se agotará el límite de los 30 días. De este modo, solo se guardarán, si sucede algún hecho por el que sea necesario custodiar la grabación. Por ejemplo, a petición del juez en caso de que se produzca un robo.

Así pues, tu comunidad sí puede instalar cámaras de videovigilancia, pero con ciertas condiciones.

En ese sentido, es importante conocer que las sanciones de la Agencia Española de Protección de Datos por infringir la normativa, ya sea por desconocimiento o mala gestión, oscilan entre 900 € y 600.000 €, dependiendo si se trata de una falta leve, grave o muy grave.

Foto de portada: El show de Truman

Actualizado el

Relacionados

Loading...