¡cuidado!

5 cosas que no tienes que hacer si vas a viajar en tiempos de pandemia

El coronavirus está complicando nuestros viajes. ¡Y de qué manera! Memoriza bien lo que no debes hacer si tienes que embarcarte en una escapada sin contagiarte ni propagar la enfermedad. Te lo dicen los expertos.

Actualizado a

Escrito por:

Esther G. Valero

Actualizado a

viajar en tiempos de coronavirus

No corren buenos tiempos para el turismo… El coronavirus ha pospuesto muchas de las escapadas que habíamos programado para estos meses. Los viajes de placer han quedado en un segundo plano, pero hay situaciones familiares y laborales que nos obligan a embarcarnos en trayectos de corta o larga distancia. Es entonces cuando nos asaltan las dudas: ¿Qué debemos y qué no debemos hacer para no asumir ningún riesgo a la hora de viajar?

Te vamos a sacar de dudas. La Dra. Sara Silva, médico de Medicina General y de Urgencias del grupo de seguros Elma, ofrece algunas pautas para viajar de la forma más segura posible, aunque advierte que el riesgo cero no existe: “A pesar de que se cumplan las medidas básicas en materia de higiene y prevención, resulta complicado eliminar el riesgo por completo. La seguridad del viaje depende de muchos factores y no todos se pueden controlar”.

Si tu comunidad autónoma ha recomendado no viajar o evitar las escapadas, haz caso siempre que puedas.

En cualquier caso, hay cosas que debes evitar por todos los medios si no quieres contagiarte o propagar el virus en tus desplazamientos. Conviene que repases los consejos para evitar contagiarte de coronavirus en el transporte público y, además, que memorices bien estas 5 cosas que no debes hacer si vas a embarcarte en un viaje:

  1. Viajar simplemente por ocio. En estos momentos, lo ideal es evitar viajes que se hagan simplemente con motivo de ocio o diversión.
  2. Viajar hacia destinos poco seguros o desconocer la información necesaria en cuanto a los riesgos. Debes informarte adecuadamente sobre la situación epidemiológica del lugar de destino, así como las restricciones de ingreso. Cuantos más casos de COVID-19 haya en el lugar de destino, mayor será la probabilidad de infectarse durante el viaje y propagar el virus a otras personas al volver. En la web del CDC (Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades) se puede consultar las recomendaciones de viaje, teniendo en cuenta la situación del destino en relación al COVID-19, antes de planificar el viaje.
  3. Viajar a destinos distantes y organizar actividades inapropiadas. Evita desplazamientos en los que debas hacer muchas paradas o escalas. Es preferible viajar a destinos cercanos de tu lugar de residencia y evitar moverse de manera innecesaria. Durante el viaje, evita los espacios cerrados y las aglomeraciones si vas a realizar actividades. Es mejor escoger actividades al aire libre y en contacto con la naturaleza.
  4. No viajar preparado. Antes de viajar, es importante asegurar que en la maleta se incluyen toallas desinfectantes, pañuelos desechables y gel hidroalcohólico, así como termómetro y analgésicos (como paracetamol) y llevar, por supuesto, la mascarilla.
  5. Viajar si tienes una enfermedad de riesgo o viajar con una persona vulnerable. Se deben evitar viajes innecesarios si eres una persona con enfermedades de riesgo. Las personas vulnerables, como los ancianos e inmunodeprimidos, solo deben viajar si es estrictamente necesario y cuando se logre garantizar o mantener todas las medidas de protección personal durante el desplazamiento.

¿Qué riesgos asumimos al viajar en avión?

Es importante conocer que la mayoría de los virus y otros gérmenes no se propagan fácilmente en los vuelos. Esto es posible gracias a la forma en la que circula y se filtra el aire en los aviones.

El riesgo en este medio de transporte está más en la dificultad de mantener la distancia de seguridad. Habitualmente hay que hacer colas en los controles de seguridad y en las terminales y esto puede interferir en el distanciamiento social. Por otra parte, el hecho de tener que tocar o manipular de manera frecuente diversas superficies puede representar un mayor riesgo de contagio.

A grandes rasgos, se debe tratar de cumplir las medidas de higiene y desinfección que en los demás medios de transporte de uso público: “Las aerolíneas deben velar por el correcto aforo y distanciamiento dentro del avión, se deben evitar vuelos multitudinarios. Los pasajeros deben respetar las distancias establecidas en todo momento, siguiendo las indicaciones o señales físicas de distanciamiento social ofrecidas por las autoridades del transporte”, explica la doctora.

¿Qué riesgos asumimos si viajamos en tren o en autobús?

Los trenes y autobuses se ventilan a través de la apertura constante de las puertas y mediante los conductos de refrigeración, en el que se aplican tratamientos viricidas. El riesgo o capacidad de contagiarse aumenta si hay que realizar múltiples transferencias en tren o paradas en bus que impliquen subir y bajar varias veces del medio de transporte.

El coche, la mejor opción

Según la doctora, el uso de un coche particular hace más fácil controlar el riesgo de infectarse por el virus. Eso sí, hay que tener un riguroso control de la limpieza de las superficies del coche con productos adecuados. La experta recomienda desinfectar con regularidad las superficies que se tocan con frecuencia (volante, palanca de cambio, marcos/manijas de las puertas, ventanillas, diales de radio/temperatura y hebillas de cinturones de seguridad, etc) antes y después de cualquier trayecto.

  • Muy importante: no compartas el coche con personas desconocidas, evita hacer paradas innecesarias o bajarte en lugares donde haya aglomeración de personas, y desinféctate las manos con gel hidroalcohólico.

¿Hotel o apartamento?

A la hora de escoger el lugar de estancia (hotel, hostal o apartamento), se debe optar por alternativas de reservas, registro y pago en línea, y es importante averiguar sobre las prácticas de prevención implementadas en el lugar de alojamiento e informarnos de las políticas de desinfección del lugar y escoger el sitio más seguro. En el caso de un apartamento es necesaria la comunicación con el propietario para garantizar los aspectos de limpieza y desinfección.

La Dra. Silva recuerda que “debemos evitar decantarnos por un establecimiento en el que vayamos a compartir habitaciones o baño con personas que no sean nuestros familiares o convivientes habituales, así como lugares de espacio reducido en los que se haga imposible mantener la distancia con los demás huéspedes”. Según esta profesional “puede considerarse más apropiado hacer la estancia en el apartamento de un particular ya que se disminuye, de manera considerable, el riesgo de contagio por razones obvias de distancia social. Si se opta por un hotel, es importante hacer el mínimo uso de áreas sociales como las salas de descanso, comedores, salas de juego, spas, piscinas, bañeras de hidromasajes, saunas o gimnasio, etc.”.

Recomendaciones adicionales

  • No viajar si te encuentras mal (o alguno de tus acompañantes). Tampoco si estás a la espera de los resultados de una PCR o si estás cumpliendo cuarentena aunque hayas dado negativo.
  • Durante el viaje, mantener una distancia mínima de 2 metros con las personas que no vivan en tu casa.
  • Evitar el contacto innecesario con personas desconocidas durante el viaje.
  • Lavarse las manos frecuentey meticulosamente con agua y jabón, al menos 20 segundos, o usar un desinfectante de manos con al menos un 60 % de alcohol. Importante hacerlo antes de subir al medio de transporte, al bajar y también si vas tocando superficies.
  • Cubrirse la boca y la nariz con el codo flexionado si vas a toser o estornudar.
  • Evitar tocar superficies durante el viaje.
  • Evitar tocarse los ojos, la nariz y la boca, ya que las manos facilitan la transmisión.
  • Utilizar de forma correcta la mascarilla homologada.
  • Usar pañuelos desechables para eliminar las secreciones y tirarlos después.
  • Evitar desplazamientos y espacios con gran afluencia de personas.
  • Vigilar y estar atento a la aparición de síntomas respiratorios durante el viaje o al regresar.
  • Tener un seguro de cancelación de viaje.
  • Buscar alguna forma de atención médica telemática en caso de cualquier problema o duda médica durante el viaje.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Clara?