Salud

Detección precoz

Síntomas de cáncer: conocer estas 14 señales te puede salvar la vida

Una ronquera que no se va, malas digestiones, cansancio extremo... El cuerpo manda señales de que algo no va bien. Descubre si debes sospechar de un cáncer.

sintomas cancer

Cuando se forma un tumor, a veces no da señales pero muchas otras nos manda pequeñas alertas. Estar atenta a estos mensajes que te manda tu cuerpo puede ayudarte a detectar el cáncer en un estadio inicial y tener más probabilidades de tratarlo con éxito. En esta guía vamos a repasar los 14 síntomas más habituales que puede lanzar nuestro cuerpo para alertarnos del cáncer y te vamos a explicar cómo diferenciarlo de otras posibles enfermedades que también pueden enviar señales similares. Así podrás salir de dudas y ganar en tranquilidad.

1. Perder de peso sin motivo

  • ¿Cómo es esa pérdida de peso? La pérdida de peso es un síntoma común a la mayoría de los casos de cáncer. Según la Sociedad Estadounidense de Oncología Clínica el 40 % de las personas con cáncer informan pérdida de peso sin motivo en el momento de ser diagnosticadas.
  • ¿Qué cánceres indica? Es un síntoma habitual de que se están formando tumores de páncreas, estómago, esófago o pulmón o en tumores de otros tipos ya avanzados.
  • ¿Por qué ocurre? El cáncer puede provocar una pérdida de apetito que puede deberse a muchos factores como por ejemplo los cambios que ocasiona el tumor en el sistema inmunitario o en el metabolismo, que es el proceso mediante el cual el cuerpo descompone los alimentos y los convierte en energía.
  • ¿Qué más podría ser? Detrás de un adelgazamiento rápido también puede haber una depresión o un periodo de mucho estrés entre muchas otras causas.
  • ¿Cómo diferenciarlo? Se considera señal de alarma si ronda los 5 kilos y se produce de forma no esperada o brusca. Una perdida de peso así debe ser consultada sea cual sea su causa.

2. Fiebre

  • ¿Qué puedes notar? Un tumor puede dar décimas de fiebre sin que haya una causa que las justifique.
  • ¿Qué cánceres indica? La fiebre puede ser un signo temprano de cánceres como la leucemia o el linfoma.
  • ¿Por qué ocurre? Los tumores segregan sustancias en el organismo que provocan reacciones en cadena que repercuten en él. Estas pueden llegar a provocar síntomas como la fiebre.
  • ¿Qué más podría ser? La fiebre es un mecanismo de defensa básico de nuestro cuerpo que puede aparecer por múltiples motivos por ejemplo una infección causada por un resfriado o una gripe.
  • ¿Cómo diferenciarlo? Es un síntoma poco específico porque puede tener muchas causas pero si tienes fiebre persistente y sin motivo aparente consúltalo con un experto.

3. Cansancio

  • ¿Cómo es? Es un agotamiento extremo que no parece mejorar ni con el descanso. Suele aparecer de repente y perdura y empeora con el tiempo.
  • ¿Qué cánceres indica? A medida que el cáncer progresa, el cansancio puede convertirse en un síntoma de enfermedad, aunque en algunos casos, como en la leucemia, puede ser uno de los primeros síntomas, o también podría indicar que hay tumor de colon o estómago por una pérdida de sangre que no es visible y que provoca anemia. En otras situaciones el tumor puede provocar anorexia o depresión y generar cansancio.
  • ¿Por qué ocurre? El cansancio se puede deber a varias causas como por ejemplo cambios en el organismo provocados por el tumor. Las células tumorales compiten con los nutrientes perjudicando a las células sanas y esto puede provocar fatiga. Y otro motivo frecuente es la perdida de sangre ocasionada por tumores de cáncer y estómago.
  • ¿Qué más podría ser? Revisa tu dieta porque puede ser que últimamente no hayas tomado los nutrientes suficientes. Detrás también pueden haber unas simples hemorroides, una infección de las vías urinarias o una menstruación abundante. Podría ser que llevas una temporada sometida a mucho estrés. Y también puede tratarse de una depresión o de un problema hormonal como hipotiroidismo.
  • ¿Cómo diferenciarlo? Una fatiga intensa que aparece de repente y que perdura y empeora con el tiempo es un síntoma típico de cáncer. Y lo habitual es que no sea un cansancio cualquiera, sino que te puede impedir trabajar o realizar tareas domésticas.

4. Dolor

  • ¿Cómo es? Puede estar localizado en cualquier parte del cuerpo y ser de muy diversa intensidad. Se puede tener un tumor sin que aparezca dolor pero es un síntoma muy común. Según la Sociedad de Oncología Clínica hasta el 40% de las personas diagnosticadas de cáncer decían sentirlo en alguna parte del cuerpo.
  • ¿Qué cánceres indica? En el cáncer de huesos el dolor puede ser un síntoma inicial y en los tumores cerebrales la cefalea que no remite es una señal de alarma. Si el tumor comprime la médula espinal puede apretar huesos y nervios y ocasionar dolor en espalda y cuello.
  • ¿Por qué ocurre? Casi siempre se da porque cuando el tumor crece presiona los tejidos de alrededor. También las sustancias que segrega pueden llegar a causar este tipo de molestias.
  • ¿Qué más podría ser? En la inmensa mayoría de casos el dolor tiene una causa distinta al tumor. Un dolor de huesos o de articulaciones por ejemplo podría indicar artrosis o artritis. O un dolor de piernas puede ser un simple problema de circulación.
  • ¿Cómo diferenciarlo? La mayoría de veces es casi imposible distinguir este dolor. Así por ejemplo si el tumor invade órganos o nervios podría provocar una molestia que no está bien localizada y que no se va pero que en realidad podría tener muchas otras causas. Si el dolor no tiene una causa definida o no cede, no esperes y ve al médico. En ciertas zonas sí puede haber pistas que ayuden a detectarlo:
  • En espalda y cuello. Si el dolor empeora al toser o estornudar y es como una quemazón constante en la zona tiene muchos puntos de deberse a un tumor.
  • En el abdomen. Los tumores de páncreas pueden causar un dolor similar al de los cólicos, que empeora tras las comida, que puede irradiarse a otras zonas y suele acompañarse de otros síntomas como la ictericia.

5. Cambios en la piel

  • ¿Qué dice un lunar? Un lunar nuevo o cambios de forma, tamaño y aspecto en uno ya existente pueden indicar un melanoma.
  • ¿Y una herida que no cicatriza? Puede deberse a otros tipos de cáncer de piel. Si es en la boca, podría ser un cáncer oral.
  • ¿Y si pica? Algunos cánceres de piel y otros como el de páncreas pueden producir picores aparentemente injustificados.
  • ¿Qué pasa si la piel amarillea? El tumor de páncreas puede hacer que la piel amarillee al comprimir el conducto que va desde los intestinos al hígado, donde se acumulan la bilis y la bilirrubina, que tiene un color amarillo oscuro.
  • ¿Y si enrojece? Cuando se produce en la cara o el tronco, tiene aspecto de quemadura solar y va acompañado de una descamación, puede estar causado por un cáncer de páncreas. Si es una mancha violeta que aparece en los dedos, la nariz o las orejas podría ser un cáncer digestivo.
  • ¿Y si hay exceso de vello? Aunque no es frecuente, este exceso puede avisar de un tumor de las glándulas suprarrenales o de un cáncer de ovario.
  • Oscurecimiento y engrosamiento. Puede indicar que hay algún tumor digestivo o urinario, en los genitales o en los ganglios linfáticos. Nuevas manchas grisáceas por el cuerpo podrían indicar tumores suprarrenales.
  • ¿Por qué ocurre? En el caso del cáncer de piel la exposición solar excesiva es la principal causa. En otros casos las lesiones suelen surgir porque el tumor presiona e invade la piel.
  • ¿Qué más podría ser? La piel se puede oscurecer por tomar anticonceptivos o depilarse las axilas, enrojecerse por una infección o tomar un color amarillento por una anemia o por cálculos biliares.
  • ¿Cómo diferenciarlo? En todos los cambios de piel, cuando no tengas muy claro que es por otra causa, acude al médico para salir de dudas porque a menudo hacen falta pruebas diagnósticas o el ojo de un experto para descartar que sea aun tumor.

6. Estreñimiento o diarrea

  • ¿Qué debe preocuparnos? Es un cambio en la regularidad intestinal por un tiempo prolongado, en el que se pueden alternar episodios de estreñimiento con otros de diarrea.
  • ¿Qué cánceres indica? Puede ser un síntoma de cáncer de colon.
  • ¿Por qué se da? Los cambios en la regulación intestinal pueden deberse a efectos ocasionados por el propio cáncer como la falta de apetito, la obstrucción intestinal a causa de un tumor o a la presión de un tumor sobre la médula espinal.
  • ¿Qué más podría ser? Muchas personas tienen estreñimiento crónico. En estos casos el síntoma puede quedar camuflado. Las causas más frecuentes de estreñimiento incluyen no ingerir la fibra alimentaria suficiente, no beber bastante agua u otros líquidos y no hacer ejercicio. La causa más frecuente de diarrea, por su parte, es la gastroenteritis vírica, una intoxicación alimentaria por una bacteria. También puede deberse a una intolerancia o alergia a ciertos alimentos o a una reacción a ciertos medicamentos.
  • ¿Cómo distingo si es cáncer? Si el estreñimiento o diarrea aparecen de golpe y perduran por más de 2 semanas es mejor consultar al médico para que identifique la causa. Si se trata de cáncer de colon, las heces pueden ser más estrechas porque el tumor está estrechando el intestino. También puede darse una sensación de evacuación incompleta. Y puede sentirse también dolor abdominal difuso, dolor rectal o sangrado en las heces. De todos modos, esto no es determinante, ya que la sangre en las heces también puede tener otra causa, como la presencia de hemorroides. Lo importante es consultarlo con rapidez.


7. Manchas blancas o llagas en la boca

  • ¿Cómo reconocerlas? Las llagas son úlceras con los bordes abultados que aparecen en los laterales de la lengua y en la parte de debajo de esta. Las placas son manchas blancas o rojas en la lengua, las amígdalas o el revestimiento de la boca.
  • ¿Qué cáncer pueden indicar? No es nada raro que aparezcan de vez en cuando en tus labios, lengua o paladar llagas o manchas. Pero si no cicatrizan podrían estar indicando un cáncer de boca.
  • ¿Por qué ocurre? El tabaco es la principal causa de aparición de estas lesiones cancerígenas. Junto al abuso de alcohol, son la causa del 85% de cánceres orales.
  • ¿Qué más podría ser? La aparición de llagas de manera recurrente puede estar causada por algún trastorno digestivo o candidiasis oral. Para prevenir las aftas bucales lo mejor es evitar el estrés, alimentarse bien y cuidar la higiene bucal.
  • ¿Cómo diferenciarlo? Además de la falta de cicatrización, sospecha si también sientes que tus labios se adormecen, tus dientes se aflojan o aparece un dolor de oídos intenso. Y consulta sobre todo si los síntomas duran más de dos semanas.

8. Sangrado vaginal inusual

  • ¿Por qué debe ponernos en alerta? Es un sangrado que se da en un momento no justificado, es decir, cuando está fuera de los días de hemorragia del ciclo menstrual o cuando ya se ha retirado la regla.
  • ¿Qué cánceres señalaría? Durante la menopausia suelen darse sangrados esporádicos pero si estos aparecen tras esta etapa podrían indicar cánceres de útero, de cuello uterino o de vagina.
  • ¿Por qué sucede? El propio tumor es el que provoca esta sangrado anormal.
  • ¿Qué más podría ser? Las causas pueden ser muchas y no tienen por qué ser malignas. Puede tratarse de una endometriosis, es decir, de un crecimiento del tejido que reviste el útero que se produce anormalmente fuera del mismo. También pueden ser pólipos uterinos, que suelen ser benignos. El estrés, los cambios hormonales, el DIU, etc., también pueden provocarlo.
  • ¿Cuándo consultar? Es aconsejable que hables con tu ginecólogo cuando se produzca para asegurar cuál es su origen.

9. Aparición de bultos

  • ¿Qué tipo de bulto te debe alertar? Es como una masa de grasa dura, de bordes irregulares, que no duele y no se mueve si tiras de la piel, sino que está como anclada.
  • ¿Qué cánceres indica? Muchos cánceres se pueden palpar a través de la piel, especialmente el cáncer de mama, de ganglios linfáticos o de tejidos blandos (músculos, grasa corporal, etc.).
  • ¿Por qué ocurre? El bulto no es más que el propio tumor que se puede palpar a través de la piel.
  • ¿Qué más podría ser? Pueden ser lipomas (bultos de grasa), quistes (de aire, líquido o pus), adenomas (crecen en las glándulas o alrededor de las mismas), neurofibromas (tumores benignos de los nervios), etc., que pueden darse en cualquier parte del cuerpo. En las mamas, además, puede tratarse de fibroadenomas, un tumor benigno de la mama, y en el útero, de miomas (tumores benignos del tejido muscular del útero).
  • ¿Cuándo debo ir al médico? Cualquier masa dura de reciente aparición debe levantar tus sospechas. Y también cualquier bultito que crezca rápidamente.
  • ¿Cómo diferenciarlo? Si detectas un bultito inmóvil en tus mamas que está como anclado en el tejido ve al médico. Y también si el tamaño de tus mamas a cambiado y ahora tienes una mucho más grande que la otra, o si tus pezones han enrojecido o secretan líquido. Vigila si su piel cambia de color y si aparece tirantez en alguna zona.

10. Dificultad para tragar

  • ¿Qué puedes notar? Molestias al comer. Cuando el problema proviene del esófago, con alimentos duros como el pan, y no tanto con líquidos o con alimentos blandos. Pero si el origen está en la laringe, también puede molestar al beber. Además se pueden sentir arcadas, sensación de ahogo o tos al querer tragar.
  • ¿De qué cánceres sospechar? Puede ser un síntoma de cáncer de esófago, de estómago o de faringe.
  • ¿Por qué ocurre? Un factor de riesgo es fumar, que incrementa mucho la probabilidad de padecer cáncer.
  • ¿Qué más podría ser? Puede ser debido a un reflujo gastroesofágico que se produce cuando el contenido del estómago retrocede de nuevo al esófago. Es uno de los trastornos digestivos más frecuentes, ya que el 7% de la población tiene síntomas de reflujo todos los días.
  • ¿Cómo diferenciarlo? Consulta con tu médico si la dificultad para tragar dura mucho y no sabes por qué puede ser, si va acompañada de dolor en distintas zonas de la garganta y parece que “quema” o si te cuesta hablar o masticar.

11. Tos persistente o con sangre

  • ¿Cómo es? Es una tos que no se va y que puede ir acompañada de secreciones de sangre.
  • ¿Qué cánceres indica? Puede ser un signo de cáncer de pulmón o de las vías aerodigestivas superiores como boca, faringe, laringe o esófago.
  • ¿Por qué ocurre? El tabaco suele estar detrás del problema porque es infrecuente que la tos crónica de una persona que no fuma pueda relacionarse con el cáncer de pulmón (a no ser que se trate de un fumador pasivo, es decir, que esté expuesto habitualmente al humo del cigarrillo de otros). Además, el riesgo para fumadores y ex fumadores recientes es que están acostumbrados a tener tos y no le prestan atención.
  • ¿Qué más podría ser? Según la American Cancer Society es más probable que algunos síntomas, como la tos, se deban a otra causa distinta al cáncer. Cientos de enfermedades pueden causar tos como la bronquitis, el asma, el reflujo gastroesofágico. También podría tratarse simplemente de un tic nervioso.
  • ¿Cómo diferenciarlo? La tos que provoca un tumor no se diferencia de la tos común pero suele venir acompañada de sangre o de un fuerte dolor de pecho y estos síntomas se acostumbran a dar de forma periódica. Avisa también a tu doctor si notas que te cuesta respirar o al hacerlo aparecen silbidos.

12. Cambios voz: roquera, dolor…

  • ¿Cómo es? Se notan alteraciones en la voz, o una ronquera persistente que no están causadas aparentemente por una infección.
  • ¿Qué cánceres indica? Podría indicar que hay un tumor en la laringe o en el pulmón.
  • ¿Por qué ocurre? La mayoría de los cánceres de laringe comienzan en las cuerdas vocales, por lo que un cambio en la voz es un síntoma de alerta temprana.
  • ¿Qué más podría ser? Podría tratarse de una infección de las vías respiratorias, una laringitis. También puede ser por la aparición de nódulos benignos en la garganta como por ejemplo los que se producen a veces en la tiroides por un desajuste hormonal. Y puede ser una infección de las vías respiratorias como una laringitis que si dura más de dos semanas se haya cronificado.
  • ¿Cómo diferenciarlo? Acude al médico si los cambios en la voz perduran más de 15 días. Es importante estar atenta si además del cambio de voz aparece tos con sangre, dolor de oído agudo o ronquera persistente.

13. Dolor de cabeza persistente

  • ¿Cómo es? Se trata de un dolor de cabeza persistente. Puede darse por las mañanas y aliviarse después de vomitar. Puede ocasionar confusión, visión doble e incluso debilitamiento. También puede empeorar al toser o al hacer ejercicio físico.
  • ¿Qué cáncer indica? Aunque es poco frecuente, podría indicar la presencia de un tumor cerebral.
  • ¿Por qué ocurre? Los tumores pueden destruir directamente células cerebrales. También pueden provocar daño a las células produciendo inflamación, ejerciendo presión sobre otras partes del cerebro e incrementando la presión intracraneal, lo cual provoca dolor de cabeza.
  • ¿Qué más podría ser? Podría confundirse con una migraña. Un ataque de migraña puede durar hasta 4 días y también puede dar lugar a vómitos, problemas de visión, etc.
  • ¿Cómo diferenciarlo? El dolor por un tumor cerebral dura todo el día. Incluso impide dormir. Suele ser más agudo en un lado de la cabeza y se vuelve cada día más insoportable. Además, suele acompañarse de otros síntomas como cambios de conducta, dificultad para concentrarse o pérdida de equilibrio.

14. Sangre en orina

  • ¿Qué tienes que detectar? La cantidad puede ser muy pequeña o detectarse solo con exámenes de orina o bajo un microscopio. En otros casos, la sangre es visible. Entonces vuelve el agua del inodoro de color rosado o rojo o después de orinar se observan manchas de sangre en el agua.
  • ¿De qué cáncer puede alertar? La sangre en la orina puede indicar cáncer de vejiga.
  • ¿Cuál puede ser la causa? Se desconoce exactamente cuál es la causa pero se sabe por ejemplo que los fumadores tienen el doble de riesgo que los no fumadores de sufrirlo.
  • ¿Con qué puede confundirse? Entre muchas otras causas, la orina con sangre puede deberse a un problema en los riñones o alguna otra parte de las vías urinarias, como cálculos en los riñones o en la vejiga, o una infección o inflamación de estos órganos. La orina también puede tomar un color rojo a raíz de ciertos fármacos, o por consumir remolacha u otros alimentos.
  • ¿Cuándo ir al médico? Consulta si además te duele al orinar, necesitas hacerlo con mucha frecuencia y tienes la sensación de querer ir al baño sin poder hacerlo.

Conocer los síntomas de cáncer salva vidas

¿Sabías que una de cada siete personas no es capaz de identificar los síntomas del cáncer? Pues es lo que asegura una investigación de la organización británica Cancer Research UK. Este mismo informe afirma que miles de personas mueren cada año debido a este desconocimiento. Esto es especialmente alarmante, ya que según la Organización Mundial de la Salud (OMS), se pueden curar la mayoría de los tumores cancerígenos si se detectan a tiempo. Para ello, este organismo hace especial hincapié también en la importancia de reconocer las primeras señales de alarma para poder llegar a un diagnóstico precoz.

Cómo se forma un cáncer y por qué se puede detectar antes

En contra de lo que suele pensarse, el cáncer puede dar síntomas de su presencia mucho antes de entrar en una fase avanzada. De hecho, ya se producen reacciones en el organismo al empezar a formarse un cáncer, y estas reacciones dan lugar a síntomas que son los que deben ponernos en alerta. Pero para llegar a relacionar el tener fiebre o sentirnos más cansadas de lo normal con un posible cáncer debemos saber cómo se forma. Ten en cuenta que mientras una célula normal se divide y muere, una cancerosa no lo hace y, al descontrolarse su multiplicación, forma masas –tumores– que destruyen y sustituyen los tejidos normales. Al hacerlo, estas células “gastan” mucha energía y nutrientes del organismo, lo que puede dar lugar precisamente a la fiebre o al cansancio que decíamos, pero también a anemias o cambios en el peso, por ejemplo.

En qué fijarse para detectar un tumor a tiempo

Pero además de “alimentarse” con los recursos del cuerpo, las células cancerígenas también pueden liberar sustancias al torrente sanguíneo que alteren, por ejemplo, la circulación de la sangre o el equilibrio de los líquidos, lo que se puede traducir en dolores en las piernas o en una hinchazón. Son estas alteraciones en nuestra salud las que deben hacernos sospechar, sobre todo cuando no podemos relacionarlas con cambios en nuestro estilo de vida o en nuestra alimentación habitual y cuando se repiten una y otra vez o no ceden. En estos casos, una visita al médico puede sacarnos de dudas.

Asesoramiento:

Dra. Pilar Garrido. Presidenta de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM)

Actualizado el

Relacionados

Loading...