Salud

¡Te lo contamos todo!

Prevenir el cáncer de mama: cómo descifrar una mamografía

¿Te has hecho una mamografía, no puedes esperar a ver al ginecólogo y abres tu informe? Te damos las claves para que puedas "traducir" el lenguaje en el que está escrito.

Por Clara Esmandia | Actualizado el 16 de octubre de 2017, 14:43

entender mamografia

La mamografía es una prueba fundamental para detectar el cáncer de mama. Gracias a ella se producen entre 7 y 9 muertes menos por este tumor por cada 10.000 mujeres, según datos científicos publicados en la revista The Journal of Medical Screening. Ello es debido a que permite un diagnóstico precoz y detectar el cáncer en sus primeros estadios, lo que aumenta las posibilidades de supervivencia.

En este artículo te descubrimos todos sus secretos, pero ten en cuenta de todos modos que debe ser el ginecólogo quien te diga cuál es el diagnóstico del radiólogo. Este es el responsable de establecer el grado de sospecha de cáncer y hacer las recomendaciones pertinentes. Así que no te “saltes” la visita para que la revise.

Informe mamográfico

1. Patrón mamario

El patrón mamario del sistema BI-RADS clasifica las mamas en 4 tipos según su densidad. Cuanto más densas, más difícil detectar tumores.

  • Tipo A: Mamas grasas. Muy poco fibrosas y más fáciles de diagnosticar.
  • Tipo B: Densidad media. Tienen áreas dispersas de tejido fibroso y glandular, como parches de este tejido que ocupan entre un 25% y un 50% de la mama.
  • Tipo C: Heterogéneamente densas. El seno tiene todavía más áreas de tejido fibroso y glandular (50- 75%). Puede dificultar la visualización de bultitos que podrían ser malignos.
  • Tipo D: Extremadamente densas. Con más del 75% de tejido fibroso y glandular. Es el tipo de seno más difícil de diagnosticar.

2. Hallazgos

Se refiere a las anomalías que pueden generar sospechas de cáncer.

  • Microcalcificaciones. Son pequeños puntos de calcio, parecidos a granos de sal, que a veces indican la presencia de un cáncer de mama en estadio temprano. Normalmente no se perciben al palpar la mama, pero aparecen en la mamografía. Dependiendo del modo en que estén agrupadas y su forma, tamaño y cantidad, es posible que tu médico solicite hacerte más pruebas.
  • Masas o nódulos. Son zonas de mayor densidad de tejido mamario. Pueden ser quistes o fibroadenomas. Los quistes están llenos de líquido y raramente están asociados con cáncer. Los fibroadenomas son bultos móviles, sólidos y redondos formados por células mamarias normales. No son cancerosos, pero si crecen suelen extirparse.
  • Distorsión. Se llama así a la existencia de varias líneas que confluyen en un punto de la mama que no es el pezón, pero sin que haya ningún bulto. Este hallazgo puede ser un signo de cáncer.

3. Categoría

En las categorías es donde verás si hay alguna sospecha de que se haya detectado un cáncer y qué recomendaciones da el radiólogo.

  • Categoría 0. Evaluación radiológica incompleta. Este resultado significa que es necesario realizar estudios por imágenes adicionales o comparar con mamografías anteriores para ver si ha habido cambios sospechosos.
  • Categoría 1. No se ha detectado ninguna anomalía importante. Las mamas son simétricas, no hay bultitos, estructuras distorsionadas o calcificaciones sospechosas. En este caso, negativo es bueno porque significa que todo está bien.
  • Categoría 2. Hallazgo benigno. El resultado también es negativo porque no hay signos de cáncer, pero se ha encontrado algo como calcificaciones o fibroadenomas calcificados, aunque son benignos, es decir, no cancerosos.
  • Categoría 3. Hallazgo posiblemente benigno. Estos hallazgos tienen más del 98% de posibilidades de ser benignos. Pero como no se ha probado al 100% que lo sean, es importante hacer un seguimiento a corto plazo para evitar biopsias innecesarias.
  • Categoría 4. Anormalidad sospechosa. Se debe considerar una biopsia. Los hallazgos no parecen indicar de manera definitiva que sean cancerosos, pero el radiólogo tiene dudas suficientes como para recomendar ampliar las pruebas.
  • Categoría 5. Alta probabilidad de hallazgo maligno. Los hallazgos tienen apariencia de cáncer y hay una alta probabilidad (del 95%) de que sean un tumor maligno. Se recomienda la realización de una biopsia.
  • Categoría 6. Resultados de biopsia de malignidad demostrada. En estos casos, la mamografía se utiliza para ver cómo está respondiendo el tratamiento de un cáncer que ya se ha diagnosticado con anterioridad en una biopsia previa.

Sistema BI-RADS

¿qué es?

El sistema BI-RADS lo creó el Colegio Americano de Radiología (ACR) en 1993 para que todos los radiólogos tuvieran una forma estándar de valorar los resultados y decidir cómo actuar. Es un modo unificado de describir el tipo de mama, los hallazgos sospechosos y los resultados de las mamografías.

Relacionados

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Clara?