SOS INFARTO

Infarto femenino: 3 mujeres nos cuentan los síntomas que tuvieron

Los tres testimonios que hemos seleccionado de los muchos que nos han llegado tienen algo en común: no relacionaron sus síntomas con el infarto. Reconocerlos puede salvarte la vida.

Actualizado a

Escrito por:

Carme del Vado

Actualizado a

infarto femenino mujeres

Alba, Alina y la hija de Margarita han compartido con nosotras, a través de CLARA.es, un momento vital tan duro como es sufrir un infarto o que lo sufra una persona querida. Si algo se desprende de sus testimonios es que ninguna supo reconocer qué le pasaba y que los médicos que las atendieron o confundieron el diagnóstico o les hicieron un electrocardiograma, pero más por descartar que por creer que sufrieran un infarto.

"No supe reconocer lo que me pasaba"

Testimonio de Alba, infarto a los 45 años

Sufrí una angina de pecho el 4 de marzo de 2017. Noté un dolor que jamás había experimentado pero no duró mucho, unos 30 segundos. Sentí una sensación de muerte inminente, pero luego no me quedó ni un dolor residual, por lo que me fui a la compra. De hecho, se lo conté a mi hija y le dije textualmente “pensé que me daba un infarto” y ya veis... En el fondo yo sabía que mi corazón no iba bien. El día 24, mientras paseaba con mi marido, empecé a sentir otra vez ese dolor tan intenso. Al rato, se me pasó. Llegué a casa e hice la cena. Al terminar, volvió el dolor, mucho más grande y me duró una hora. Era un infarto. Me metí en la cama para ver si se me pasaba, pero fue a peor... Al final, expulsé infinidad de gases y el dolor se me pasó. Pensé que había sido eso. Al día siguiente, el dolor ya era casi constante y empecé a empeorar tanto que me costaba respirar y prácticamente no me podía levantar de cansada que estaba. Por la noche, pocos minutos después de dormirme empecé a tener convulsiones, y luego me quedé sin pulso. Acababa de reinfartar y de entrar en parada cardiorrespiratoria. Mi marido consiguió reanimarme, y de ahí al hospital.
El resultado fue un infarto que produce la muerte de parte del músculo cardíaco. Afortunadamente sobreviví. Esto me sucedió con solo 45 años y sin ningún factor de riesgo previo, ni colesterol, etc.

El infarto todavía se lee en clave masculina

Es verdad que por 70 hombres que sufren un infarto, hay 30 mujeres. El problema es que a nosotras nos mata más, ya que al final las cifras de muertos no son tan distintas: 213.309 hombres por 209.259 mujeres en 2015. ¿Por qué? Porque nosotras “enfermamos a una edad más avanzada y además llegamos más tarde al hospital”, explica la doctora Fina Mauri, jefa de la Unidad de Hemodinámica y Cardiología Intervencionista del Hospital Universitari Germans Trias i Pujol.

Al 56% de hombres se les diagnostica bien un problema cardiovascular por un 15% de mujeres.

¿Por qué nosotras no corremos a Urgencias?

La doctora Mauri es muy clara: “Para diagnosticar una cosa, primero hay que pensar en ella. Si no tienes consciencia de lo que indican los dolores que sientes, no lo puedes identificar”. Los hombres suelen relacionar más rápido sus síntomas con el infarto. En el caso de la mujer, esto no pasa. Las mujeres tendemos a minimizar los síntomas, a no darles importancia, podemos atribuirlos a mil cosas menos al corazón.

Los médicos también deben cambiar el chip

El estudio del 2019 Sexo y género en medicina cardiovascular, publicado en el European Heart Journal, resalta que “las mujeres continúan experimentando mayores retrasos en cuanto a atención y tratamientos menos agresivos”.

  • Nuestro corazón es diferente. Este estudio añade que, pese a las diferencias entre la anatomía y funcionamiento del corazón de la mujer respecto al del hombre, nosotras recibimos los mismos tratamientos que ellos porque los estudios se suelen hacer solo con hombres.

Así puedes reconocer que sufres un infarto

El infarto de miocardio puede dar síntomas incluso un mes antes de producirse, según un estudio del Instituto del Corazón del Cedars Sinai (EE. UU.). Estos síntomas te ayudarán a reconocerlo:

  • Opresión en el centro del pecho. El síntoma más conocido, común a hombres y mujeres, es un dolor que dura unos minutos y luego desaparece, para reaparecer después, siendo cada vez más intenso. Este dolor puede irradiarse a otras zonas, como el brazo izquierdo, algo más común en el hombre, pero también a los dos brazos o hacia la espalda, el cuello o la mandíbula, más habitual en nosotras.
  • Dificultad para respirar. En la mujer, la falta de aire, la sensación de ahogo o una tos persistente puede alertar de un problema cardíaco. Estos problemas pueden ser señal de que el corazón no puede realizar bien su función de bombeo.
  • Cansancio inusual. Si no has hecho cambios en tu vida y te sientes muy cansada, puede ser tu corazón. Más de la mitad de quienes han sufrido un infarto describen haber sentido una gran debilidad muscular.
  • Trastornos digestivos. Las mujeres podemos experimentar náuseas, vómitos, malestar o dolor abdominal, gases o ardor de estómago los días previos. “Muchas veces, la manifestación durante el infarto es esto”, explica la doctora.
  • Mareo. Si el corazón no bombea suficiente sangre al cerebro, puedes marearte, sentirte aturdida, tener problemas de equilibrio, visión borrosa... Si, además, notas palpitaciones estando en reposo, consulta con tu médico cuanto antes. Recuerda que aunque un 80% de mujeres tiene síntomas idénticos a los del hombre, tú puedes ser de ese 20% que los tiene distintos. O sea, que no te fijes solo en el dolor en el pecho o el brazo izquierdo.

Quiénes deben vigilar aún más

Hay mujeres que tienen un riesgo de infarto mayor y que deberían extremar la prevención. Son aquellas que han tenido diabetes gestacional, hipertensión gestacional o preeclampsia y también ovario poliquístico, menopausia precoz, lupus, etc.

  • Y si tienes gripe, estate atenta... Un estudio australiano vio que tras sufrir una gripe había 6 veces más riesgo de infarto, sobre todo si había otros factores como diabetes, colesterol, presión alta...
infarto femenino 3

"Lo sufrí después de una cesárea y no me di cuenta"

Testimonio de Alina, infarto a los 36 años

A los 12 días de una cesárea, tuve un infarto provocado por una disección coronaria. De madrugada me desperté con una sensación extraña de malestar y me dolía el pecho, pero como estaba amamantando al bebé, pensé en una subida de la leche. Llamamos al médico y me recomendó ir al centro de salud donde me hicieron un electro y ¡era un infarto! Le debo la vida al médico de Urgencias que me atendió, porque yo era una mujer de 36 años, sin factores de riesgo, madre primeriza, amamantando... Podría no haberme hecho un electro, pero lo hizo. Su cara cuando vio la pantalla la tengo grabada en la retina. Ni él ni yo pensamos en ningún momento que estaba infartando. Y es que, en mi caso, el dolor no fue como dicen, como sensación de muerte inminente, era algo así como una opresión continua en el centro del pecho pero que no me incapacitaba para moverme (ni se irradiaba ni se quitaba, estaba ahí). Otro síntoma que tuve fueron náuseas, lo recuerdo todo como una sensación de desasosiego que más me invitaba a tomar una tila que a tomar una cafinitrina...

Tras dos cateterismos urgentes, 10 días de hospital y 4 stents pude volver a casa con mi bebé. Tuve un segundo infarto siete años más tarde y, por la experiencia previa, supe desde el primer momento lo que pasaba, pero los síntomas fueron igual de “leves” en apariencia...

Consecuencias de no correr a urgencias

Dependen de la gravedad y la rapidez en recibir atención.

  • Mayor riesgo de sufrir otro. Tras un infarto, aumenta el riesgo de complicaciones cardiovasculares, como un nuevo infarto, aneurisma, ictus. Por ello, suele recomendarse una medicación diaria.
  • Insuficiencia cardiaca. Es una de las secuelas más temidas tras un infarto. El corazón no puede volver a bombear como cuando estaba sano y esto afecta a la calidad de vida, porque provoca fatiga, falta de aire, hinchazón en piernas o barriga, arritmias...
  • Muerte. Tras el ictus, el infarto es la enfermedad cardiovascular por la que mueren más mujeres, por delante del cáncer de mama, que suele ser lo que más nos preocupa.

Pide un electrocardiograma

  • No dudes, reclámalo. La doctora Mauri nos aconseja que pidamos que nos hagan un electro si sospechamos que podemos estar sufriendo un infarto.
  • Pero, antes, vigila tu riesgo. La especialista es taxativa al afirmar que “igual que vamos –o deberíamos ir– una vez al año al ginecólogo, también deberíamos revisar nuestro colesterol, presión arterial, el peso y la condición física...”.

Qué debes hacer si sufres un infarto

  1. Llama al 112. La Fundación Española del Corazón recomienda llamar al 112 y esperar a que venga la ambulancia, no ir al hospital directamente.
  2. Mantén la calma.Intenta relajarte, controlando la respiración, porque los nervios elevan la presión arterial.
  3. Si dudas...Acude a tu centro de salud si tienes dolores que vienen y van, pero si persisten, llama al 112 para una intervención más rápida.
  4. No le restes importancia. Recuerda, si no te encuentras bien, hay un motivo. Mejor que sea un médico quien decida a qué se debe.
  5. Si no eres tú. Según la Guía de Primeros Auxilios del SAMUR, debes llamar al 112 y poner cómodo al paciente, aflojarle la ropa y mantenerlo fresco.
infarto femenino 4

"Murió de infarto pero le decían que era gripe"

Testimonio de la hija de Margarita, infarto a los 77 años

Mi madre no se sentía bien y quería que la enviasen al hospital, pero el médico dijo que no, que tenía gripe, y que los hospitales estaban desbordados por ella. Llevaba doce días en cama con síntomas de gripe. En los últimos tres días, sin embargo, estaba desesperada de dolor. Tomaba calmantes como caramelos. La llevamos al ambulatorio a las 7 de la tarde, le hicieron un electro, que le repitieron una hora después. Me dijeron que mi madre llevaba 3 días infartada, y que el infarto había causado ya muchísimo daño, y que la enviarían al primer hospital que les comunicase que tenía libre una UCI. A las 9 de la noche del día 12 de enero ingresó en el hospital y, al salir del box de Urgencias directamente hacia quirófano, me despedí de ella con un gesto de la mano y me devolvió el saludo, mientras la enfermera me decía que iba a operarla una de las mejores cirujanas cardiovasculares que había. A las 12.30 horas de la madrugada esta cirujana nos comunicó que la operación había sido un éxito, pero el resultado no tanto, había que esperar a ver cómo evolucionaba, pero aun así, al haber estado tres días infartada, el daño era demasiado y que si se recuperaba le quedarían muchas secuelas. Murió el día 13 de enero de 2018 con 77 años sin haber dado ni uno solo de los síntomas clásicos de infarto.

Prevenir no es solo mirar el colesterol, ¿y tu carga mental?

Es cierto que el tabaco, el colesterol y la presión alta son factores de riesgo muy a tener en cuenta, pero como explica la doctora Mauri, “la carga mental y los factores psicosociales nos afectan más a las mujeres”.

  • Meditar. Entre las recomendaciones que hace la doctora para prevenir el infarto está aprender a meditar y hacerlo regularmente. “El desencadenante del infarto puede ser emocional, por lo tanto, hay que evitar el estrés emocional”, explica la especialista.
  • Gestionar nuestro tiempo. “Las mujeres nos hemos incorporado al mundo laboral, pero seguimos acarreando las responsabilidades de la casa, de los hijos...”. Por lo tanto, debemos aprender a delegar, a compartir mejor las responsabilidades.
  • Y sí, peso, colesterol y presión deben estar a raya. Seguir una dieta sana como la mediterránea te ayuda a cuidar tu corazón. Según el estudio Predimed (Prevención con Dieta Mediterránea), seguir esta dieta reduce un 30% el riesgo de infarto de miocardio, ictus o muerte cardiovascular.
  • Mantente activa. Según la Universidad de Queensland (Australia), el sedentarismo es peor para el corazón (influye más, por encima del tabaco, la hipertensión o la obesidad).
  • Duerme bien. Según la Escuela Médica de Chicago (EE. UU.), dormir habitualmente menos de 6 horas diarias duplica el riesgo de accidente cardiovascular, y más de 8 horas aumenta el de angina de pecho e infarto.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Clara?