acompañamiento gratuito

Fundación Kālida, un centro de apoyo integral para personas con cáncer

Los procesos oncológicos implican un cambio brusco en la vida de cualquier persona. En Fundación Kālida las personas con cáncer encuentran el acompañamiento profesional y el soporte que necesitan de forma gratuita.

Fundación  Kālida
Fundación Kālida
esther g valero
Esther G. Valero

Periodista especializada en temas de lifestyle, belleza y fitness.

Actualizado a

Cuando a Almudena González Ollauri le diagnosticaron cáncer por segunda vez en verano de 2019, el mundo se le vino encima. Pasar de nuevo por el quirófano y afrontar un proceso de quimioterapia se le hacía muy cuesta arriba. Se sentía abatida, asustada y muy débil anímicamente. Tras la segunda intervención (antes de afrontar el tratamiento de quimioterapia), le hablaron de Fundación Kālida, un centro para personas con cáncer que ofrece soporte integral complementario. “Estaba hecha polvo. Desde que me dieron la noticia me pasaba los días levitando, era como si estuviera en una nube. Empecé a preguntar por asesoramiento psicológico y me hablaron de esta fundación. La primera vez que fui, antes de traspasar la puerta, rompí a llorar. Supe que estaba en el lugar adecuado. Sentí que había llegado a casa”, recuerda Almudena.

¿Qué es Kālida?

Kālida es una fundación privada que acoge y acompaña a todas las personas con cáncer que lo necesitan, así como a sus familiares o cuidadores. Se trata de un modelo de soporte oncológico integral y respetuoso que complementa los tratamientos médicos en los hospitales e intenta que las personas se sientan acompañadas, informadas y comprendidas a lo largo de todo el proceso. En definitiva, para mejorar la calidad de vida de las personas con cualquier tipo de cáncer.

Fundación  Kālida
Fundación Kālida

Este concepto está inspirado en el modelo de atención psicosocial de la organización internacional Maggie’s, que consta con una red internacional de más de 30 centros.

El objetivo de Fundación Kālida es crear centros situados a pocos metros de los servicios de oncología de los hospitales públicos de referencia en tratamientos del cáncer para ofrecer apoyo práctico, emocional y social a todos cuantos lo necesiten. El primer centro inaugurado ha sido Kālida Sant Pau, Barcelona, que abrió sus puertas en mayo de 2019 en el recinto del Hospital de Sant Pau de Barcelona, y la idea es que este proyecto crezca y se expanda por otros muchos lugares de España.

Fundación  Kālida
Fundación Kālida

Atención integral y personalizada

En Kālida no solo es posible encontrar apoyo y acompañamiento, también asesoramiento e información de calidad. El equipo está formado por profesionales preparados de diferentes ámbitos que pueden resolver cualquier duda que te asalte durante el proceso oncológico.

Hay quien llega al centro en busca de información más práctica y luego encuentra un espacio en el que evadirse y aprender a convivir con la enfermedad. Este fue el caso de Enric Climent. Después de que le diagnosticaran cáncer de hígado comenzó a preocuparse por su situación profesional y acudió a la Fundación para resolver algunas dudas acerca de su incapacidad laboral. Allí también se sintió como en casa: “Me sentí muy bien acogido. Te atienden y te ofrecen lo que consideran que puede venirte bien. Es muy grato. El espacio es muy acogedor, muy cálido… tanto a nivel arquitectónico como a nivel humano”, apunta.

Servicio gratuito y sin cita previa

Hay dos características clave en la Fundación: la gratuidad de sus servicios y la plena disponibilidad de su equipo. Te atenderán en cualquier momento. Puedes contactar con ellos a través de su mail, su teléfono o acercarte a sus instalaciones directamente. No necesitas pedir cita previa para para ser atendido. “Promovemos que la persona venga cuando quiera. Cada persona sabe cuál es su mejor momento para venir y verbalizar lo que siente o necesita. La vida de una persona que convive con el cáncer está en permanente cambio; pasan muchas cosas en muy poco tiempo durante un proceso oncológico. No tiene sentido fijar una cita para esta primera visita. Queremos que las personas vengan cuando se sienten preparadas y les apetece”, explica Pía Rodríguez del Pozo, responsable de Comunicación de Kālida. “Una vez que vienen, no juzgamos, solo asesoramos y escuchamos. Y no solo lo hacen los profesionales, sino también el grupo. Está claro que el camino es individual, pero la relación grupal y el entorno también ofrecen herramientas interesantes y ayudan a sentirse mejor”, añade.

Un edificio construido para cuidar

Lo primero que te llama la atención al entrar en Kālida es su edificio y sus instalaciones. No se trata de algo casual. “La idea de la Fundación es que nuestros centros se ubiquen cerca de los hospitales para que las personas con cáncer lo tengan más a mano. Concretamente este primer espacio está ubicado al lado del Hospital de San Pau. Además, el edificio ha sido especialmente diseñado para su cometido, es una arquitectura que sigue un briefing muy concreto –bajo el concepto de “arquitectura para cuidar” de Maggie’s- y ha sido creada para cuidar y generar bienestar. Se trata de un entorno protector, pensado para ser confortable y que la gente se sienta cómoda. Es muy acogedor y consta tanto de espacios para estar a solas como para compartir”, sostiene Pía.

Fundación  Kālida
Fundación Kālida

Fundación Kálida
Fotografía de Lluc Miralles

Un amplio abanico de actividades

Antes de traspasar las puertas de Kālida ya puedes hacerte a la idea de lo que encontrarás en su interior. Un montón de carteles te adelantan la cantidad de opciones que ofrecen. Sesiones individuales o grupales de apoyo emocional; cursos de nutrición, del cuidado de la piel, de cómo afrontar los cambios que se producirán en tu cuerpo; talleres creativos; asesorías para realizar trámites, obtener ayudas y otras cuestiones prácticas… También hay opciones muy interesantes para los cuidadores y familiares de las personas con cáncer que quieran obtener herramientas para sentirse bien y acompañarles en el proceso. ¡Es un concepto integral que te permite tener a tu disposición todo lo que necesitas dentro de un mismo espacio!

Fundación  Kālida
Fundación Kālida

Fundación  Kālida
Fundación Kālida

Equipo multidisciplinar

Los centros Kālida cuentan con un equipo de profesionales preparados y especializados en el ámbito de la oncología, lo que les permite empatizar con las personas que acuden a ellos y conocer bien sus necesidades y los recursos que están a su alcance. Profesionales de la Psicooncología, el Trabajo Social y la Enfermería trabajan a diario en la Fundación. Además, cuentan con colaboraciones puntuales de expertos en disciplinas diversas como mindfulness, ejercicio físico, yoga, arteterapia... que ofrecen talleres y cursos interesantes a sus usuarios.

Fundación  Kālida
Fundación Kālida

Financiación privada

Fundación Kālida ofrece todo este soporte con la ayuda de donaciones privadas. Gracias a las aportaciones de personas anónimas, empresas, instituciones y otras fundaciones pueden ofrecer este soporte integral a las personas con cáncer, sus familiares y cuidadores, de forma gratuita y abierta a todos.

Si te resulta un proyecto interesante y te apetece colaborar, puedes hacerte amigo de Kālida a través de su web.

Lo que dicen los usuarios de Kālida

  • Almudena González Ollauri, diagnosticada de Sarcoma (44 años)

“Cuando escuchas las palabras cáncer y quimioterapia te asustas, te caes, te quedas hecha polvo… Piensas: ‘Me voy a morir’. El tema muerte está continuamente rondando por tu cabeza. Al entrar en Kālida yo sentí que había llegado a mi sitio. Me ayudaron a darme cuenta de que aún no estás muerta, que cada cosa que vives es una oportunidad para disfrutar. Te conectan con la vida de una forma indescriptible y te llenan de energía. No digo que el estado de ánimo sea la clave de la curación, pero sí para no dar por acabada tu vida, para continuar y tener una buena calidad de vida”.

Si tengo que describir la fundación con una palabra es oasis. Creo que ya he hecho todos los cursos que ofrecen –ríe-. Me han dado soporte emocional, me han enseñado a cuidarme, a comer mejor, a escucharme… Allí dentro no tienes que ocultar nada, puedes ser tú misma en todo momento. Está todo muy bien pensado y estructurado para que funcione. El edificio es precioso, acogedor, tiene un jardín precioso… A veces simplemente voy para coger aire antes de una prueba médica o un tratamiento. ¡Es un oasis!”.

Almudena González Ollauri
Almudena González Ollauri
  • Enric Climent Ariño, diagnosticado de cáncer de hígado (60 años)

“Inicialmente fui a Kālida para resolver unas dudas laborales, pero también me encontraba bastante débil a nivel emocional y tenía problemas de sueño. Realicé algunos talleres de nutrición y cuidado de la piel que me vinieron bien y ahora estoy haciendo uno de mindfulness. Los grupos también me parecen muy interesantes. Estar en contacto con gente en la misma situación es muy enriquecedor. Ves cómo afrontan las situaciones, qué herramientas utilizan… Te ayuda a encontrar nuevas formas de hacer las cosas”.

“Lo que más me gusta de la Fundación Kālida es su trato y su forma de cuidar, que es muy peculiar. Es un acompañamiento muy respetuoso, muy poco intrusivo, pero sientes que están a tu lado en todo momento. Me siento tan cómodo allí que no solo utilizo el espacio para hacer cursos, también como lugar de descanso. Es un edificio acogedor donde puedo leer y distraerme”.

Enric Climent Ariño
Enric Climent Ariño
  • Elisenda Sirvent Cararach, madre y cuidadora

“Trabajo en el sector sanitario y me ha sorprendido mucho el trabajo de la Fundación. Es un concepto muy innovador y diferente a lo que estamos acostumbrados. Solo entrar en el edificio te sorprende. Es muy acogedor, con una calidez absoluta, todo el mundo sonríe, se respira un ambiente fantástico… Es una atención integral que te hace mucho más fácil el proceso. Yo acudí a acompañar a mi hija y al final he encontrado un montón de herramientas que me ayudan a mí. Me encanta ese concepto de englobar todos los ámbitos de la vida de una persona con cáncer”.

Los cuidadores tenemos que estar bien si queremos acompañar bien a la persona que tiene cáncer. En Kālida hay talleres y grupos también para nosotros, orientados al autocuidado y al manejo de las emociones. Conocer cómo afronta esta situación una persona que está pasando por lo mismo, siempre ayuda”.

Fotografías: Fundación Kālida y Lluc Miralles.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Clara?