dudas resueltas

Hablamos con el dermatólogo de moda sobre los errores más habituales al tomar el sol

Te contamos cómo protegerte correctamente de los rayos solares con la ayuda de Delial de Garnier y el Dr. Adrián Alegre. Tu salud está en juego. ¡No te arriesgues!

protegerse del sol delial
Andrea Picquadio via Pexels
esther g valero
Esther G. Valero

Periodista especializada en temas de lifestyle y belleza.

Actualizado a

Reconócelo, estás deseando que llegue el verano para ponerte bajo los rayos del sol, coger un poco de colorcito y recargarte de su energía. No está mal que lo hagas… Ahora bien, hazlo con responsabilidad, sentido común y, sobre todo, aplicándote protección solar. No asumas riesgos innecesarios. El astro rey nos aporta un sinfín de beneficios, pero también es el responsable de enfermedades muy serias que debemos prevenir.

Aunque no lo creas, a estas alturas del cuento continúa existiendo mucha desinformación sobre los riesgos que puede entrañar tomar el sol de forma inadecuada. Si no tienes cuidado, puedes quemarte. Una quemadura puntual no tiene por qué ser grave ni ocasionar grandes daños, pero de manera repetida puede tener consecuencias fatales y desencadenar problemas a largo plazo, como el cáncer de piel. ¡Es un tema serio!

Delial de Garnier, la única marca que apoya a la Liga Europea contra el Cáncer (ECL), no solo se ha propuesto protegernos con una gama de protección eficaz, fácil de usar y adecuada a todo tipo de pieles y necesidades. También ha puesto en marcha una potente campaña de concienciación sobre los peligros de exponerse excesivamente al sol con la ayuda de varios médicos que están tratando de educar a la población más joven en la importancia de la protección y la prevención del melanoma y otros tipos de cáncer cutáneo.

Nuestra directora, Mamen Lorenzo, mantuvo una conversación a través del perfil de Instagram de CLARA con uno de los dermatólogos más de moda: el Dr. Adrián Alegre, especializado en Dermatología estética. Gracias a esta interesante charla y a varios vídeos grabados por la firma, te contamos todo lo que necesitas saber para protegerte del sol. Descubre los errores que cometemos cuando nos exponemos al sol y cómo solucionarlos.

Errores que cometemos al protegernos del sol

  • No utilizar suficiente cantidad de crema

Según revela un estudio conducido por la marca Delial de Garnier dentro del Grupo L’Oréal para conocer los hábitos de los consumidores españoles en materia de protección, no nos aplicamos la cantidad suficiente de crema protectora cuando nos exponemos al sol. Pero… ¿cuánto debemos aplicarnos? El Dr. Alegre lo explica con sencillez: “Siempre tendemos a quedarnos cortos (nos aplicamos la mitad de lo que deberíamos). Deberíamos pensar que tenemos que aplicar más cantidad e incluso hacer un repaso con una segunda pasada. Hay una regla muy sencilla para calcularlo. Consiste en medirla con cucharillas de café. En teoría, cada persona debería aplicarse dos miligramos por centímetro cuadrado de piel. Por ejemplo, a un niño de un metro de estatura tendríamos que aplicarle 4 cucharaditas de café de protector solar por todo el cuerpo. Mientras tanto, a un adulto de 1,60 o 1,70 metros le corresponderían 6 u 8 cucharaditas. Otra analogía es la de utilizar la cantidad de crema equivalente a una moneda de 2 euros para cubrir las necesidades de la cara”.

  • No reponer la crema solar

Otro fallo importante que pone de relieve este experto es no reponer la crema solar con la frecuencia adecuada. “La norma general sería repetir la aplicación cada 2 o 3 horas, luego cada uno debería adaptarla a su tipo de piel. Una piel clarita va a necesitar reaplicar el filtro con más frecuencia que una piel más oscura”, recomienda el dermatólogo estético.

  • Aplicar protección solo en verano y si hace calor

El estudio de Delial de Garnier también concluye que el verano es la principal época en la que aplicamos crema solar. El 88% de los encuestados expone que es en esta estación cuando la utiliza, mientras que el 44% afirma ponerse protección solar en cara y cuerpo solo a veces, cuando está soleado o hace calor fuera. Como dato curioso, 1 de cada 4 personas piensa que no hay que aplicar protección para salir a tomar un café o desplazarse al trabajo. “Es cierto que los rayos solares inciden con más fuerza durante los meses de verano, concretamente en las horas centrales del día, pero es importante protegerse durante todo el año”, insiste el dermatólogo.

  • Escoger mal el filtro o la textura del protector solar

Existen diferentes fototipos de piel y no todos necesitan la misma protección. Las pieles más claras deben tener más cuidado, ya que son más sensibles y corren más riesgo de sufrir daños y quemaduras. En cualquier caso, si dudas, lo mejor es que optes por la protección más alta. También es importante que la textura del producto sea adecuado a tu tipo de piel. En ocasiones, notamos cómo aparecen una especie de grumos o bolitas al aplicar la crema. Según el Dr. Alegre, “esto puede deberse a que el protector no se ha conservado bien y está en mal estado o a que el producto no es adecuado a tu tipo de piel”.

  • Olvidarnos de zonas importantes

Este es otro fallo recurrente. “Hay zonas de nuestro cuerpo que muchas veces se nos olvida proteger, como la punta de las orejas, el dorso de la mano y de los pies, las zonas del cuero cabelludo que no están cubiertas por pelo, como la calva o la raya del pelo… No debemos de olvidar que también reciben la radiación solar y, por tanto, pueden quemarse”, explica Adrián.

  • Aplicar la crema de protección únicamente sobre manchas o lunares

Hay quien piensa que debe aplicarse más cantidad de crema sobre manchas o lunares para mantenerlos a salvo del sol o, lo que es peor, que solo deben cubrir con crema estas zonas. El experto es rotundo con esta cuestión: “Tenemos que proteger todas las zonas por igual”.

  • Tomar el sol en las horas centrales del día

Este error se repite año tras año hasta la saciedad, pero es raro ver las playas vacías entre las 12 y las 16 horas. La mayoría sabemos que deberíamos huir del sol en esa franja horaria, pero nos cuesta mucho aplicar esta medida. “Si vas a ir a la playa o a la piscina durante las horas centrales del día, trata de evitar la exposición solar directa y extrema las precauciones. Es cuestión de sentido común: aplícate bien la crema, reponla cuando sea necesario, utiliza prendas con filtros solares y accesorios como gorras o sombreros, despliega la sombrilla…”, recomienda el experto.

  • No aplicar protección cuando estás al lado de una ventana

¡Mucho cuidado! Si te pones al lado de la ventana en un día soleado, también conviene que te apliques protección. Tal y como explica el experto, hay dos tipos de radiación ultravioleta: la radiación B, que es la que produce las quemaduras; y la radiación A, que es la responsable de la pigmentación y el envejecimiento. La primera no atraviesa los cristales, pero la segunda sí, así que es conveniente protegerse. Si no te proteges no te quemarás, pero podrías acelerar el envejecimiento cutáneo y padecer cáncer de piel a largo plazo.

  • Utilizar el mismo protector solar para toda la familia

Las pieles infantiles son mucho más vulnerables al sol que las adultas, por lo que conviene utilizar productos diferentes a la hora de ponerse al sol. “La piel de los niños suele ser especialmente sensible al sol y, en muchos casos, tiende a sufrir dermatitis atópica. Lo mejor es que compréis dos protectores diferentes, pero si tenéis que compartir crema, mejor que todos utilicéis la de niños. Suelen ser de amplio espectro (cubren tanto la radiación ultravioleta B como la A) y resistentes al agua, el sudor y la arena, factores importantes teniendo en cuenta la actividad que tienen los peques en las playas y piscinas”, afirma el profesional.

  • Reutilizar el protector del año pasado

Ni se te ocurra utilizar la crema con protección que te sobró del verano pasado. “Todas las cremas llevan dibujado un tarrito abierto en el que pone un número que se corresponde con los meses que dura el producto una vez abierto. En el caso de los protectores solares, pasado ese tiempo el filtro quedaría inactivo. También es importante cómo se ha conservado el producto mientras no ha sido utilizado, ya que los filtros químicos que contienen estas cremas se inactivan con el sol” –explica el Dr. y añade- “Ante la duda, lo mejor es no utilizar el mismo producto de un año para otro”.

En este vídeo, el Dr. Adrián Alegre responde a las dudas más frecuentes sobre protección solar. Apréndete de memoria sus recomendaciones si quieres que tu piel no sufra ningún daño:

¡Mucho ojo! Realízate autoexploraciones periódicas

Al margen de la protección solar, el Dr. Adrián Alegre recuerda la importancia de autoexplorarse con frecuencia y acudir al dermatólogo en caso de detectar la presencia de una nueva mancha o alteración de la piel.

Para estos casos es muy útil la regla ABCDE. Seguro que has oído hablar de este método. Se trata de una regla recogida por la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) para diferenciar un nevus (lunar normal) de un melanoma. ¡Memorízalo!

  • A. Asimetría
  • B. Bordes irregulares
  • C. Color
  • D. Diámetro
  • E. Evolución

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Clara?