síntomas COVID-19

Dolor de cabeza muy fuerte sin fiebre: ¿migraña o coronavirus?

¿No para de dolerte la cabeza y te preocupa haber contraído la COVID-19? Esto es lo que dicen los expertos sobre este síntoma y su relación con la enfermedad.

Actualizado a

Escrito por:

Esther G. Valero

Actualizado a

dolor de cabeza fuerte sin fiebre migraña o coronavirus
Ikonos

La lista de síntomas que pueden indicar que has resultado infectada de COVID-19 no para de crecer. A la tos, la fiebre y la dificultad de respirar que se establecieron como principales indicadores de la enfermedad al comienzo de la pandemia se han ido añadiendo otras muchas señales que pueden estar avisándote de que el virus ha entado en tu cuerpo. Dolor muscular, pérdida de gusto y olfato, dolor de cabeza, malestar general, aparición de manchas cutáneas, dolor de garganta, congestión nasal, diarrea… La lista es tan amplia que a veces tienes la sensación de que cualquier cambio que notas en tu cuerpo podría ser un síntoma de coronavirus.

El dolor de cabeza ha estado incluido entre los posibles síntomas de la enfermedad prácticamente desde el principio. Al igual que sucede con el malestar general, muchas veces se trata de una consecuencia directa de la fiebre. Sin embargo, parece que últimamente se han detectado casos en los que cursa de forma independiente a la fiebre. ¿Cómo es este dolor de cabeza? El Dr. Mario Germán Alzate, especialista en Medicina General, Urgencias Domiciliarias y Medicina Paliativa y miembro de Doctoralia nos saca de dudas.

Cómo es el dolor de cabeza del coronavirus

  • Duele toda la cabeza, un solo lado o la parte posterior.
  • Presión constante craneal.
  • Empeora con el movimiento y la actividad física.
  • Es un dolor de cabeza que despierta por la noche.
  • Suele aparecer antes de otros síntomas como la fiebre.

Basándose en un estudio realizado en España, con datos obtenidos bajo encuesta en personal sanitario que ha cursado con la COVID-19, este experto expone que “se ha logrado determinar que el dolor de cabeza que padecen los pacientes infectados a menudo es holocraneal (toda la cabeza), hemicráneo (un solo lado de la cabeza) u occipital (parte posterior), opresivo y empeora con la actividad física o los movimientos de cabeza”. Además, es un dolor de cabeza que te despierta por la noche.

Respecto a la incidencia de este síntoma, el doctor apunta que “se calcula que la frecuencia de cefalea en paciente con COVID oscila entre el 6,5% y el 34% y, en muchos casos, se presenta como síntoma inicial. No obstante, aún no se tienen suficientes datos como para estimar la frecuencia de cefalea sin fiebre como síntoma inicial de la enfermedad”.

Generalmente, aunque el dolor de cabeza sobrevenga al paciente sin fiebre, lo normal es que no sea un síntoma aislado. Suele ir acompañado de otras molestias. “Con el pasar de los meses se ha encontrado que algunos pacientes pueden desarrollar cefalea en días previos a la aparición de la fiebre, pero no se trata de casos en los que solo se presente cefalea sin fiebre, sino que esta precede la aparición de los otros síntomas”, explica el Dr. Alzate.

Diferencias con la migraña y la cefalea

Es conveniente diferenciar el dolor de cabeza propio de la COVID-19 de una migraña o una cefalea común. “Quizá la distinción más clara con la migraña se basa en que este último es pulsátil. Respecto a la cefalea, en la mayoría de los casos es un dolor que en su mayor parte es tensional y no empeora con los movimientos o la actividad física”.

No te autodiagnostiques, ¡llama al médico!

Si tienes dolor de cabeza o cualquier otro síntoma (ya esté relacionado o no con el coronavirus), lo mejor es que contactes con tu médico de cabecera. Es imprescindible que un profesional determine si este síntoma inicial y los demás que se puedan ir sumando al cuadro clínico guardan relación o encajan con un posible caso de COVID. “El autodiagnóstico es una mala idea y una mala práctica que debemos evitar, pero sí podemos considerar si hemos o no estado en contacto con algún positivo, si tenemos historia de migraña o cefalea y si, tras tomar algún analgésico, el dolor no mejora o empeora. Si aparece fiebre u otros síntomas como tos, dificultad respiratoria, diarrea, vómito, pérdida de gusto u olfato…, es fundamental llamar a nuestro centro de atención primaria o a nuestro médico de cabecera, quien podrá determinar si hay algo por lo que nos debamos preocupar y hacer el seguimiento necesario “, concluye el profesional.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Clara?