Salud

Mucha sed

Diabetes insípida: la desconocida que te puede estar dando sed

Si las continuas ganas de beber y orinar empiezan a interferir en tu día a día, podrías tener esta diabetes relacionada con la forma de filtrar líquido del riñón. Te la presentamos.

Por Albert R. Dot | 21 de febrero de 2019, 07:00

Diabetes insípida 2

Tengas calor o frío. Vengas de hacer ejercicio o sentada tranquila en casa. Sea cual sea la situación, te pasas el día con mucha sed. Bebes agua sin parar pero no te sacia nunca. Además, no paras de levantarte a orinar. Mucho. ¿Te suena? Si acabamos de describir tu situación actual, lo que te vamos a contar sobre la diabetes insípida te interesa.

La diabetes insípida provoca un desequilibrio del agua en tu cuerpo. Es un trastorno que, aunque comparte nombre con la otra, es muy distinta de la diabetes tipo 1 o tipo 2. Mientras que la diabetes más conocida va acompañada de problemas con la insulina y los niveles de azúcar en sangre, la diabetes insípida tiene que ver con la forma en la que los riñones manejan los líquidos. Y es que los riñones hacen mucho más que producir piedras.

SÍNTOMAS DE LA DIABETES INSÍPIDA

Tienes mucha sed, por lo que bebes muchos líquidos y tienes ganas de ir al baño constantemente. Cuando tienes diabetes insípida se crea un ciclo vicioso de síntomas. Los repasamos junto a la doctora Cristina Lamas, coordinadora del Área de Neuroendocrinología de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN).

  • Gran cantidad de orina. Se trata del síntoma más característico de la diabetes insípida. Aumenta la cantidad de orina que eliminas a lo largo del día. “Ese aumento no es transitorio, persiste en el tiempo”, puntualiza la doctora Lamas. Un adulto sano orina menos de 3 litros por día. Según la gravedad de la diabetes insípida se puede llegar a los 15 litros. Y piensa que, tengas diabetes insípida o no, mejor no aguantarse las ganas de hacer pipí.
  • Orina clara. La alta cantidad que produce el cuerpo es casi agua. Lamas amplia: “suele ser muy clarita y con poco olor ya que está compuesta por mucha agua y pocos solutos”.
  • Aumento de la sed. Al eliminar más agua con la orina, incrementa la sed que sientes y llegas “a ingerir varios litros de líquido cada día, especialmente fríos”. El ciclo continúa.
  • Incontinencia. “Ocasionalmente la diabetes insípida puede manifestarse como incontinencia urinaria”, según la doctora Lamas. Las ganas de orinar en mitad de la noche son otro de los síntomas que puedes sufrir. Los peques que la sufren, además, suelen mojar la cama.

DIABETES INSÍPIDA: LAS CAUSAS

En un día, los riñones filtran la sangre varias veces. Si todo va bien, la mayoría de agua se reabsorbe y el cuerpo elimina una pequeña cantidad de orina concentrada. Cuando hay diabetes insípida, tu riñón no puede concentrar la orina como debería y se elimina una gran cantidad de orina compuesta por mucha de la agua que necesitas.

La encargada de controlar la cantidad de agua que se elimina en la orina es una hormona que se llama antidiurética. Tu cuerpo produce esta hormona en el hipotálamo y luego la guarda en una glándula, la hipófisis, que está en la base del cerebro. Esta hormona entra en acción cuando el cuerpo empieza a deshidratarse. Cuando hay alguna alteración en la producción de la hormona (no se produce o en menos cantidad) es cuando aparece la diabetes insípida.

CONSECUENCIAS DE LA DIABETES INSÍPIDA

Aunque los síntomas de la diabetes insípida son los que hemos repasado antes, hay una serie de efectos que puedes sentir a causa de la pérdida de agua en tu cuerpo a través de la orina y que te pueden provocar un mayor malestar. ¡Ojo!

- Deshidratación. Si tu cuerpo no retiene el líquido suficiente para funcionar correctamente, te puedes deshidratar. Esto puede provocar que notes:

  • Boca seca.
  • Piel menos elástica.
  • Baja presión arterial.
  • Fiebre.
  • Dolor de cabeza.
  • Pérdida de peso.
  • Aumento de la frecuencia cardíaca.

- Desequilibrio de electrolitos. Son minerales (como el sodio y el potasio presente en estos alimentos) que tiene tu sangre y que mantienen el equilibrio de líquidos en el cuerpo. Cuando están desequilibrados notarás, por ejemplo:

  • Fatiga.
  • Náuseas.
  • Pérdida de apetito.
  • Calambres musculares.
  • Confusión.

TIPOS DE DIABETES INSÍPIDA

A la hora de repasar los diferentes tipos de diabetes insípida que existen nos tenemos que volver a fijar en la hormona antidiurética y en los motivos que alteran su producción o sus efectos.

  1. Diabetes insípida central. La causa más habitual suele ser algún daño en el hipotálamo o en la glándula que almacena la hormona provocando que se interrumpa la producción o su almacenamiento correcto. La doctora Lamas nos apunta que esto “puede ser debido a alguna lesión en esa región de la cabeza”. Por ejemplo una cirugía, una inflamación o, en el peor de los casos, un tumor.
  2. Diabetes insípida nefrogénica. En este tipo, la hormona se libera de forma normal pero existe un defecto en la estructura de los riñones encargada de eliminar o reabsorber el agua. El defecto puede ser genético pero también puede ser un efecto secundario de algún fármaco.
  3. Diabetes insípida gestacional. La variedad más rara. Solo ocurre durante el embarazo. En este caso, una enzima que se produce en la placenta destruye la hormona antidiurética de la madre.

TRATAMIENTO DE LA DIABETES INSÍPIDA

Si todo lo que te estamos contando te suena y sospechas que puedes tener diabetes insípida, debes consultar un especialista. Tu médico confirmará el diagnóstico y buscará el origen de la dolencia con una serie de pruebas.

  • Privación de agua. Esta prueba confirma el diagnóstico y le ayuda a determinar la causa de la diabetes insípida. Consiste en dejar de beber líquidos de forma controlada para medir los cambios en tu peso corporal o cuánta orina produces.
  • Análisis de orina. Sirve para ver cómo de concentrada la tienes. Si está menos concentrada, y la cantidad de agua es alta en relación con otras sustancias, puede ser diabetes insípida.
  • Resonancia magnética. Si tu doctor quiere buscar anomalías en la zona próxima a la glándula hipófisi, utilizará esta prueba.

El tratamiento de la diabetes insípida depende de qué forma de la enfermedad padezcas. Aunque no existe una cura general para la diabetes insípida, existen tratamientos para normalizar la producción de orina.

  • Hormona sintética. Como la causa de la diabetes insípida central es la falta de hormona diurética, el tratamiento para este tipo consiste en aplicar una hormona sintética que eliminará el aumento de la micción. El médico tratará antes la raíz del problema, es decir, la anomalía en la glándula que la produce o almacena.
  • Poca sal y diuréticos. En la diabetes insípida nefrogénica, el médico te recetará una dieta baja en sal para reducir la cantidad de orina. En algunos casos se llega a recetar un diurético que, aunque normalmente sirve para producir orina, en la gente que tiene este tipo de diabetes insípida puede reducir la producción.

Viendo los síntomas que puedes tener y las consecuencias que esta enfermedad puede tener para ti, ten en cuenta también las siguientes recomendaciones. Tanto si ya has sido diagnosticada como si tienes hora para la visita médica y estás esperando.

  • Hidrátate. Según la coordinadora del Área de Neuroendocrinología de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN), “es importante evitar episodios de deshidratación, sobre todo en las épocas de calor”. Evita las actividades que la puedan causar, como el ejercicio físico. Piensa siempre en llevar agua contigo allí donde vayas para que no se te olvide beber.
  • Identifícate. Si estás diagnosticada, lleva un aviso junto a tu documentación o usa un brazalete médico. Si tienes una urgencia, los médicos deben saber que sufres diabetes insípida para que el tratamiento sea el adecuado y evitar errores. Piensa también en llevar siempre tu medicación encima.

Relacionados

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Clara?