Lee esto…

¿Crees que puedes ser intolerante al gluten? Lo que NUNCA debes hacer

Si crees que los síntomas que sientes (diarrea, gases, estreñimiento, distensión abdominal…) tienen que ver con una intolerancia al gluten, sigue leyendo porque te decimos qué es lo que nunca tienes que hacer para saberlo porque puede tener consecuencias indeseables para tu salud…

Actualizado a

Escrito por:

Carme del Vado

Actualizado a

intolerancia al gluten celiaquia sintomas desayuno
Iamngakan eka en Pexels

El gluten, o mejor dicho, la intolerancia al gluten (celiaquía) –una proteína que se encuentra en cereales como el trigo, el centeno o la cebada–, afecta entorno a un 5% de la población. Sin embargo, debido a que algunos de los muchos síntomas que puede presentar esta intolerancia son bastante comunes: diarrea, hinchazón, estreñimiento, etc., hay muchas personas que atribuyen sus molestias al gluten.

El riesgo es intentar saber si se es intolerante al gluten (celíaco) dejando de comer alimentos que lo contengan a la brava, sin consultar con un médico, porque las consecuencias que esto tiene pueden ser muy perjudiciales.

Qué es lo que NUNCA tienes que hacer si crees que eres intolerante al gluten

La doctora Sari Arponen, especialista en Medicina Interna y autora de ¡Es la microbiota, idiota! (Ed. Alienta) es muy clara cuando dice que “no dejes el gluten sin haber descartado primero la celiaquía”.

Y es que eliminar el gluten sin haber tenido un diagnóstico previo puede hacer que luego saber si tienes realmente intolerancia al gluten sea mucho más complicado.

intolerancia al gluten celiaquia sintomas harina gluten
Klaus Nielsen en Pexels

¿Cuáles son los riesgos para la salud de dejar de tomar gluten sin saber si tenemos intolerancia al gluten o celiaquía?

La Dra. Arponen nos alerta de tres consecuencias indeseables:

  1. Dificulta el diagnóstico. Si se deja el gluten a la brava, luego, para conseguir un diagnóstico, hay que volver a introducirlo y “la reintroducción del gluten no garantiza el diagnóstico” porque “hay personas que tadan hasta dos años en desarrollar los cambios intestinales en la biopsia de duodeno”. Así, puedes tener una biopsia negativa pero sí ser intolerante, solo porque al hacer la dieta se ha “falseado” el resultado.
  2. Dificulta mucho el tratamiento. Según alerta la doctora “la reintroducción del gluten en una persona celíaca tiene sus riesgos” por ejemplo, “los síntomas que habían desaparecido pueden volver magnificados”. Y lo que es peor, cuando después se vuelva a seguir una dieta sin gluten estricta “no siempre recuperan el nivel anterior”, es decir, no recuperan los beneficios de haber dejado de comer gluten la primera vez.
  3. Puedes sufrir daños a largo plazo. Si se retira el gluten de la alimentación sin que haya la seguridad de que esto sea realmente lo que nos afecta puede hacer que no seamos realmente estrictos con lo de no tomar nada de gluten –si eres realmente celíaca debes eliminarlo al 100%– pero como tomas menos, tus molestias se reducen notablemente. El problema es que, como explica la experta “el sistema inmunitario sigue activado. Se sigue produciendo el daño a largo plazo”.
intolerancia al gluten celiaquia sintomas pasta espaguetis
cottonbro en Pexels

¿Cómo saber si soy celíaca o intolerante al gluten entonces? ¿Qué pruebas hay que hacer para saberlo?

  • Historia clínica. Lo primero que hay que elaborar es una historia clínica en la que, además de los síntomas que padecer el paciente –que no siempre son digestivos o que ni se dan porque la enfermedad puede cursar de forma asintomática–, se tenga en cuenta si hay familiares directos diagnosticados de intolerancia la gluten, ya que esta enfermedad tiene componente genético. Además, también hay que valorar si la persona tiene otras dolencias que puedan predisponer a la enfermedad celíaca como la diabetes tipo 1, la tiroiditis autoinmune, la artritis reumatoide, la psoriasis, entre muchas otras.
  • Analítica de sangre. Se realiza en busca de anticuerpos porque si estos están altos es probable que haya intolerancia al gluten.
  • Biopsia intestinal. Se extrae un pequeño trocito de la zona más superficial de la segunda o tercera porción del duodeno para determinar si hay lesiones.
  • Estudio genético. A veces, si la biopsia es negativa pero la analítica muestra anticuerpos positivos, se recomienda este estudio, que se hace con muestras de sangre o saliva.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Clara?