Sin antiácidos

Cómo mejorar la digestión: 15 consejos que funcionan

Pesadez, hinchazón, gases, molestias... Acabar con las malas digestiones es más fácil de lo que crees. Apunta nuestras ideas y no vuelvas a pasarlo mal.

Mejorar la digestión
gettyimages
foto carme del vado
Carme del Vado

Redactora Jefe de CLARA.

Actualizado a

Comer rápido, no masticar lo suficiente, los nervios, los picantes… Hay muchos factores que influyen en una buena o mala digestión. Pero la diferencia entre arrastrar una pesadez de estómago desde primera hora de la mañana o sentirte ligera puede depender de algo tan simple como tomar un vaso de agua tibia al levantarte. Y como este tenemos muchos otros consejos súper fáciles y muy efectivos en nuestra galería que te van a aliviar para que no vuelvas a tener una mala digestión nunca más.

¿Cómo se hace la digestión?

La digestión es un proceso complejo en el que las protagonistas son las enzimas, las encargadas de descomponer los alimentos en los nutrientes que necesita el cuerpo. Por ejemplo, las amilasas degradan los hidratos de carbono; las lipasas descomponen las grasas; y el tripsinógeno y las pepsinas, las proteínas. El consumo de alimentos ricos en enzimas reduce la tensión de las paredes de estómago e intestino y mejora la digestión. Y los alimentos más ricos en enzimas son los vegetales frescos y crudos, que deben ser la base de la dieta.

Infusiones que ayudan a digerir

Tomar una infusión al final de cada comida también puede ser muy útil para esquivar la indigestión, los gases, la pesadez, etc. Puedes recurrir al hinojo o al anís para los gases, a la cola de caballo para evitar la hinchazón. El boldo te será especialmente útil tras una comida muy grasa, porque activa la secreción biliar. El jengibre, tomado con moderación, también es muy útil contra la indigestión, las náuseas y los gases. Si aún así no consigues combatir la indigestión, después de comer te puedes poner una bolsa de agua caliente o una esterilla eléctrica sobre la barriga, de esta manera facilitarás la digestión.

Sacar los alimentos de la nevera

Hazlo media hora antes de comer, porque tanto una comida como una bebida muy frías interfieren en la digestión, ya que irritan la mucosa digestiva. Cuando te tomes un helado, paladéalo un rato para que se atempere en la boca antes de tragarlo.

1 / 17

¿Y si tomas demasiada fibra?

Tomar alimentos ricos en fibra (cereales integrales, fruta, verdura) es importante para evitar el estreñimiento, pero si es demasiada cantidad puedes sufrir hinchazón y gases. No pases de los 30-40 g de fibra diarios. Si quieres saber si tomas la suficiente y consumir más si no llegas, apunta estos trucos para aumentar tu consumo de fibra.

2 / 17

Tener una playlist de música tranquila

¿Has probado a comer con música tranquila de fondo? Ayuda a hacerlo con moderación y sin prisas, y a que sea un momento agradable, sin estrés ni discusiones. El estrés aumenta la acidez gástrica y contrae el aparato digestivo. Hazte una “banda sonora” para tus comidas, con algunas de tus canciones preferidas.

3 / 17

El punto de cocción ideal

Lo ideal es hacer cocciones al vapor, más que hervidos, ya que de este modo se conservan mejor los nutrientes. Y también asar los alimentos al horno o cocinarlos al chup chup (guisos, estofados...). En cambio, es mejor que no abuses ni de la plancha ni de los fritos. Las legumbres, el arroz, la pasta y las verduras se digieren mejor cuando están más cocidos, aunque al dente resulten más saciantes. La carne y el pescado, en cambio, se digieren mejor menos hechos.

4 / 17

Sonreír, aunque sea a la fuerza

Estudiosos de EE. UU. en colaboración con el Dalai Lama demostraron que solo por el hecho de sonreír, aunque sea una sonrisa fingida, mejoraba el sistema digestivo. De hecho, se comprobó que las personas con úlcera mejoraban sensiblemente solo por sonreír de manera mecánica y forzada unas horas al día.

5 / 17

De vez en cuando, tomar pulpa de aloe vera

Los mucílagos que contiene la pulpa (no el zumo) que hay en el interior de las hojas de aloe lubrifican el intestino, deshinchan y mejoran la salud del tubo digestivo. Puede ser una ayuda puntual (acidez, dolores estomacales), pero no hay que tomarlo durante largas temporadas.

6 / 17

Al cocinar, poca sal y técnicas antiindigestión

El exceso de sal provoca molestias estomacales. Para dar mucho sabor a tus platos sin alterar la mucosa digestiva, evita el picante y decántate por hierbas como orégano, albahaca… Y para hacer más digeribles verduras que suelen "repetir", como el pimiento o el pepino, quítales la piel. Si te da problemas la fruta, ásala. Dejar las legumbres en remojo con bicarbonato mejora su digestibilidad.
 

7 / 17

Infusiones depurativas

Infusiones depurativas

Y como ya te avanzábamos anteriormente, una infusión depurativa puede ayudar a mejorar la digestión mientras cuidas tu línea. Esta es de hornimans y es de malva, hinojo, saúco y manzana. 

COMPRAR

8 / 17

¿Se te indigesta la ensalada? Apunta el truco

Si la combinas con manzana, zanahoria y germinados, estos normalizan la producción de jugos gástricos y te es más fácil asimilarla.Y añade algo de proteína que estimulará la secreción de gastrina, necesaria para la buena digestión.  

9 / 17

consejos mejorar digestion beber agua caliente

Tomar agua caliente en ayunas

Para mantener sano el sistema digestivo estimulando el vaciado intestinal, nada mejor que tomar agua caliente o, al menos tibia, en ayunas. El resto del día es importante que te mantengas bien hidratada bebiendo entre horas. Y durante las comidas, no tomes más de un vaso de agua con las comidas porque abusar de ella puede diluir los jugos gástricos.

10 / 17

Cócteles con apio

Deja el pepino para el gin-tonic. Si vas a tener una comida copiosa, prepárate antes una bebida con apio, un gran aliado digestivo. Una buena idea es licuar dos o tres ramas de apio (sin las hojas) con dos zanahorias medianas, remolacha y una manzana. Tómalo media hora antes de la comida y verás cómo consigues una digestión más ligera.

11 / 17

consejos mejorar digestion poner alarma telefono movil

Poner la alarma en el móvil

Si programas la alarma de tu teléfono móvil para que te recuerde que es la hora de almorzar, te será más fácil comer a horas fijas. Según un estudio del Salk Institute for Biological Studies (EE. UU.), tener horarios fijos para comer ayuda a activar el metabolismo y, por lo tanto, facilita las digestiones.

12 / 17

Los alimentos imprescindibles: verduras amargas

Los alimentos imprescindibles: verduras amargas

Escarola, endibia, rábano, alcachofa... favorecen la producción de enzimas digestivas y es bueno que formen parte con frecuencia de tus menús. La alcachofa, además, contiene cinarina, que estimula la secreción de bilis, y esta, a su vez, ayuda a digerir las grasas.

13 / 17

Combinaciones que triunfan

La bromelina de la piña o la papaína de la papaya son unas enzimas que ayudan a digerir mejor la carne, por lo que casan muy bien con ella. De postre, tras un plato de legumbres, toma yogur, que te ayudará a combatir los gases que estas pueden generar. Las frutas muy ácidas tómalas en compota o mezcladas con yogur.

14 / 17

consejos mejorar digestion respirar

Hacer respiraciones abdominales antes de comer

Cuanto más oxígeno llegue al estómago, mejor trabajará y mejor será tu digestión. Antes de las comidas, haz unas cuantas respiraciones abdominales, vaciando completamente tus pulmones y volviéndolos a llenar. Para asegurarte de que los llenas y vacías correctamente, pon la mano sobre el estómago y mira cómo sube y baja.

15 / 17

Meditar para comer con calma

La filosofía de la atención activa que propone la meditación nos permite también recuperar el placer de saborear lo que estamos comiendo. Trata de disfrutar del plato que comes sin distraerte con nada más. Fíjate en su presentación, sabor, textura, etc. Intenta mantener tu atención en él todo el rato. El estrés nos hace comer rápido y comer demasiado. Por ello, suelo recomendar a mis pacientes que antes de cada comida hagan 5-10 minutos de respiraciones abdominales.

16 / 17

Tomar una ducha calma el estómago

Tomar una ducha calma el estómago

Si quieres que la cena te siente bien y tener un descanso reparador, antes toma una ducha. El agua caliente te ayudará a relajarte y rebajará el nivel de nerviosismo acumulado durante todo el día, que puede traducirse en acidez o malestar de estómago.

17 / 17

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Clara?