Salud

muy molesta

Cistitis: sigue estos consejos y no volverás a tener una infección de orina

Es un problema muy común que sufrimos la mitad de las mujeres al menos una vez en la vida. Estas son las claves de salud para darle esquinazo.

Por Redacción Clara | 6 de agosto de 2019, 07:00

cistitis infeccion de orina

La cistitis o infección de orina es la segunda causa de infección en las mujeres y se estima que casi la mitad de ellas han sufrido un episodio alguna vez en sus vidas. Aunque no es grave, resulta muy molesta. Es habitual que se produzca de manera recurrente, por eso es fundamental atajarla cuanto antes y seguir unas pautas de higiene y alimentación. La Dra. Montserrat Espuña, Jefa de la Unidad de Uroginecología en el Instituto de Ginecología y Obstetricia del Hospital Clínic de Barcelona, nos explica todo lo que debemos saber para que no se vuelva a repetir.

¿Por qué en verano son más frecuentes los casos de cistitis?

No hay una razón clara que justifique científicamente que haya más casos de cistitis en verano. Se cree que hay circunstancias como el calor, el sudor o el hecho de que haya gente que lleve puesto el bañador húmedo durante mucho tiempo, que pueden provocar cambios en la flora vaginal que, a su vez, pueden favorecer las infecciones urinarias.

Y durante el resto del año, ¿qué causa la cistitis?

Los principales factores de riesgo para la cistitis no complicadas en las mujeres sanas son las relaciones sexuales, el uso de espermicidas y el tener antecedentes de infecciones urinarias en la infancia. En la mujer postmenopáusica, pueden favorecer la cistitis la atrofia vaginal por el déficit hormonal (falta de estrógenos) y las disfunciones del suelo pélvico como son la incontinencia urinaria y el prolapso genital. En general, cualquier circunstancia que pueda alterar la flora vaginal normal facilita la entrada de gérmenes procedentes de la zona perianal en la uretra y pueden predisponer a la cistitis.

¿Hay otras causas de la infección de orina?

Determinadas enfermedades como la diabetes, tener piedras en el riñón o no vaciar bien la vejiga urinaria constituyen todas ellas posibles causas de lo que denominamos cistitis complejas. Estos casos requieren un control especializado por un urólogo.

¿Cuál es el tratamiento de la cistitis?

Suele ser un antibiótico. Generalmente son tratamientos de corta duración y que tienen como finalidad eliminar los gérmenes que causan la infección y provocan los síntomas. Al tratamiento antibiótico, se le añaden una serie de recomendaciones como una ingesta abundante de líquido mientras duran los síntomas. Si hay mucho dolor o molestias, también se receta un analgésico.

Ante los primeros síntomas, ¿puede tomarse un antibiótico?

Si se trata de una persona que ya ha tenido cistitis varias veces y su médico así se lo ha indicado, es correcto iniciar un tratamiento cuando aparecen los primeros síntomas. No obstante, es muy importante que la mujer, antes de hacer la primera toma de antibiótico, recoja orina para que luego se pueda analizar y comprobar si efectivamente el antibiótico que se está tomado era el adecuado para el germen que ha provocado este episodio de cistitis.

Cistitis recurrentes, ¿por qué?

Pueden darse dos situaciones. Puede ser que la mujer se haya automedicado y tomado un antibiótico que no era adecuado y que no ha sido capaz de eliminar el germen que provocó su cistitis. Aunque inicialmente parezca que se produce una mejoría, al cabo de 10-15 días los síntomas reaparecen. Muchas veces se debe a que ha habido una nueva infección por el mismo germen porque la infección no se había curado adecuadamente.

¿Y cuál sería el otro caso?

Otra situación distinta es la de la persona que habiendo estado correctamente tratada, al cabo de un mes o mes y medio vuelve a sufrir una nueva cistitis por el mismo u otro germen. Cuando una mujer tiene 3 o más episodios de cistitis en 12 meses consideramos que se tiene cistitis recurrente. Estos casos han de ser estudiados y tratados por un especialista.

¿Se puede prevenir la infección de orina?

Además de las medidas preventivas generales, en los casos de cistitis repetidas a veces recetamos una pequeña dosis de antibiótico para después de las relaciones sexuales. Otra alternativa de tratamiento para la cistitis repetidas es una dosis muy baja de un antibiótico tomada diariamente, de esta forma conseguimos que la mujer esté protegida durante unos meses y que durante un periodo largo no tenga nuevos episodios de cistitis.

¿El arándano rojo es útil?

Sí, está probado que su toma diaria actúa como medida preventiva en las cistitis recurrentes. Pero no hablamos del zumo ni de la fruta, sino de los complementos que llevan la cantidad necesaria de la sustancia activa para ser efectivos.

Claves para prevenir cistitis o infección de orina

  • Higiene básica. Hay que mantener una higiene de los genitales, pero sin excederse en el número de lavados al día. La higiene excesiva puede ser tan perjudicial como la falta de higiene básica.
  • Beber litro y medio. Beber poco favorece que la orina esté más concentrada y que haya una mayor predisposición a una infección urinaria. Otra recomendación es evitar el estreñimiento.
  • A la hora de orinar. Hay que vaciar por completo la vejiga y es aconsejable orinar antes y después de las relaciones sexuales. Así se arrastran las posibles bacterias que hubiera en la uretra.
  • Tras la menopausia. En esta etapa se produce una atrofia genital que altera la flora vaginal normal que nos defiende de las infecciones. Lo recomendable es tratarla con estrógenos vaginales.

Actúa a tiempo

  • Síntomas. Algunos de ellos, como tener mucha urgencia por orinar, hacerlo muchas ve- ces y poca cantidad, pueden hacernos creer que tenemos una cistitis, aunque no siempre es así.
  • Con el tiempo. estos síntomas se van potenciando. Un síntoma y un signo típicos de cistitis son el dolor al acabar de orinar y el observar presencia de sangre en la orina.
  • Qué hacer. Al sospechar que se sufre una cistitis hay que recoger una muestra de orina para analizarla con una tira reactiva.
  • Y después. Lo recomendable es acudir a nuestro médico de manera urgente para que analice la orina de nuevo y nos indique el trata- miento adecuado. si se confirma la infección y el médico lo considera necesario, se puede de- terminar el germen causal y conocer qué antibiótico es el más adecuado para tratarla.

La cistitis durante el embarazo

  • Factor de riesgo. El embarazo es por sí mismo un factor que favorece la presencia de bacterias en el tracto urinario inferior. Además, en la mujer embarazada es importante detectar las bacteriurias asintomáticas: aunque no se tienen síntomas, el análisis muestra gérmenes en la orina.
  • Tratamiento. Si no se está embarazada, la sola presencia de bacterias en la orina, sin síntomas, hoy se considera que no debe ser tratada. Pero en el caso de una embarazada sí, pues la presencia continua de gérmenes en la orina puede causar problemas y afectar al crecimiento del feto.

Relacionados

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Clara?