¡Cuidado!

¿Pasa algo por beber agua de mar?

Últimamente se ha puesto de moda beber agua de mar por sus hipotéticos beneficios para la salud, pero los expertos advierten que puede ser muy peligroso. Descubre por qué.

Actualizado a

Escrito por:

Maria Guasch

Actualizado a

beber agua de mar 1

beber agua de mar 1

Si estás pensando en apuntarte a la moda de beber agua de mar y te preguntas si pasa algo por hacerlo, la respuesta es que sí pasa… y mucho. Mira lo que dicen los expertos y evítalo aunque te mueras de sed.

¿Por qué no es bueno beber agua de mar?

Si ingieres algo de agua de mar cuando te bañas no pasa nada; el problema viene cuando se toman cantidades mayores. En ese caso, una de las principales consecuencias será la deshidratación. La alta concentración de sal del agua de mar hace que al beberla los riñones se pongan en marcha para filtrar y eliminar el exceso de sodio a través de la orina. Eso hace que al final perdamos más agua que la pudiéramos haber bebido con el riesgo de deshidratación que eso supone. Pero no solo eso...

beber agua de mar 2

¿Es curativa el agua de mar?

Beber agua de mar se ha puesto de moda en los últimos tiempos ya que hay quien sostiene que tiene infinidad de propiedades terapéuticas: ayuda a combatir la obesidad, las infecciones, la artritis, la osteoporosis... Y de hecho, se comercializa embotellada. Pero lo cierto es que no hay ninguna evidencia científica concluyente de estos beneficios que se le atribuyen.

  • Problemas cardiovasculares. En cambio, “de lo que sí existe evidencia es de la relación entre el consumo excesivo de sal y los problemas cardiovasculares. Y teniendo en cuenta que el 80% de las sales que se encuentran en el agua de mar lo son en forma de cloruro sódico (sal común), no veo que beber agua de mar tenga un beneficio claro”, apostilla el Dr. Rosado.
  • Mucho cuidado con el exceso de sal. Además, dado ese alto contenido de sal, existe el riesgo de que incluso tomando poca cantidad de agua de mar (a menudo se recomienda tomar un vaso diario) es fácil que unido a la sal que se ingiere con los alimentos, se esté tomando una cantidad de sodio muy superior a la recomendada.
  • Casos excepcionales. El Dr. Rosado apunta que puede tener cierta utilidad en el caso de los deportistas o en situaciones en las que la pérdida de electrolitos sea importante. En dichas circunstancias puede ser beneficiosa ya que aportaría un extra de sales que compensaría las pérdidas. Pero aún así, el endocrino subraya que habría que ser muy cuidadoso con la cantidad que se toma y que en caso de que se tome diluida con agua dulce, muchas de las aguas embotelladas que se venden acabarán teniendo una composición similar (o incluso peor) que las soluciones de rehidratación isotónicas.

Bacterias y gérmenes

Por otro lado, como señala el Dr. Rosado, si el agua no está purificada, puede estar contaminada con algún germen o bacteria que acabe provocando algún problema gastrointestinal y tener metales pesados perjudiciales para la salud.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Clara?