Salud

a tope de energía

¿Con la primavera te da el bajón? Se llama astenia y es fácil combatirla

¿Fatigada, decaída, con sueño y de mal humor? La llegada de la primavera suele traer consigo alguno de estos síntomas. Con nuestras claves antifatiga volverás a sentirte llena de energía y a punto para la primavera.

Por Elsa Jiménez | Actualizado el 20 de febrero de 2019, 10:18

¿Qué es la astenia primaveral y cómo se puede combatir?

Cuando llega la primavera, los días se alargan, hace más calor, se cambia la hora y, en definitiva, cambiamos nuestra rutina. A tu cuerpo le puede costar un poco adaptarse y por eso te puedes sentir más cansada o triste de lo normal. No te preocupes, porque si sigues estos consejos será muy fácil combatir el bajón que provoca la astenia primaveral.

1 / 14

Tomar el sol

Busca los rayos del sol para cargarte de vitamina D. Media horita sentada en un banco o pasear un ratito de camino al trabajo ya te servirá para llenarte de energía.

2 / 14

Practicar ejercicio

Hacer deporte no te cansa; al revés, te da más energía. Así que, ya sabes, libera endorfinas en el gym, yendo en bici o saliendo a correr un rato. ¡Adiós, astenia primaveral!

3 / 14

Estirar

Una de las maneras más fáciles de combatir la astenia primaveral es hacer estiramientos por la mañana al levantarse. ¿Sabes hacer el saludo al sol? ¡Es un auténtico chute de energía!

4 / 14

Meditar

Si tu cuerpo necesita reactivarse, a tu mente le viene bien relajarse. Por eso te va a venir muy bien reservar unos minutos al día para meditar y relajarte. Puedes empezar con estos ejercicios de mindfulness.

5 / 14

Seguir un horario

Para evitar la astenia primaveral, márcate un horario saludable y síguelo. Intenta levantarte, desayunar, comer, cenar e irte a dormir cada día más o menos a la misma hora. Tu cuerpo lo agradecerá.

6 / 14

Dormir bien

No alargues las noches innecesariamente. Asegúrate de que duermes unas 7 u 8 horas diarias. Cena pronto para que así puedes dormir más y mejor.

7 / 14

Desayunar muy bien

Haz del desayuno uno de los mejores momentos del día. Levántate un poco antes y prepárate un desayuno que contenga sí o sí pan integral o avena, proteína saludable (pollo, pavo, atún o hummus, por ejemplo) y fruta. Aquí tienes muchas ideas de desayunos saludables para empezar el día de la mejor manera.

8 / 14

Comer saludablemente

La llegada de la primavera es un momento ideal para empezar a comer bien de verdad. Las frutas y verduras de temporada te llenarán de vitaminas y minerales ideales para adaptarse a la temperaturas más altas y las legumbres y cereales integrales son ricos en vitamina B, de efecto antifatiga. Nuestro menú semanal saludable te será muy útil.

9 / 14

Reír para cargar pilas

La risa reduce el estrés y aumenta la producción de endorfinas, así que ya sabes, móntate planes divertidos con tus amigos o busca comedias en Netflix.

10 / 14

Remedios naturales

Para la astenia primaveral te pueden venir muy bien la jalea real, la maca andina, la espirulina o el ginseng.

11 / 14

Ponerte guapa

Arreglarnos y ponernos guapas hace que nos suba la autoestima y eso es genial para combatir la tristeza que puede traer consigo la astenia primaveral.

12 / 14

Escuchar música

La música sirve tanto para tranquilizarnos y también para activarnos. Cuando escuchamos música que nos gusta, nuestro cerebro libera dopamina, una neurohormona que interviene en el placer.

13 / 14

Llenarte de aromas cítricos

Los cítricos purifican el aire, levantan el ánimo y dan alegría  Por ello, se recomiendan para momentos de apatía y desánimo. Puedes aprovechar sus propiedades a través de los aceites esenciales, por ejemplo.

14 / 14

Cuando llega la primavera, los días se alargan, disfrutamos de más horas de sol y de temperaturas más agradables y, sin embargo, a muchas personas les invade una sensación de fatiga, de apatía, tristeza o irritabilidad. Es la astenia primaveral. Vamos a ver por qué se produce y cómo podemos tratarla.

¿Qué es la astenia primaveral?

La astenia es un trastorno adaptativo temporal, no es en ningún caso una enfermedad. El cambio de temperatura, de hora o la disminución de horas de sol obligan a tu cuerpo a seguir un proceso de adaptación en el que tus niveles de la hormona encargada de regular tus patrones de sueño y de la felicidad. Por eso se suele producir en primavera, que es cuando los días se alargan y las temperaturas suben, aunque también puede darse en otoño.

¿A quién afecta la astenia primaveral?

Especialmente a mujeres de entre 20 y 50 años, aunque se desconocen las causas de por qué afecta más a unos individuos que a otros.

Síntomas de la astenia primaveral

Puede que te sientas más cansada, apática, que sufras insomnio, que te cueste mucho más concentrarte o que tengas el ánimo alterado.

¿Cuánto dura la astenia primaveral?

La sensación de apatía y cansancio debería desaparecer en cuanto nuestro organismo se vaya adaptando a la nueva estación, unas dos semanas. Si los síntomas se acentúan o perduran durante meses debemos acudir al especialista para descartar otros trastornos más serios como astenia crónica, anemia, hipotiroidismo o una depresión incipiente.

Tratamiento de la astenia primaveral

La astenia primaveral se combate haciendo pequeños cambios en nuestra rutina, no con medicamentos.

1. Tomar el sol

Necesitas tomar el sol durante 30 minutos en esta época para aumentar tus niveles de vitamina D. Esta vitamina ayuda a que tu cuerpo se adapte más fácilmente al cambio de estación. No hace falta que vayas a la playa; ir caminando a trabajar o sentarte un rato en un banco a leer son buenas opciones para disfrutar del sol.

2. Duerme 8 horas

Márcate una hora para irte a dormir y para levantarte que te permita descansar de 7 a 8 horas. Reducirás el cansancio que llevas a cuestas.

3. Practicar ejercicio

Corre, monta en bici o pasea. Te sentirás mucho mejor, especialmente si lo haces al aire libre. Cuanto más ejercicio hagas, más motivada te sentirás. De todos modos, no quieras comerte el mundo en un día. Puedes empezar con las rutinas de ejercicios de Eri Sakamoto.

4. Meditar para relajarse

Dedica unos minutos al día a alguna técnica de relajación. El yoga puede ayudarte mucho o iniciarte en la práctica de mindfulness e incorporarla en las actividades de tu día a día. Te encantarán estos ejercicios de mindfulness.

5. Comer verduras, legumbres y cereales integrales

Nuestro cuerpo necesita menos calorías, pues ya no debe hacer frente al frío, y precisa más sales minerales, pues las perdemos más fácilmente a causa del calor. Es el momento de aprovechar las frutas y verduras de temporada, y mejor si las tomamos crudas, evitando que los nutrientes se pierdan en el proceso de cocción. Te irá muy bien seguir este menú semanal saludable.

Otros aliados son las legumbres y los cereales integrales, ricos en vitaminas del grupo B, de efecto antifatiga y potenciadores de la producción de serotonina, un neurotransmisor que incide en el estado de ánimo. Si necesitas un aporte extra de energía apuesta por los frutos secos, un complemento ideal para las ensaladas. Evita las bebidas excitantes porque intentar combatir el cansancio a base de cafés acaba resultando contraproducente.

6. Pasárselo bien

La risa nos permite mejorar el estado de ánimo casi automáticamente. Y lo curioso es que el proceso también funciona a la inversa, cuando sonreímos es más fácil que algo nos produzca risa. Así que ya sabes: queda con amigas y pégate unas carcajadas.

Astenia primaveral: remedios naturales

  • Jalea real. Da energía y mejora tu memoria, aunque, cuidado, en exceso puede provocar cefaleas o hipertensión.
  • Maca andina. También aumenta tus niveles de energía, mejora el rendimiento físico y mental y además, estimula el deseo sexual.
  • Espirulina. Combate la fatiga y ayuda a concentrarse –no la tomes si tienes alteraciones en la tiroides o en el riñón–.
  • Ginseng. Tomar de 1 a 2 g al día también ayuda estar menos cansada por estrés.

¿Tomar vitaminas para la astenia primaveral?

En un intento de aliviar los síntomas de la astenia primaveral recurrimos a la solución fácil de tomar complementos vitamínicos, cuando solo deberíamos hacerlo en casos puntuales y siempre con prescripción del especialista. Limitarnos a su consumo como solución no solo puede resultar ineficaz, sino que corremos el riesgo de sobrecargar nuestro organismo.

Las fotos de este artículo son de Unsplash. Autores: Allefvinicius, Alison Marras, Amie Johnson, Brooke Cagle, Caleb George, Estee Janssens, Form, Guilherme Stecanella, Jacob Postuma, Markus Winkler, Max, Monika Grabkowska, Pina Messina, Siddharth Bhogra, Tiara Leitzman y Zhore Nematí.

Relacionados

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Clara?