Que no se te pasen

7 chequeos médicos muy sencillos que te pueden salvar la vida

Si se coge a tiempo hasta la dolencia más grave tiene posibilidades de curarse. Que el miedo al COVID no haga que te quedes en casa. Descubre con CLARA cuándo SÍ debes ir al médico (¡sin excusas!).

Actualizado a

Escrito por:

Raquel González

Actualizado a

Chequeos que te pueden salvar la vida
GettyImages

Aitana se encontró un bultito en el pecho en abril del año pasado. A pesar del susto que se llevó, el confinamiento y el miedo al contagio hicieron que se quedara en casa. No consultó con el médico ni entonces, ni en mayo, ni en junio... Ya entrado julio se decidió a ir en vistas de que el bulto seguía ahí.

En su caso, el peor pronóstico se confirmó. Era cáncer de mama. Aunque hoy está ya en manos expertas y su vida no corre peligro, si hubiera ido antes, su caso hubiese sido más fácil de tratar. Y lo que más preocupa a los expertos son todas las Aitanas (y Antonios) que no se han decidido a ir a las consultas.

El problema de que haya muchas más Aitanas

La combinación de hospitales saturados por la pandemia de COVID-19 y gente con miedo a ir al médico por contagiarse en la sala de espera ha dado lugar a la tormenta perfecta. Muchas dolencias graves no se están diagnosticando porque la gente se queda en casa. Y cuando llegan a manos de un médico, se encuentran en fases más avanzadas, lo que hace que tengan un peor pronóstico.

Sin ir más lejos, la Sociedad de Oncología Médica (SEOM) ha calculado que, a lo largo de 2020, ha dejado de detectarse 1 de cada 5 casos de cáncer en España, o sea, un 20% menos que en años anteriores.

La otra “ola” que se nos viene encima tras la de COVID

Los médicos temen que, una vez afloje la presión debida al coronavirus, aflorarán los problemas debidos al retraso en el diagnóstico de otras enfermedades y habrá otra “ola” de casos que serán, como el de Aitana, más difíciles de tratar. Tomando como ejemplo el cáncer, el Dr. Álvaro Rodríguez-Lescure, presidente de la SEOM, afirma que “con una tasa de diagnóstico menor, nos preocupa si los tumores van a llegar en estadios más avanzados, o si van a llegar”.

  • Acude al médico cuando sea necesario. No hagas como Aitana. No te preocupes, ocúpate. Si detectas un bultito, un lunar que cambia de aspecto, una llaga en la boca que no se cura... ve al médico. Para que te puedas orientar, en CLARA hemos elaborado esta “guía antipánico” con chequeos fáciles de hacer en casa que te ayudarán a ver si debes pedir una consulta.

1) ¿Cómo está tu corazón?

Tomarte la tensión regularmente en casa y tener en cuenta ciertos síntomas pueden darte una idea de si tu corazón está en riesgo.

  • ¿Cómo debes hacerlo? Lo ideal es tomarla por la mañana en ayunas. Siéntate antes para estar relajada. Debes tener la espalda apoyada, las piernas sin cruzar y el brazo apoyado y a la altura del corazón. Si los valores son iguales o superiores a 14/9 cm/Hg es que está alta, y si esto pasa con frecuencia puede deberse a problemas de corazón.
  • ¿Te han salido bultitos amarillos en los párpados? Puede indicar que el colesterol en sangre se ha disparado. Consúltalo con el médico porque es un factor de riesgo importante en enfermedades cardiacas.
  • ¿Sientes ardor de estómago y palpitaciones? Si además también tienes dolor de espalda o en el hombro, sudor frío, presión en el pecho detrás del esternón o notas punzadas, náuseas, ahogo... podrías estar sufriendo un infarto, porque son los síntomas más frecuentes en la mujer. Llama inmediatamente al 112.
Chequeos que te pueden salvar la vida
GettyImages

2) ¿Respiras bien? ¿Estás afónica?

Saber cuál es el estado de nuestros pulmones es importante no solo por el COVID-19, sino porque los médicos alertan de que el cáncer de pulmón sigue en alza en la mujer debido al tabaquismo, lo mismo que la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC).

  • ¿Cómo lo evaluamos entonces? Aguantando la respiración, idealmente bajo el agua (¿de la bañera?). En principio, si consigues aguantar más de medio minuto, tus pulmones gozan de buena salud.
  • ¿Estás afónica y no te has dejado la voz cantando? Si no hay un motivo que lo justifique, una afonía que dure más de dos semanas merece una consulta porque podría ser síntoma de un cáncer de laringe.
  • ¿Cómo es tu nivel de oxígeno en sangre? Si el nivel de oxígeno es bajo, debes consultar con el médico, ya que puede tener relación no solo con enfermedades del aparato respiratorio, sino también con problemas cardíacos. Hay dos cosas que pueden indicártelo. Una es que las uñas se vean azules o moradas sin que se deba a un hematoma. Otra es que los dedos hayan adoptado una forma de baqueta de tocar el tambor (más gruesos en la punta).

3) ¿Revisas tu pecho regularmente?

Como Aitana, 1 de cada 8 mujeres sufrirá un cáncer de mama. Cuanto antes se detecte, mejor, así que una vez al mes –mejor tras la regla–, explórate las mamas. Fíjate en esto:

  1. Blando y se mueve. Suele ser un bulto de grasa. Se diferencia de un tumor maligno porque este es duro y queda anclado en la piel.
  2. Saquito cerrado. Lo notas bajo la piel y su crecimiento suele ser lento, aunque no siempre, a veces es más rápido. Suele deberse a un quiste, pero puede confundirse con un tumor, así que mejor consultar.
  3. Duro y redondeado. También es mejor consultar, porque aunque suele tratarse de un fibroadenoma y es frecuente en mujeres con mamas muy fibrosas, puede confundirse con un tumor maligno.
  4. Varios e irregulares. Si tus mamas son fibrosas, lo que puedes notar son sus glándulas y conductos.
  5. ¿Lleva inflamado mucho tiempo? Es normal que el pecho esté algo inflamado antes de la regla, pero si esta sensación dura todo el mes, consulta. Puede ser un primer síntoma de un tipo de cáncer poco común pero muy agresivo. Puede acompañarse de enrojecimiento, picor, quemazón o dolor al palpar.

4) ¿Tienes la barriga hinchada y distendida?

El cáncer de ovario es el sexto cáncer más frecuente en la mujer. Es una enfermedad silenciosa, difícil de detectar incluso haciéndote una revisión ginecológica anual, porque no da síntomas hasta que está muy avanzada ni hay pruebas diagnósticas específicas como para otros cánceres ginecológicos (mamografía en el caso del de mama o citología en el de cuello de útero). Pero sí que hay una sensación que te puede alertar, que es la hinchazón abdominal. Esta puede deberse a muchos motivos, pero sospecha si hay distensión también.

  • ¿Cómo puedo saberlo? La hinchazón es más una sensación que tenemos de estar llenas, pesadas... Pero la distensión abdominal, con una cinta métrica. Es un dato objetivo de que el perímetro de tu abdomen aumenta. Si, además, tienes una necesidad constante de ir al baño o estás muy llena después de comer, consulta con el ginecólogo.
Chequeos que te pueden salvar la vida
GettyImages

5) Antes de tirar de la cadena, fíjate en esto...

Deberíamos revisar nuestras deposiciones con una cierta frecuencia, porque pueden darnos muchas pistas sobre nuestra salud y, en especial, sobre el cáncer de colon, el segundo tumor más frecuente tanto en mujeres como hombres. Piensa que el 90% de casos podría curarse si se detectara en las primeras fases.

  • ¿Por qué revisar las heces? Porque un cambio en tus hábitos de evacuación –alternar el estreñimiento con la diarrea– o en la forma o el tamaño de las heces durante un cierto periodo de tiempo pueden ser signos de cáncer de colon.
  • ¿Qué debe alertarme? Que tus deposiciones tengan una forma delgada como la de un lápiz, lo que podría deberse a la presencia de pólipos, unos bultos normalmente benignos pero que pueden malignizarse. También que tengan un color negruzco o con partes negras, porque indica que puede haber sangre en las heces debido a estos pólipos.

6) Y también mira el color de tu orina...

Y es que el color de tu orina te da muchas pistas también de la salud de tus riñones o hígado. Puede que no sea de vida o muerte, pero sí motivo de consulta con el médico.

  • ¿En qué fijarte? Si no has tomado alimentos que puedan teñir la orina, como remolacha o colorantes, etc., y esta tiene un color rojizo o marrón oscuro, pide hora con el médico. Este síntoma puede ir acompañado de otros, como ojos amarillentos, cansancio...

7) Aplica la regla del “abcd” a tu piel

La incidencia del cáncer de piel va en aumento. Cada año se diagnostica un 10% más de casos de carcinoma de células basales, una de sus formas más frecuente. Por ello, revisar regularmente nuestras pecas y lunares aplicando la regla del “abcd” es una guía para detectar posibles tumores de piel.

  • ¿A qué corresponde cada letra? Asimétrico. Que el lunar sea asimétrico es la primera señal de alarma.
  • Bordes. El cáncer de piel presenta unos bordes dentados o poco definidos.
  • Color. Sospecha cuando el color del lunar cambie de un área a otra. Puede ir del bronce al negro o puede ser blanco, rojo o azul.
  • Diámetro. Un crecimiento rápido suele ser también un mal síntoma.
  • No te dejes ninguna parte... Empieza por la cabeza, sigue por tronco y espalda. Esta zona, si no tienes la ayuda de otra persona, puedes revisarla usando dos espejos. Acaba con brazos y piernas. También hay que revisar tras las orejas y el cuero cabelludo. Puedes pedírselo a tu peluquera.

CHEQUEOS, ¿POR QUÉ SON IMPORTANTES?

Porque la detección precoz de enfermedades graves es clave para poder superarlas.

  • Ictus. El 30% de los ictus deja secuelas discapacitantes por ir tarde a Urgencias. Si se llega antes de las 4 horas tras producirse, puede no dejar secuelas, pero pasadas las 8 h el daño cerebral puede ser irreversible.
  • Cáncer de mama. Las posibilidades de curación de los cánceres de mama que se detectan en su etapa inicial son casi del 100%, según la Asociación Española contra el Cáncer.
  • Cáncer de colon. El 90% de casos podría curarse si se detectara en las primeras fases.
  • Cáncer de pulmón. El 92% del cáncer de pulmón se cura si se detecta de forma precoz.
  • Infarto. Un estudio ha demostrado que llamar al 112 en lugar de ir a Urgencias por medios propios mejora la supervivencia y puede evitar complicaciones.
Chequeos que te pueden salvar la vida
GettyImages

3 SÍNTOMAS DE ICTUS QUE DEBES SABER

  1. SONRISA. Sospecha si, al intentar sonreír, la parte derecha o la izquierda de la boca no se mueve. Puede haber hormigueo en ese lado del cuerpo.
  2. REPETICIÓN. Cuando se produce el ictus, el afectado puede tener problemas incluso para repetir frases muy sencillas. Pide que lo haga para comprobarlo.
  3. BRAZOS ARRIBA. Otro síntoma muy claro es, al pedirle que levante los brazos, que le sea imposible o que al hacerlo uno caiga desplomado.
  4. Y ADEMÁS. Puede sentirse también un dolor de cabeza repentino, alteración de la visión (ver borroso, doble...) o sufrir desequilibros o mareos.

Si compruebas que una persona está sufriendo un ictus, llama con urgencia al 112 y sigue las instrucciones que te den. La rapidez es clave.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Clara?