La felicidad se trabaja

¿Sabías que la gente feliz vive más años? 10 trucos fáciles para ser positiva

Aunque a veces todo se nos pongan cuesta arriba, o eso creemos nosotras, todo puede mejorar con cambio sutiles en nuestros hábitos y forma de pensar.

Actualizado a

Escrito por:

Gema Amil

Actualizado a

Mujer feliz

La gente feliz vive más años... Realmente no es una frase exacta porque la felicidad no te da más años de vida pero sí mejores años de vida. Con lo que siendo feliz vivimos más años con una mejor calidad de vida. Me cuenta la psicóloga Marian del Álamo que la felicidad es un estado puntual no una meta. Pero, ¿cómo podemos conseguir de una forma sencilla ser o sentirnos más felices?

Tan sencillo y tan complicado a partes iguales. Nuestra forma de vida, las cosas que nos pasan, los cambios en nuestro cuerpo, lo imprevisible, la acumulación de tareas... Estamos rodeadas de estímulos que pueden hacernos complicado llegar a ese estado de felicidad en el que sentimos que todo fluye y que todo acompaña. Pero, aunque a veces las cosas se nos pongan cuesta arriba, o eso creemos nosotras, es verdad que solo haciendo cambio sutiles en nuestros hábitos y formas de pensar podemos hacer que el peor día sea el mejor, y si no el mejor, por lo menos, menos malo.

Quiero compartir con vosotras estos diez trucos fáciles para ser más positivas, claves que he encontrado en charlas con expertos, lecturas, entrevistas y que, de alguna manera, me hacen ser más feliz. Primera regla: Ser feliz no es no tener problemas, todas los tenemos. Ni tener un mal día, todas los tenemos. Ser feliz es encarar esos problemas y malos días con actitud y el claro convencimiento de que todo pasa y siempre lo bueno está por llegar. Y también aplicar algún truquito...

10 TRUCOS PARA SER MÁS POSITIVA Y VIVIR MÁS FELIZ

  • Agradece

Antes os hablaba de la psicóloga Marian del Álamo, del Centro Online de Salud Integrativa que lleva su nombre. Ella me cuenta que "vivimos en un mundo en el que buscamos siempre las cosas excepcionalmente maravillosas para agradecerlas y saborearlas olvidándonos de saber apreciar aquellas comunes del día a día, que nos nutren y nos llenan de forma casual". Esto no quiere decir que busquemos cosas que nos hagan felices, por supuesto. Pero, como experta, ella aconseja ser agradecida cada día: "Toma consciencia de 3 cosas positivas o de agradecer en el día y anótalas, recuerda que no tiene porque ser excepcionales, sino comunes".

  • Empieza bien el día

Lo que te salió mal ayer no tiene por qué salirte mal hoy. Piensa al despertarte que "cada día es un día nuevo y mañana será otro día". Es un pequeño ejercicio que puede cambiar mucho tu forma de ver y enfrentarte a cualquier pequeño reto de la rutina.

Mujer feliz
  • Trátate con compasión

De nada sirve vivir el día a día martirizándonos y quejándonos por las cosas que hacemos, que suceden o que sentimos. De nada sirve tratarnos con juicios innecesarios que nos alejan de nuestro ser. Por ello, "hagas lo que hagas en tu día, sientas lo que sientas, trátate con compasión. Porque lo estás haciendo lo mejor que sabes y eso ya es simplemente maravilloso". Empatiza contigo misma.

  • No pierdas el tiempo preocupándote por lo que no puedes controlar

Esta es una de las mejores enseñanzas que me han dado los libros. El exceso de obligaciones, la búsqueda de la perfección, el llegar a las tareas cotidianas más simples... Nos damos mucha caña a nosotras mismas y encima nos estamos continuamente preocupando por lo que puede pasar o situaciones que se nos escapan de las manos. Libérate de lo que no esté en tu mano arreglar, delega responsabilidades apoyándote en los de tu alrededor y no te adelantes a los problemas.

  • Ama tus imperfecciones

Me encanta este capítulo del libro del psicólogo Xavier Guix El sentido de la vida o la vida sentida. Dice que él se libró de ser perfecto cuando empezó a soltar "las pesadas cargas de hacerlo todo bien", de sufrir por equivocarse o de sentirse mal al hacer cosas que no se esperan de él. ¿Puede tener más razón? Qué ejercicio tan fácil para ser más feliz. No querer ser ejemplo de nada ni de nadie, ni esperar a que nos premien constantemente... Sin más, vivir de forma imperfecta y aceptar que estamos lejos de hacerlo todo bien.

Mujeres felices
  • Vive lento y disfruta del ahora

Hace años tuve la suerte de charlar durante casi una hora con Carl Honoré, periodista y precursor del movimiento Slow. Él me contaba que una noche mientras leía un cuento a sus hijos saltándose párrafos y páginas por ir más rápido entendió que estaba malgastando su tiempo en cubrir horas de trabajo u obligaciones que no le harán estar más liberado al día siguiente. Entendió que estamos corriendo la vida en lugar de vivirla y, sin más, decidió parar y disfrutar de cada cosa que haga al día, desde la tarea más compleja a un pequeño gesto. Intentémoslo.

  • Sé positiva

Pero, ¿cómo puedo serlo si solo tengo problemas? Pues proponiéndotelo. Tanto lo bueno como lo malo que te pase hoy pasará. Por tanto, en tu mente está el decidir si eres o no eres feliz. No sabemos qué pasará mañana y ante esa incertidumbre debemos valorar la importancia de lo que estamos viviendo hoy. No podemos cambiar las cosas que ocurren, lo único que está bajo nuestro control es cómo reaccionamos ante ellas.

  • Ordena algo cada día

Este pequeño gesto ha cambiado por completo mi día a día. Fue un gesto natural y me equilibra mentalmente. Aunque tenga 12 horas de trabajo, deberes de mi hijo y cocinar la comida del día siguiente, cada día ordeno algo en mi casa.Puede ser un cajón de la ropa, la alacena, la mesa del trabajo al final de la jornada, el correo electrónico o el bolso del trabajo del día siguiente. Dedica 10 minutos a poner orden y todo se verá con otros ojos.

  • No a la procrastinación

La frase sabia de 'no dejes para mañana lo que puedas hacer hoy'. Es sencillo. Prioriza tus tareas pero no aplaces deberes o responsabilidades que sí o sí tienes que hacer. Eso no quiere decir que te fustigues si no llegas a una gestión pero dejar algo que nos da miedo o pereza para más adelante solo nos generará más y más angustia.

suelo pelvico chica ordenador
  • No pienses en cosas desagradables antes de acostarte

Este truco lo rescaté de un libro que me encanta, lo compré en Amazon y se llama El arte de vivir con sencillez del venerado maestro zen Shunmyo Masuno. ¿Qué propone? Cuando nos metemos en la cama y frenamos todos los problemas o preocupaciones nos vienen a la cabeza causándonos angustia y agobios que no nos llevan a ninguna parte. Propone practicar la meditación zazen en ese momento.

Pero, ¿cómo se hace? Cierra los ojos y presta atención a tu respiración, inhalando y exhalando, cuenta del uno al diez y luego del diez al uno. Si te das cuenta de que te asaltan pensamientos u emociones vuelve a empezar. "No infravalores los efectos de estos cinco minutos antes de acostarte, a la mañana siguiente te sentirás renovado".

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Clara?