Refuerzo mental

La redacción de CLARA te lo cuenta: sus trucos para seguir una dieta de adelgazamiento

En CLARA, cuando queremos perder peso, cada una opta por dietas distintas. Pero todas tenemos nuestras "estrategias" para afrontarlo. Te las contamos para que tú escojas lo que más se ajusta a ti y tu forma de ser y pueda ayudarte a adelgazar.

Actualizado a

Escrito por:

Raquel González

Actualizado a

trucos redaccion clara adelgazar
Deva Williamson via Unsplash

Mamen, la directora de CLARA, como sabéis, suele hacer la dieta del ayuno intermitente si necesita bajar algo de peso; Carme, la redactora jefe, es más de la dieta de shock; Laura, la redactora jefe web, y Lola, la responsable del tratamiento de imagen, se enfrentaron al reto de CLARA y desde entonces se mantienen en un peso saludable. Y lo que nos une a todas es que hemos desarrollado estrategias para que nuestra manera de enfocarlo nos lo ponga fácil.

Porque, como dice Carme, "tiene que haber algo que te ayude a preferir unas fresas a un helado de fresa y llevarlo bien, sin sentir que estás castigada” y ese algo es la mentalización, fundamental para que la dieta tenga éxito. Te contamos qué nos ha ido bien a cada una.

consejos para seguir una dieta picar fresas

Mamen: "Caldo de verduras e imaginarme el desayuno. No falla"

"Cuando hago el ayuno intermitente y siento una punzada de hambre (cuando justo no toca comer) me hago un caldito caliente de verduras y me lo tomo despacio. Intento que sea un momento mindfulness", explica Mamen. "También recurro a la recreación y me empiezo a imaginar qué llevará y cómo será mi siguiente comida, el desayuno en mi caso", nos explica.

  • ¿Por qué? "Dicen que cuando te imaginas haciendo algo que te gusta el cerebro segrega las mismas hormonas de bienestar que cuando lo estás haciendo realmente. A mí al menos me funciona. Me recreo en la siguiente comida que haré y me siento mejor inmediatamente".
  • Evitar hacer "pop". "El ayuno se lleva muy bien si estás mentalizada. Pero si flaqueas y te comes algo –aunque sea muy pequeño– en las horas de ayuno, es como si hicieras "pop" y entonces ya no hay stop", explica. "Por eso ante la duda, caldo de verduras".
  • Nada de presionarse o juzgarse. "Si quería hacer ayuno pero por lo que sea no he podido, no pasa nada. La gracia del ayuno intermitente, al menos para mí, es que es algo a lo que recurro de vez en cuando y que se adapta a mi vida, a mis horarios, y no al revés. Este mes puedo hacer cinco días de ayuno, quince o ninguno. No me presiono".
  • En qué me ha ayudado el ayuno. "Ahora sé cuando tengo hambre de verdad o cuando es capricho o simple aburrimiento. También he aprendido a disfrutar más de la comida y a comer de forma más consciente", nos detalla. "Cuando te has esforzado en ayunar 16 horas, la siguiente comida no va a ser cualquier cosa rápida o de cualquier manera".
consejos para seguir una dieta fresas yogur flores
@larisabirta

Carme: "Pienso que es solo un día"

“Cuando sigo la dieta shock, tengo que decir que no me cuesta hacer el día de shock. Muchas veces, es el día que tengo menos hambre”, dice Carme convencida.

  • ¿Por qué? “No sé si es porque he dado con un brick de caldo de cebolla ecológico que está tan bueno que me tiene sorbido el seso y me encanta tomarlo a sorbitos durante todo el día... Hace que me sienta recompensada comiendo a pesar de que es un día muy estricto. Pero yo lo disfruto. Para mí es un placer y ¡lo puedo tomar todo el día!”.
  • El tiempo es clave. “También me digo a mí misma que es solo un día, que al día siguiente ya comeré normal. Además, procuro escoger un día en el que no tenga compromisos (porque si quedo para comer o cenar incluso haciendo dieta, siempre lo puedo adaptar para comer ligero). Y la verdad es que al día siguiente, aunque coma siguiendo la dieta, me da la impresión de que como un montón”.
  • Pequeño capricho semanal. "Y si todo esto falla, pienso en mi indulgencia semanal. En el día que puedo hacer una comida libre y en qué voy a tomar (y tengo que decir que suele ser chocolate… ¡me pierde!)", asegura.
  • Ha sido un camino. “La verdad es que la dieta de shock me funciona bien para las pequeñas fluctuaciones de peso que tengo y no la tengo que hacer durante meses. Suelo perder los 2 kilos que he subido en poco tiempo. Pero cuando sí que tuve que bajar dos tallas después de haber tenido a mis hijos, lo que me ayudó fue ponerme en manos de una doctora que me ayudó y me hizo un seguimiento. Con ella aprendí a organizar bien mis menús y ver qué cantidades eran las adecuadas. También fue un proceso recuperar el sabor de los alimentos sin tener que echar azúcar o demasiada sal…
  • Estar bien informada. "Desde luego, trabajar en CLARA me viene de perlas para estar siempre enterada de temas de nutrición, salud, belleza… Y tener toda esta información me da muchas armas para cuidarme y es un camino que he recorrido que me permite tener pocas variaciones de peso y corregirlas rápidamente, convencida, sabiendo lo que hago y eso psicológicamente me ayuda mucho”.

Laura y Lola: el seguimiento de la nutricionista por el reto CLARA

Laura y Lola han hecho las dos el reto de CLARA y coinciden en que el seguimiento nutricional las ha ayudado mucho.

  • Supervisión, despejar dudas y adaptación. Como dice Lola, “a mí me fue muy bien tener que ir regularmente a ver a la doctora. Porque le podía comentar lo que más me costaba, me adaptaba la dieta si era necesario… Y lo mantuve durante mucho tiempo, para hacer un buen mantenimiento”. Además, como ella misma cuenta, “había tenido a las gemelas hacía poco tiempo y me ayudó mucho a organizarme para poder seguir la dieta con éxito. A veces, hablar las cosas con otras persona te ayuda mucho para conseguir tus objetivos”.
  • Saber que hay gente pendiente. Laura, además, reconoce que “saber que el resultado final del reto iba a salir publicado en la revista también me hizo ponerme las pilas y tomármelo muy en serio. Y no solo por las lectoras, sino porque se lo había comentado a mis amigos, mi familia…”.
  • "Perdí 11 kilos hace 4 años y nos lo he recuperado". "El reto CLARA logró que pusiese en orden mi alimentación y me reconectó con el deporte. Han pasado 4 años y no he recuperado el peso porque cambié mi forma de alimentarme y ahora cuando me paso, compenso", nos aclara Laura.
  • "El orden ha sido la clave". "Antes podía comer cualquier cosa cuando llegaba de noche a casa cansada. Con el reto CLARA aprendí a organizarme los menús. Ahora sé qué cenaré hoy y qué comeré mañana. Mi alimentación es más equilibrada, me siento más sana y con más energía. También me doy caprichos, pero no como antes que era todo más improvisado", nos relata Laura.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Clara?