Psicología

¡Este será tu año!

12 pensamientos para 12 campanadas

Programa tu mente y enfoca tu energía para crear un fantástico 2018. Te damos ideas para que te llenes de pensamientos que te abrirán a recibir los regalos (proyectos, deseos, sueños) que el año nuevo tiene para ti.

Por Daniela Puertas | Actualizado el 22 de diciembre de 2017, 12:42

12 pensamientos positivos para terminar el año

Puede que 2017 no termine tal y como te hubiera gustado, pero te aseguramos que 2018 ¡será tu año! De cara a la recta final de la Navidad, hemos seleccionado 12 pensamientos positivos que puedes repetirte con cada campanada. El cambio de año es un momento íntimo de reflexión, de proyectarnos en nuestro futuro para visualizar lo bueno que está por venir. ¿Empezamos?

1. “Estoy presente en mi cuerpo”

Siéntelo, escúchalo, no es solo un vehículo. La relación más íntima debe ser contigo. Deja que tu cuerpo te hable y dale espacio para que le vengan grandes ideas, para que hable y te diga lo que realmente necesita. Él tiene las respuestas a tus deseos más profundos, sus necesidades de apertura o de descanso, de explorar cosas nuevas, de tener relaciones más sanas. Normalmente nuestra mente está en el pasado, en la preocupación o en la queja. Y no le prestamos atención suficiente.

Tener ese pensamiento a diario y arrancar el nuevo año con él, concienciándole, nos llevará hacia dentro, a nosotros; a ser. Repite esa frase y siente como si tu energía volviera a ti.
 Piensa que si no tomas conciencia de tu cuerpo se hartará de que no le prestes atención y enfermará, así que déjale expresarse.

2. “Yo soy quien soy”

Vivimos acostumbradas a decir “Yo soy abogada”, “Yo soy la esposa de...”, “Yo soy la dueña de...”, “Yo soy guapa, o fea, o exitosa, o un desastre...”. Tú eres quien eres y el conjunto de lo que eres.

Eres un ser multidimensional, con variaciones y matices. Siéntelo y no habrá momento ni persona que te pueda hacer sentir pequeña o invisible. Además, así verás si tienes necesidades de renovar o renovarte.

No hay límites para todo lo que puedes llegar a ser

3. “Fluyo con ligereza”

Ábrete a nuevas experiencias. Visualízate como envuelta en una tela vaporosa que se va deslizando y se mueve elegantemente con el viento. Así debemos ir por la vida. ¡Ojo!, que no se trata de sumirnos en la inercia y que la cotidianidad nos lleve, o que las decisiones ajenas nos designen. Tú marcas el rumbo.

Hay cosas que no están y no van a estar bajo nuestro control, así que no te agobies si no lo tienes todo controlado. Ponernos demasiado duras, impenetrables o cerradas a ver y escuchar a los otros nos impide avanzar. Suelta, acepta el momento como es y fluye con él, aprendiendo de la experiencia.

12 pensamientos positivos 12 campanadas

4. “Todo tiene un momento y un espacio perfectos”

Viene muy a propósito del pensamiento anterior. Los sucesos, el hecho de que se den, tampoco están bajo nuestro control. Podemos visualizar y hacer el esfuerzo para que las cosas se den, pero siendo bien conscientes de que todo tiene su momento y espacio adecuados.

Ya verás que entender que siempre estás en el momento perfecto no te hace o te vuelve conformista, porque no pierdes de vista tus objetivos, solo les dejas moverse para que sucedan con todo su poder cuando todo esté preparado para ello; y cuando tú estés lista para disfrutarlo.

5. “Estoy a salvo”

Desde muy jóvenes nos encontramos con que el mundo nos parecía enorme y poblado de personas con dobles intenciones, con entornos amenazantes. Adquirimos y heredamos muchos miedos de nuestras figuras de poder, nos enseñaron a rechazar o a temer lo que a ellos a su vez les enseñaron. Vivimos teniendo miedo a que nos lastimen. No hipervigiles, ni te sobreprotejas. Hay que dar saltos de fe para experimentar la vida en su plenitud, sin la carga del miedo.

No seas espectadora de tu vida, sé la protagonista. Muévete por lo que deseas

6. “Acepto lo que tengo y me abro a la prosperidad”

Amar y agradecer lo que tenemos en cada área de la vida es la verdadera abundancia. La correcta aceptación de lo que tenemos en relaciones, en lo físico o tangible, en las experiencias, es lo que nos permite hacer más, crear más.

Deja de compararte 
y de repetir esas ideas que solo nos empobrecen respecto a la crisis, al gobierno, a las malas situaciones, a lo difícil que es hacer o tener lo que deseas. Cuando tengas claro que la prosperidad es inagotable, que hay infinidad de amor, recursos, dinero, oportunidades, retos, y que tienes un propósito único al existir, verás que llega. Hay que esforzarse, claro. Y eso es lo divertido del viaje. Pero ábrete a esa prosperidad.

7. “Vivo en amor”

Ser feliz es una elección. Y a veces es una de las más duras. Y de eso se trata vivir en amor. Empezando por ti, por cómo te hablas y permites que los demás te traten (en base a cómo te tratas a ti).

Nada malo puede adherirse a ti porque ves el amor que hay en cada situación y, sobre todo, tú ejerces ese amor. Estás ahí (y lo haces saber) para ti y para las personas que amas, no vives en la queja sino en la solución. Dejas vivir a los demás sin dañar. Así de simple.

El pensamiento fatalista nos vende que todo lo que sea inesperado va a ser malo

8. “Perdono y dejo ir en paz y armonía”

Perdonar no es olvidar, es quitarle la carga emocional a una persona que te lastimó. Todas tenemos nuestro repertorio de situaciones que no nos enorgullecen y que nos cuesta desempolvar. Haz limpieza y perdónatelas y perdona también a los que te hirieron. Guardarles rencor es peor para ti que para ellos. Toma las lecciones, agradécelas, en especial las que fueron duras y complejas.

9. “Yo merezco”

Repítetelo, una y otra vez. Estás aquí para recibir respuestas. Merecer no consiste en dejar sangre y lágrimas en algo para alcanzarlo, para que nos amen o nos hagan visibles, es la plena consciencia de que tienes el derecho natural de recibir sin limitaciones ni ataduras.

Haz lo que tengas que hacer, disfrutándolo. Crece por ti, mejora por ti, ten una vida que se traduzca en tu concepto de armonía, de bienestar, pero no hagas las cosas porque “tienes” que hacerlas.

El inmovilismo no te aporta nada

10. “Estoy abierta a lo nuevo y a que la vida me regale”

Hay que hacer espacio. Pero casi siempre queremos tenerlo todo tan planificado que no dejamos que lleguen las sorpresas, lo nuevo: personas, relaciones, apoyos. Los regalos llegan cuando no los esperas. El día que menos imaginas te cruzas con una persona que trae consigo cambios divinos a tu vida o a tu trabajo, con nuevas ideas. O te cae una oportunidad de oro.

Pero claro, en cuanto nos llega algo que promete ser buenísimo, muchas opiniones envidiosas, o nuestros miedos, nos harán preguntarnos dónde está la trampa. Porque no nos lo creemos, no lo queremos creer por miedo a salir lastimadas o desilusionadas, y nos saboteamos. Es falta de merecimiento. Créetelo ya. Hay mil cosas maravillosas esperando para sorprenderte.

12 pensamientos positivo para terminar bien el año

11. “Estoy en movimiento y evolución”

Para hacer realidad tus ideas, tus sueños, para renovarte, mejorar o para mantener relaciones, gozar, divertirte... para todo, necesitas dinamizar las situaciones, darles giros y propuestas. Ábrete al cambio, nada puede permanecer inamovible para siempre.

Tal vez te encuentres en situaciones complejas que te parecen familiares, que se repiten, y sientes que no evolucionas, que algo no estás haciendo bien. Pero sí que has evolucionado. Evolucionar es descubrirte en cada uno de esos retos, cambios simples o suaves, fuertes sacudidas; siempre habrá variedad. ¿Quedarte en lo mismo? ¿Para qué? Celebra los cambios con esta undécima uva. ¡Que vengan los retos del año 2018!

12. “Gracias, gracias”

Cierra y empieza tu año y
 tu día a día con esa palabra, porque es el cúmulo de todo. Como dice la canción: “Gracias a la vida, que me ha dado tanto, me ha dado la risa y 
me ha dado el llanto”. Porque puede ser que tu salud o tus finanzas o tus amores no estén en un momento de plenitud, pero seguro que puedes agradecer ser como eres.

Agradece cada detalle. Desde pequeñas cosas hasta grandes conexiones con todos los que has compartido tu vida. Gracias por todo ello, gracias porque compartimos y porque estamos vivas para seguir experimentando. Gracias, gracias, gracias.

Relacionados

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Clara?