¡mucho cuidado!

La petición a gritos del nutricionista Carlos Ríos al Ministro de Consumo, Alberto Garzón

Nuestro colaborador Carlos Ríos, creador del movimiento "Realfooding", ha iniciado una cruzada para frenar la publicidad de productos insanos dirigidos a los peques de la casa y pide la cancelación del sistema de etiquetado nutricional Nutriscore.

Actualizado a

Escrito por:

Esther G. Valero

Actualizado a

carlos rios nutriscore
@carlosriosq

¿Sabías que, en la actualidad, más del 40% de los niños españoles de entre 6 y 9 años presenta exceso de peso y obesidad, casi el doble que hace 20 años? Este dato tan alarmante se debe, tal y como explica nuestro colaborador Carlos Ríos, al aumento del consumo de productos ultraprocesados y la disminución de alimentos protectores, tales como las verduras y las legumbres.

Ha llegado el momento de reflexionar sobre este tema. Este tipo de alimentación puede tener consecuencias terribles en la salud de nuestros hijos. Si queremos que crezcan sanos, debemos tomárnoslo muy en serio. “Existe evidencia científica que prueba que el consumo de estos productos ultraprocesados está relacionado con el aumento de la obesidad, colesterol, hipertensión, enfermedades cardiovasculares, diabetes tipo 2 y varios tipos de cáncer”, advierte el nutricionista.

Una cruzada contra la comida basura

El creador del movimiento saludable “Realfooding” ha recibido duras críticas en los últimos días, incluso han llegado a censurarle sus redes sociales. Y todo por poner sobre la mesa diferentes estudios científicos que demuestran que determinados alimentos que se comercializan en la actualidad, pueden resultar tremendamente dañinos para la salud.

Lejos de achantarse, el carismático experto en nutrición y vida saludable (que ya cuenta con toda una legión de seguidores) se ha embarcado en una cruzada contra la publicidad que invita a los niños a consumir productos perjudiciales. Además, Carlos Ríos ha pedido a las autoridades la cancelación del sistema de etiquetado nutricional Nutriscore.

Así lo ha comunicado a través de su perfil de Instagram:

- - Desde aquí quiero pedir al @consumogob y @agarzoniu que paren la publicidad de ultraprocesados dirigido a niños. 4 de cada 10 niños tienen sobrepeso y obesidad en España, más de un 80% consumen diariamente productos ultraprocesados. - - Paren el etiquetado Nutriscore, que como muestro en el vídeo, este etiquetado recomienda productos azucarados como si fuesen saludables. Estamos destinando nuestro dinero público en implantar un etiquetado que confundirá a la población y los impulsará a comer productos insanos, especialmente a los niños. - - Por favor, tenemos evidencia científica que el consumo de ultraprocesados está relacionado con el aumento de la obesidad, hipertensión, colesterol, enfermedad cardiovascular, diabetes tipo 2 y varios tipos de cáncer, entre otras enfermedades. Suponen la mayor carga económica de nuestro país en relación a consumo de recursos sanitarios por la enfermedades crónicas asociadas. - - Gracias realfooder por vuestro apoyo, necesitamos hacer presión para que los políticos nos escuchen. Compartan este vídeo para que llegue al mayor número de gente.

Una publicación compartida de Carlos Ríos (@carlosriosq) el

¿Qué es el etiquetado Nutriscore?

A estas alturas muchos padres ya están familiarizados con este sistema de etiquetado que, en teoría, pretende orientarnos de si compramos productos más o menos saludables. ¿En qué consiste? Califica los alimentos y bebidas con las letras de la A a la E y con colores que van de verde oscuro a naranja oscuro en función de su calidad nutricional (de mejor a peor). Para ello, un algoritmo puntúa el producto en función de su contenido en azúcares simples, grasas saturadas, sal, calorías y su porcentaje de frutas y verduras, legumbres, fibra y proteínas. Sin embargo, Carlos Ríos observa que no tiene en cuenta el grado de procesamiento del producto ni relaciona la información nutricional con los ingredientes del mismo: “El etiquetado Nutriscore recomienda productos azucarados como si fuesen saludables cuando, bajo la evidencia científica, no lo son. Esto puede confundir a la población e impulsarla a comer ultraprocesados pensando que son sanos. Por el contrario, productos que sí aportan nutrientes y beneficios, como el aceite de oliva virgen extra o determinados quesos, aparecen catalogados con la letra E (la peor calificación)”.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Clara?