sanas y ricas

¿Cuáles son las frutas de invierno?

Incluir en tu dieta alimentos de temporada tiene un montón de beneficios tanto para tu salud como para tu economía. Estas son las frutas que debes meter en tu cesta de la compra.

fruta de invierno
Lukas via Pexels
esther g valero
Esther G. Valero

Periodista especializada en temas de lifestyle y belleza.

Actualizado a

En la época de nuestros abuelos era impensable, pero en la actualidad podemos disfrutar de todo tipo de frutas, sea la época del año que sea. Da igual en qué mes nos encontremos, en las repisas de los supermercados hay tanta variedad que la mayoría de las veces no nos paramos a pensar cuáles son las de temporada. ¡Gran error! Hemos perdido la noción de los alimentos que se cultivan cuando el clima les es más propicio y deberíamos tener mucho más en cuenta este pequeño (gran) detalle. Esta elección tiene un montón de ventajas.

¿Qué pueden hacer las frutas de temporada por ti?

Al no haber sido forzados a madurar de manera artificial en cámaras, los alimentos naturales de temporada ofrecen incontables beneficios. Cuentan con aromas y sabores mucho más potentes, mantienen mejor sus propiedades nutricionales y se conservan mucho mejor. Otro detalle ventajoso es su precio, ya que al haber más producción, los agricultores pueden ofrecerlos a un precio más reducido.

Por otra parte, al forzar que la planta crezca cuando el clima no le favorece, requiere menos fertilizantes y productos químicos, lo que hace que sean más saludables. Y, por último, son más sostenibles. No hace falta traerlas desde otras zonas más alejadas, reduciendo el consumo de energía y generando menos residuos para el medio ambiente. ¡Todo son ventajas!

Dos o tres piezas de fruta al día

Es posible que te estés preguntando cuánto, cómo y cuándo deberías comer fruta y por qué es tan importante introducirla en tu alimentación. La OMS (Organización Mundial de la Salud) recomienda consumir más de 400 gramos de frutas y verduras al día para mejorar la salud en general y reducir el riesgo a determinadas enfermedades no transmisibles. Esto viene a ser 5 piezas en total. A grandes rasgos podríamos decir que es conveniente tomar dos o tres piezas de fruta al día, preferiblemente entera (para aprovechar toda su fibra) y en el momento que más te apetezca.

¿Por qué es necesario? Porque están cargadas de minerales y vitaminas, suponen una rápida y eficaz fuente de hidratación, facilitan el tránsito intestinal, depuran el organismo y contienen antixodantes naturales.

¿Cuáles son las frutas de invierno?

Seguro que estás pensando que en verano hay mucha más variedad. Sí, pero no… En verano hay más variedad de frutas exóticas, pero deja de creer que la manzana, la pera y la naranja son las únicas frutas propias de esta estación. Hay un montón de alternativas. Echa un vistazo a este listado y recuérdalo cuando vayas a la compra.

  • Kiwi

Además de ser un gran aliado para mejorar el tránsito intestinal y de ayudarte a mantener tus defensas bien altas, el kiwi cuenta con pocas calorías (apenas tiene 61 kcal por cada 100 g). Se trata de una fruta cargada de vitaminas, minerales y antioxidantes. Una curiosidad: aunque pocos lo saben, es uno de los alimentos que más vitamina C contienen (el doble que una naranja).

Aficiónate a tomar kiwi, especialmente los de Zespri SunGold. Están deliciosos y cuentan con un montón de propiedades para el organismo. Estas características los ha convertido en el “Mejor Alimento Sano” de nuestros Premios CLARA de Alimentación y Hogar 2020.

frutas de invierno Kiwi
Melnychuk Nataliya vía Unsplash
  • Manzana

En realidad las manzanas son una fruta atemporal. Se cultiva durante todo el año. Esto significa que te puedes beneficiar de sus propiedades siempre que quieras. ¡Y no son pocas! La manzana es baja en calorías (99 kcal por 100 g) y diferentes estudios demuestran que tomar una al día reduce el colesterol, depura, sacia, regula el tránsito intestinal, es diurética, cuida de tus dientes y previene determinados tipos de cáncer (entre otras cosas). Sin duda, una gran aliada para tu salud que, además, tiene poquísimas calorías.

  • Pera

Hay tantas variedades de peras que podemos consumirla durante todo el año. Curiosamente, las de invierno (las peras de Roma) se conservan mucho mejor que las de verano, por lo que podrán pasar varios días en tu frutero sin ponerse pochas. Se cultivan desde diciembre hasta marzo y, al igual que sus “primas hermanas” y el resto de las frutas, es rica en fibra, vitaminas y minerales, por lo que promueve la salud intestinal, tiene propiedades antioxidantes y reduce el apetito al estabilizar los niveles de insulina en sangre. Además, refuerzan el sistema inmunitario, son cardiosaludables y disminuyen el riesgo de padecer diabetes.

  • Uva

Son una extraordinaria fuente de fibra, vitaminas y minerales, muy beneficiosos para nuestra salud. ¡Y no tienen tantas calorías como piensas! Aportan entre 65 y 70 kilocalorías por cada 100 gramos dependiendo de la variedad. La OMS recomienda su consumo habitual no solo por sus grandes cualidades nutritivas, sino también por su capacidad depurativa.

  • Fresa

¿Sabías que la fresa es las frutas que más vitamina C contienen? Este argumento es, junto a su dulce y exquisito sabor, suficientemente contundente como para incluirla en tu dieta. Pero no es su única propiedad: son hipocalóricas (34 Kcal por 100 g), contienen muchísima fibra y su carga glucémica es muy escasa. ¡Ideales como postre y como snack saludable para picar entre horas!

Frutas de invierno fresa
Pixabay para Pexels
  • Plátano

Seguro que has escuchado alguna vez decir que el plátano contiene mucho potasio y es perfecto para incluir en la dieta de los deportistas. Así es, el potasio ayuda a prevenir los calambres. Sin embargo, no es el único "don" que tiene esta fruta tropical. Además de aportar un montón de energía para afrontar las obligaciones cotidianas, ayuda a regular la tensión arterial, combate el estreñimiento y facilita las digestiones.

  • Pomelo

Diferentes estudios sostienen que pueden prevenir enfermedades cadiovasculares… ¡y estimulan la pérdida de peso! Gracias a su alto contenido en vitamina C, es un poderoso antioxidante. Además, es una fuente de fibra, que estabiliza los niveles en sangre, proporcionando mayor de sensación de saciedad y manteniendo el hambre a raya.

¡¡Ojo!! Esta fruta interactúa con algunos medicamentos. Pregunta a tu médico si sigues algún tratamiento.

  • Limón

A pesar de que numerosos expertos han desmitificado los incalculables beneficios de beber agua con limón en ayunas (entre ellos Carlos Ríos, nuestro experto en Real Food de cabecera), lo cierto es que el limón aporta a nuestro organismo vitamina C, vitamina A, fibra y minerales como el calcio, fósforo, magnesio y potasio. Hay que tener cuidado al comerlo o beberlo, ya que puede dañar el esmalte de nuestros dientes, pero es un estupendo condimento para muchos platos de la gastronomía mediterránea.

  • Naranja

Exprime los beneficios de esta fruta cuya temporada empieza en noviembre y no termina hasta los días previos al verano. Te ayudará a cubrir tus necesidades de vitamina C, a perder peso y a regular tu apetito. Procura tomarla entera, pues su aporte en fibra es mucho mayor y te vendrá bien para acelerar tu metabolismo e ir al baño con regularidad.

  • Mandarina y clementina

La mejor época para consumir mandarinas es de octubre a marzo. Sus propiedades nutricionales son similares a las de la naranja. De hecho, aportan prácticamente las mismas calorías. Quizás la principal diferencia entre ambas frutas es su sabor: la mandarina es mucho más dulce. Por otra parte, ofrecen dos grandes ventajas con respecto a las anteriores: son más pequeñas y se pelan con más facilidad. Puedes llevarlas a cualquier parte y comerlas en el momento que te apetezca.

Frutas de invierno mandarinas
Pixabay para Pexels
  • Chirimoya

Merece mucha la pena incluir la chirimoya en la dieta. Es una fruta muy nutritiva, con una gran cantidad de vitaminas y minerales concentrados en su pulpa y con una baja densidad energética. Esto último significa que aporta pocas calorías en relación a su volumen (86 kcal por 100 g) y que resulta más saciante que otros alimentos que tienen el mismo valor energético. Además, contiene mucho potasio, que contribuye a mejorar la salud cardíaca.

  • Caqui

También llamado palosanto, esta fruta originaria de China y Japón es perfecta para realizar una cura détox. Su alto valor nutritivo y su abundante contenido en agua ayudan al organismo a eliminar toxinas y combaten la retención de líquidos. Hay que destacar su alta concentración de calcio, que contribuye a la formación de colágeno, reforzando los huesos (y los dientes) y ayudando a la regeneración celular. A pesar de no ser una de las fruta con menos calorías (70 kcal por 100 g), su alta concentración en fibra, equilibra los niveles de insulina en la sangre y disminuye la sensación de hambre.

  • Piña

Esta fruta tropical cuenta con infinidad de propiedades, siendo la más conocida la de depurar el organismo y ayudarle a eliminar algún kilito de más gracias a su elevado contenido en fibra. De hecho, su consumo aumenta notablemente en enero, pues mucha gente recurre a la dieta de la piña para compensar los excesos de la navidad. Pero no es su única cualidad, también resulta beneficiosa para la circulación fortalece el sistema inmunitario y tiene propiedades antiinflamatorias.

  • Granada

Si hay algo que destacar de la granada es su gran capacidad antioxidantes. Esta característica la ha convertido en protagonista de numerosos estudios que han demostrado su gran potencial frente a enfermedades vasculares, intestinales, el cáncer y otras dolencias neurodegenerativas. Al igual que el resto de las frutas contiene fibra y muchas vitaminas, destacando por encima del resto la vitamina C.

Frutas de invierno granada
Any Lane vía Pexels
  • Aguacate

El aguacate muy versátil y posee cualidades muy beneficiosas tanto para niños como para adultos. Es cierto que es más calórica que otras frutas (138 kcal por 100 g) y que tiene muchas grasas, pero se trata de grasas monoinsaturadas, que son cardiosaludables. Además, su alto contenido en vitamina E lo convierte en un potente antioxidante que ayuda a combatir el envejecimiento y en un gran aliado para la piel y el cabello.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Clara?