irás como un reloj

La forma más fácil de evitar el estreñimiento en solo 2 minutos

¿Tienes problemas de regularidad? Si quieres que tu cuerpo funcione como un reloj, pon en práctica este consejo que funciona de verdad.

Forma fácil de aliviar el estreñimiento
Ikonos
esther g valero
Esther G. Valero

Periodista especializada en temas de lifestyle, belleza y fitness.

Actualizado a

Cualquier cambio de hábitos en tu rutina diaria puede hacer que se vaya al traste tu regularidad intestinal. Te vas de viaje, te saltas la dieta, bebes menos agua que de costumbre, vives una situación de estrés en el trabajo o en casa, no te da tiempo a caminar ni a practicar ejercicio… ¡Y el estreñimiento se instala en tu vida sin avisar!

Casi todas lo hemos padecido en alguna ocasión. Por eso sabemos lo incómodo que puede llegar a ser. Te hinchas como un globo, tienes molestias abdominales, acumulas muchos gases y cada vez te resulta más difícil evacuar. ¿Quieres saber cómo prevenirlo? Hay una técnica muy sencilla para conseguirlo y no te llevará más de unos minutos al día. Es tan fácil como tomar un kiwi por las mañanas. ¡Así de simple!

Kiwi estreñimiento
Melnychuk Nataliya vía Unsplash

Cómo evitar el estreñimiento

Aficiónate a tomar un kiwi en el desayuno, especialmente los de Zespri SunGold. Están deliciosos, aportan más de 20 vitaminas y minerales imprescindibles para cuidar la salud. Además, están repletos de fibra soluble, que facilita las digestiones y ayuda a combatir el estreñimiento. Por todo esto, se convirtieron en el “Mejor Alimento Sano” de nuestros Premios CLARA de Alimentación y Hogar 2020.

Kiwis Zespri SunGold
Zespri

¿Cómo mejorar la digestión y evitar el estreñimiento?

El estreñimiento impacta en tu calidad de vida mucho más de lo que parece a simple vista. No ir al baño con la regularidad deseada o tener problemas para evacuar afecta a tu vida diaria y puede desembocar en otros problemas intestinales. Por ello hay que hacer todo lo posible para mantenerlo alejado de nuestro día a día.

No te olvides de incluir el kiwi en tu dieta. Pero también hay otras pautas que pueden ayudarte a mantener este desagradable problema a raya:

  • Seguir una dieta equilibrada y rica en fibra. La dieta Mediterránea es una gran aliada para el buen funcionamiento de nuestros intestinos. Una alimentación rica en frutas y verduras nos proporciona más fibra y nos ayuda a funcionar de una forma más regular.

Un consejo: procura comerte la fruta entera y sin pelar. En la cáscara es donde más fibra se acumula.

  • Beber suficiente agua. Si no te hidratas bien, es posible que tus heces se endurezcan y evacuar puede convertirse en un verdadero suplicio. Asegúrate de que bebes al menos dos litros y medio de agua al día (la recomendación estándar). Los refrescos, el té y el café no cuentan. ¡Tiene que ser agua! Hay muchos trucos para beber más agua casi sin darte cuenta. ¡Ponlos en práctica!
  • Adelantar la hora de la cena. ¿Cuántas veces te han recomendado que cenes varias horas antes de irte a dormir? Tiene su lógica, ya que haber hecho la digestión te permitirá conciliar mejor el sueño. Pero hay más… Un estudio llevado a cabo por el Institute for Biological Studies in California demostró que los grupos de individuos que consumían alimentos antes de que se marchara la luz solar metabolizaban mejor los alimentos.
  • Recurrir a aliados naturales. Existen numerosos remedios caseros para el estreñimiento que pueden resultarte de gran utilidad para combatir el estreñimiento. Infusiones, caldos, smoothies depurativos… Probar no te costará
  • Practicar ejercicio. Deja de ponerte excusas para moverte más. Debes No hace falta que te machaques en el gimnasio ni te apuntes a una maratón. Con salir a caminar durante media hora todos los días (o tres días a la semana) es suficiente. El sedentarismo es tu mayor enemigo contra la retención de líquidos, de heces y de kilos.
  • No aguatar las ganas de ir al baño. Ve al baño siempre que sea necesario. No te aguantes las ganas. Esto podría empeorar la situación. ¿Por qué? Las heces permanecen más tiempo en el intestino, donde se produce la absorción de agua y, por esta razón, estas se resecan y resultan mucho más difíciles de expulsar.
  • Ir al baño siempre a la misma hora. Da igual que no tengas ganas. Coge la rutina de ir al baño todos los días a la misma hora. Quizá los primeros días no consigas nada, pero poco a poco tu cuerpo se irá adaptando a esta rutina y te resultará mucho más sencillo. Ten paciencia. El cambio no suele producirse de la noche a la mañana, pero el cuerpo termina adquiriendo el hábito.
  • Poner en práctica el truco del taburete. Subir las piernas en una banqueta o un taburete te hará más fácil ir al baño. Resulta mucho más sencillo evacuar en cuclillas, pero el diseño del WC no nos lo permite. Poniendo un banquito en el baño para apoyar los pies, te permitirá colocar las rodillas por encima de las caderas. Esta postura facilita la evacuación y, de paso, te evita problemas de espalda.
  • No abusar de laxantes. Los laxantes pueden ayudarte a salir del bache en un momento puntual y de demasiado “atasco”, pero es mejor no tomarlos con demasiada frecuencia. Está demostrado que el cuerpo se acostumbra a ellos, haciendo que los intestinos se relajen y se “vuelvan vagos”.
  • Tener cuidado con ciertos medicamentos. Hay ciertos tratamientos que producen estreñimiento. Si tienes que tomar cualquier medicación con esta contraindicación, prepárate y tómate en serio todas estas recomendaciones. Más vale prevenir…

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Clara?