Alimentación

Traspasa fronteras

Banana milk, la leche de plátano coreana que lo está petando 🍌

Si no te gusta la leche de soja, ni de almendras ni cualquier otra leche vegetal, apúntate a la banana milk, la leche de plátano que puedes hacer en casa.

Por Maria Guasch 20 de octubre de 2019, 10:00

banana milk leche de platano thehealthshackshoreham

¿Si te hablan de banana milk o leche de plátano te suena a chino? Pues más bien tendría que sonarte a coreano porque es de Corea de donde procede esta nueva tendencia alimentaria que ha traspasado fronteras y tiene todos los puntos para convertirse en la nueva moda de Instagram (¿desbancará al zumo de apio, la supuesta bebida milagrosa?).

¿Y por qué? Pues porque añade un plus de sabor a la leche tradicional, es una alternativa a las leches vegetales y la puedes hacer tú misma tanto con leche de vaca como con otros ingredientes que no sean de origen animal si quieres que sea una receta vegana.

Una bebida con mucha historia detrás

Todo empezó en la década de los setenta, cuando el gobierno coreano decidió promover el consumo de leche para mejorar la salud de la población. Pero la leche de vaca no era algo que formara parte de la cultura coreana y la mayoría de la gente pasaba por que la encontraban sosa y nada apetecible. Sin embargo, todo cambió cuando en 1974 una empresa coreana, Binggrae, decidió añadir un poco de plátano a la leche para que resultara más sabrosa.

La elección del plátano no había sido al azar. Al tratarse de una fruta exótica, poco accesible y cara para la población coreana, todo el mundo quería probarla. Un gancho que, junto con la ocurrencia de embotellarla en unos envases cónicos inspirados en los jarrones coreanos tradicionales –y que permetían ver su color (más atractivo y llamativo visualmente que la leche a secas)–, hizo que tuviera un éxito arrollador y con el tiempo haya alcanzado casi la categoría de objeto de culto.

La iniciativa tuvo tanto éxito que no solo se popularizó en Corea sino que, poco a poco, se fue extiendo a los países cercanos (China, Taiwan, Hong Kong, Tailandia, Malasia o Camboya) y otros más lejanos como Nueva Zelanda, Canadá o Estados Unidos, donde tiene una legión de seguidores. Se añadieron otros sabores: fresa y melón. Y se convirtió en todo un icono que se utiliza para decorar desde carcasas de móvil hasta divertidos bolsos (ambos los puedes encontrar en Amazon), y un icono que los fans del manga han corrido a adoptar.

¿Y dónde se puede encontrar?

Pues la verdad es que, por el momento, no se comercializa en España y tampoco la envían. Pero tenemos una buena noticia. La puedes hacer tú misma y así, de rebote, controlas lo que pones y evitas un procesado más (aparte de contribuir a no usar tantos envases de plástico desechables, enemigos declarados del medio ambiente).

Cómo hacer leche de plátano

Para elaborar tu propia banana milk, tienes dos opciones, una con leche de vaca (la tradicional), y una 100% vegetal (la vegana) por si eres intolerante a la lactosa o no quieres consumir leche ni ningún producto de origen animal.

Receta tradicional de banana milk

  • Necesitas: medio plátano por cada 100 ml de leche (desnatada si quieres adelgazar), y para endulzar un poco más una pizca de canela ya que el plátano ya es dulce de por sí, y de este modo evitas añadir azúcar, uno de los responsables de que la comida enganche.
  • Cómo se hace. Colocas la leche y el plátano troceado en la batidora o la licuadora. Lo bates bien hasta que quede bien mezclado y con una consistencia líquida. Y si quieres, le añades canela al gusto. Pero no es para nada imprescindible.
banana milk leche de platano 2

Receta vegana de banana milk

  • Necesitas: dos plátanos por cada litro de agua, un poco de esencia de vainilla (no azúcar avainillado), si quieres, tres o cuatro dátiles (en Estados Unidos hay una banana milk vegana muy popular que lleva pipas de girasol en lugar de dátiles), y un poco de hielo si te apetece que quede como un batido fresquito.
  • Cómo se hace. Mételo todo en la batidora o el robot de cocina, y bátelo bien hasta que quede líquido y bien mezclado. Si quieres que te resulte más fácil, puedes trocear antes el plátano e hidratar los dátiles en agua durante un rato y cortarlos pequeñitos antes de añadirlos al resto de ingredientes.

Foto de portada: The Health Shack Shoreham

Relacionados

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Clara?