saca todo el provecho

20 alimentos sorprendentes que no sabías que se podían congelar

Alargar la vida útil de tu despensa está en tus manos. Es una cuestión de organización y de saber qué alimentos puedes guardar en tu congelador para consumirlos cuando sea necesario.

Actualizado a

Escrito por:

Esther G. Valero

Actualizado a

alimentos congelar arandanos
Dana Devolk via Unsplash

¿Estás cansada de desperdiciar comida e ingredientes frescos que terminan poniéndose malos y acaban en el cubo de la basura? ¡Empieza a organizarte! Hay un montón de sobras, ingredientes ricos y otros componentes de la comida que pueden aguantar bastante tiempo en el congelador en perfectas condiciones. Vas a alucinar con la cantidad de cosas de tu despensa que puedes meter en el congelador para alargar su vida útil. Te contamos cómo hacerlo y cuánto tiempo puedes mantener sus propiedades intactas. Organizar tu congelador puede sacarte de más de un apuro los días en los que no tienes nada en la nevera.

Descubre todo lo que el frío puede hacer por tu alimentación. ¡Ahorrarás mucho tiempo y dinero!

Detalles importantes: asegúrate de quitar el aire a cada bolsita que guardes en el congelador y de poner el nombre de su contenido y la fecha de envasado. Puede parecer muy obvio, pero a veces se nos olvida y luego resulta imposible averiguar qué contiene cada paquete y cuánto tiempo lleva almacenado. Si el alimento en cuestión pasa más tiempo de lo recomendado dentro del congelador, corres el riesgo de que pierda su sabor y sus propiedades nutricionales.

  1. Brócoli. (Tiempo de conservación en el congelador: 6 a 8 meses). Como muchas otras verduras, no aguanta fresco más de una semana, así que puedes optar por congelarlo. Límpialo bien, escúrrelo y sepáralo en ramilletes antes de introducirlos en una bolsa hermética.
  2. Aguacate. (Tiempo de conservación en el congelador: 4 a 6 meses). Si quieres alargar su vida útil, quítale la cáscara y el hueso, mezcla los trozos de aguacate con un poco de zumo de limón y mételos en un envase o bolsa eliminando el aire. También puedes congelarlo batido o machacado.
  3. Claras de huevo. (Tiempo de conservación en el congelador: 1 año). Muchas veces cocinas con yemas de huevo y terminas tirando las claras. Si no quieres desperdiciarlas, mételas en un recipiente y ¡al congelador! Las podrás utilizar más adelante para preparar, por ejemplo, algún postre delicioso.
  4. Harina. (Tiempo de conservación en el congelador: 1 año). Seguro que no te lo habías planteado, pero puedes meter la harina en una bolsa sin aire y guardarla en el congelador para alargar su vida útil. Es un recurso útil para harinas integrales o especiales que no usas regularmente.
  5. Hierbas frescas. (Tiempo de conservación en el congelador: 6 a 9 meses). Para que aguanten más tiempo, lávalas, sécalas bien, elimina los tallos que no vayas a utilizar y guárdalas en pequeños paquetitos de papel de aluminio. Cuando lo vayas a utilizar, sácalo y córtalo antes de descongelar. Otra opción interesante es congelarlas en aceite de oliva. Después podrás echarlas directamente a tus guisos.
  6. Jalapeños. (Tiempo de conservación en el congelador: 9 meses). Congelar cualquier pimiento picante no solo alargará su vida útil, sino que te brinda la oportunidad de utilizarlos de forma diferente. Al endurecerse, puedes cortarlos en tiras sin mancharte y sin preocuparte por las semillas. Eso sí, comenzarán a perder algo de sabor cuanto más tiempo estén congelados.
  7. Apio. (Tiempo de conservación en el congelador: 2 meses a 1 año). Si lo congelas entero te durará dos meses, pero si lo limpias, los cortas en tallos individuales, los introduces en una bolsa hermética y los metes en el congelador, aguantarán bastante más. Al descongelarlos no te servirán como crudités, pero sí valdrán para preparar purés o cualquier otro plato cocinado.
  8. Albóndigas. (Tiempo de conservación en el congelador: 3 a 4 meses). Puedes congelarlas crudas y cocinadas, pero también tienes la opción de pasarlas por la sartén y guardarlas sin salsa. De esta forma, cuando las saques simplemente tendrás que ponerlas junto a la salsa para que vayan cogiendo sabor al mismo tiempo que se descongelan.
  9. Ajo. (Tiempo de conservación en el congelador: 2 a 6 meses). Pélalos, límpialos, envuélvelos en papel de cocina para que absorban la humedad y mételos en una bolsita para congelador. Los puedes congelar enteros o picados. Esta segunda opción te permitirá añadirlo directamente a cualquier plato o guiso y te ayudará a ahorrar tiempo.
  10. Masa de pizza. (Tiempo de conservación en el congelador: 3 meses). ¿Cuántas veces te pones a elaborarla y te sale masa de más. ¡Casi siempre! Pues al congelador directamente. Eso sí, antes de meterla, rocía una bolsita o recipiente hermético con un poco de aceite de oliva y coloca la masa dentro. Se mantendrá en buen estado y podrás utilizarla en otra ocasión.
  11. Pan. (Tiempo de conservación en el congelador: 3 meses). No esperes a que el pan se ponga duro. Si preparas o compras pan de más, envuélvelo bien y mételo en el congelador. Un consejo: si lo vas a utilizar para tostadas, envásalo ya cortado en rebanadas para meterlas directamente en la tostadora cuando lo vayas a consumir. ¡Queda perfecto y no pierde propiedades!
  12. Sopas. (Tiempo de conservación en el congelador: 2 a 3 meses). Igual que congelas el caldo de pollo y el de verduras, puedes hacerlo con el resto de tus sopas. Nuestro consejo: guárdalas en tarros con raciones individuales. Siempre puedes descongelarlo si te da un ataque de hambre y no tienes nada en la nevera. ¡Sano y delicioso!
  13. Uvas. (Tiempo de conservación en el congelador: 12 meses). ¿Sorprendida? Ya no llevas la cuenta de la cantidad de veces que se te ha olvidado que estaban en tu frutero y se han quedado como una pasa. Si no vas a comerlas, mételas en el congelador. Límpialas, sécalas y colócalas sobre una bandeja bien extendidas para que no se monten entre ellas. Una vez que se congelen, pásalas a una bolsa cerrada para que ocupen menos espacio. Puedes hacer lo mismo con frutos rojos, tipo grosellas o arándanos.
  14. Arroz. (Tiempo de conservación en el congelador: 2 meses). El arroz blanco, la paella y el arroz al horno puedes congelarlo sin problemas. Envuélvelo en papel film y luego usa una bolsa de congelación o un recipiente. No lo intentes con arroces melosos o con caldo. Congelan mal y pueden resultar incomibles cuando los descongeles. Lo que sí puedes hacer es colarlo y aprovechar el caldo.
  15. Mantequilla. (Tiempo de conservación en el congelador: 9 meses si lleva sal y 5 si no la lleva). Si alguna vez tienes mantequilla extra y no vas a utilizarla, ponla en el congelador antes de su fecha de caducidad y alargarás su vida útil. Puede que pierda un poco de sabor, pero lo normal es que se conserve bien.
  16. Levadura. (Tiempo de conservación en el congelador: 1 año o 2). Oficialmente, la levadura sin abrir permanece intacta en el congelador durante este tiempo. Una vez abierta solo aguantará 6 meses. No es necesario que la descongeles o la dejes a temperatura ambiente antes de utilizarla. La puedes usar directamente.
  17. Hummus. (Tiempo de conservación en el congelador: 6 a 8 meses). Tanto el comprado como el casero pueden permanecer en el congelador manteniendo su sabor y sus propiedades. Si lo has preparado tú, échale un chorrito de aceite antes de taparlo herméticamente para que no se seque cuando llegue el momento de descongelarlo.
  18. Gazpacho. (Tiempo de conservación en el congelador: 1 a 2 meses). No deja de ser una sopa fría, así que al igual que el resto de las sopas, puedes congelarlo sin problema. Es posible que al descongelarlo se separen parte de sus componentes, pero tiene fácil solución. Vuelve a batirlo para conseguir la consistencia deseada… ¡y listo!
  19. Setas y champiñones. (Tiempo de conservación en el congelador: ). Todos los productos que encuentras en la sección de congelados tú también meterlos en el congelador. ¡Y las setas y los champiñones no son una excepción! Un truco: para que no pierdan su sabor, cocínalos al vapor durante cinco minutos tras el proceso de descongelación.
  20. Jengibre. (Tiempo de conservación en el congelador: 3 meses). Esta raíz puede congelarse e ir utilizándose poco a poco. Para aprovecharla bien, no metas la pieza entera en el congelador. Córtala en varios trozos, mételos en bolsitas herméticas y ve sacándolas poco a poco. Si la congelas entera, luego te resultará muy complicado partirla y tendrás que utilizar la raíz entera.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Clara?