flexibles y brillantes

Método curly: los pasos que hay que seguir para que tus rizos sean como habías soñado

Las melenas rizadas no son todas iguales y cada una requiere de una rutina de cuidados propia, te damos una idea general de los pasos a seguir si quieres aplicar el método de moda.

pasos método curly
Omid Armin/Unsplash
sonia murillo autora web clara
Sonia Murillo

Periodista especializada en moda y belleza.

Raquel Saiz
Raquel Saiz

Peluquera experta en recogidos, coloración y cuidado del cabello.

Actualizado a

El método curlypretende realzar la belleza de los rizos con productos y cuidados adecuados según las características de este tipo de cabello. No existe un protocolo homogéneo para todo el mundo, sino que se basa en la personalización, en el estudio individual. Cada rizo es diferente, como lo es cada cabello, y antes de decidir la manera de cuidarlo, se debe realizar un diagnóstico.

El grosor, si es graso o seco y la elasticidad son aspectos a tener en cuenta. También debemos conocer la porosidad. Hay melenas más o menos porosas, es decir, con mayor capacidad de absorber o menos agua. Eso hará que pierda más o menos fácilmente la hidratación natural o que los activos que apliquemos penetren mejor o peor.

Cuando el pelo es poroso se moja y se seca más fácilmente, es menos sedoso porque las cutículas tienden a abrirse. Pierde antes la hidratación, pero la recupera con productos que absorbe rápidamente. Si se moja con dificultad y tarda en secarse significa que es poco poroso, las escamas están más cerradas y la fibra no pierde su protección natural. Eso supone que los productos que apliquemos costará más que penetren.

Paso a paso para aplicar el método curly

  • Champú. En cuanto a los tipos de productos idóneos, tendríamos que evitar aquellos que incluyen en su formulación ingredientes deshidratantes como son las siliconas, los parabenos, el alcohol y los sulfatos. Sin embargo, esto es bastante genérico, ya que dentro de estas familias existen subgrupos que sí pueden resultar apropiados. En cualquier caso, de vez en cuando, necesitaremos aplicar un champú con sulfatos para limpiar bien los restos de los productos de styling y la grasilla natural que desprende el cuero cabelludo. Y una o dos veces a la semana una mascarilla muy hidratante.
  • Aclarado exhaustivo. Si en cualquier caso es importante aclarar bien todos los productos que nos apliquemos en la ducha, con un pelo rizado más todavía. Es uno de los errores más comunes que cometemos al aplicar el método y basta con pasar un par de minutos más debajo de la ducha.
  • Secar con la toalla. Otro aspecto a tener en cuenta es el modo en que tratamos nuestro cabello. No solo debemos utilizar productos que lo respeten, nuestros hábitos también deben hacerlo. Al salir de la ducha elige un turbante de microfibra para que absorba el agua, mejor que una toalla. Evitaremos frotarlo para no encresparlo.
  • Acondicionador sin aclarado. Con bastante humedad aplicaremos la crema, el acondicionador sin aclarado, el sérum o el producto de fijación que escojamos. Por tanto, en el caso de que estos productos contengan unos aceites muy densos, le pueden aportar demasiado peso y dejar un aspecto demasiado oleoso. En estos casos es mejor escoger formulaciones más ligeras. Lo mismo sucede con el grosor, que determina la resistencia de nuestro pelo, si debemos utilizar productos más pesados o menos. Cuanto más fino sea el cabello, más ligeras deben ser las fórmulas.
  • Peinar y secar. También debemos fijarnos en los peines mejor de púas y con materiales naturales o que eviten la electricidad estática. Siempre nos peinaremos con el pelo mojado, nunca en seco. Lo secaremos con difusor y evitaremos dejarlo secar al aire.
  • La funda de la almohada. A la hora de dormir, si queremos mantener perfectos nuestros rizos, duerme sobre una almohada de seda o bien cubre la melena con un turbante o pañuelo de este mismo material. La seda evita las fricciones y no absorbe el agua del pelo, por eso el cabello permanece intacto y no es necesario lavarlo al día siguiente para recuperar su esponjosidad.

Si sigues estos cuidados en poco tiempo empezarás a notar los resultados, en unas tres semanas tus rizos comenzarán a verse mucho mejor.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Clara?