Distintas versiones

Face framing: la nueva técnica de coloración del cabello que ilumina el rostro

Aunque el face framing tiene una versión noventera muy marcada y llamativa ahora se renueva en forma de mechas suaves y muy favorecedoras con las que parecerá que vienes de pasar una semana en el Caribe.

Actualizado a

Escrito por:

Sonia Murillo

Actualizado a

face framing

Face framing o cómo enmarcar el rostro por mechones de pelo más claritos puede hacer que parezca que te has pasado una semana en el Caribe. Sí, amigas, esta técnica de coloración que triunfó entre las más atrevidas durante los 90 ha vuelto en una versión renovada mucho más sofisticada y favorecedora. Y aunque la original parece que se está abriendo un hueco, esta nueva forma de mechas es la que cada vez tiene más tirón a pie de calle. Te contamos todo lo que hay que saber sobre el face framing y cómo puedes conseguirlo.

Face Framing, las mechas rubias que enmarcan tu rostro

Llevamos años hablando de las balayage y las babylights, de cómo consiguen dar movimiento y volumen al cabello, de cómo rejuvenecen e iluminan la mirada, y nos estábamos dejando una parte súper importante en el tintero: los mechones más cercanos al rostro. Estos son los que de verdad importan cuando hablamos de vernos más guapas sin realizar grandes cambios ni comprometernos a visitar a nuestro peluquero cada pocas semanas.

Para eso ha nacido, o más bien renacido, el face framing. Sí, porque resulta que esto ya estaba inventado aunque no tenía demasiado que ver con la versión actual. Face framing era el nombre que recibían esas dos mechas gruesas de colores totalmente contrarios al del resto de la melena que se ponían en la parte frontal y que creaban un enorme contraste. Triunfaron en los 90 de la mano de las Spice Girls y demás estrellas pop de la época pero de favorecedoras no tenían demasiado.

Ahora llamamos así a unas mechas mucho más finas y discretas que, aunque también se hacen en la parte frontal, se esparcen por el resto de la melena, sobre todo de medios a puntas, para crear un look más sofisticado capaz de iluminar el rostro como lo no hace ni el mejor highlighter. Y es que, aunque se puede llevar solo, el face framing se lleva de maravilla con otras mechas como las balayage y las babylights. De hecho, lo ideal es llevar una combinación de ambas técnicas para conseguir un efecto sun kissed en la melena y que parezca que acabamos de volver de unas largas vacaciones en la playa.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Clara?