el flequillo perfecto

Cómo cortar el flequillo en casa ¡sin morir en el intento! (y sin liarla)

Todas lo hemos intentado alguna vez, sin mucho éxito. Pero ahora SÍ vamos a aprender a cortarnos el flequillo . ¿Te atreves?

Actualizado a

Escrito por:

Sonia Murillo

Actualizado a

como cortar el flequillo

como cortar el flequillo

¿Quién no se ha cortado el flequillo en el baño de su casa con las tijeras de coser? Todas (o casi todas) hemos sentido ese arrebato en algún momento de nuestras vidas, generalmente cercano a la adolescencia, pero no todas hemos salido de ese trance con la misma suerte. Alguna se lo dejó demasiado largo y pudo ir a la peluquería a que solucionaran el desaguisado, pero otras se pasaron con el estilo Amélie y tuvieron que llevar una cinta bien pegadita a la frente durante muchos meses.

Sea como fuere, esa experiencia nos enseñó una valiosa lección: en cuestiones capilares, es mejor no dejarse llevar por impulsos e investigar un poquito si no nos apetece ponernos en manos de un profesional o solo queremos experimentar. Por eso, y porque parece que tenemos el espíritu adolescente a flor de piel, hemos querido elaborar una guía para cortarse el flequillo en casa y que quede bien. Atenta.

Cómo cortarse el flequillo una misma

  1. Selecciona la parte de pelo que quieras convertir en flequillo. Hay que separarlo en forma de triángulo, así que sitúa el vértice superior en el centro de la cabeza, más o menos cerca de la raíz, dependiendo de lo denso que lo quieras, y separa el pelo de los lados con un peine, como si fueran los laterales del triángulo, tomando la medida del final de las cejas como referencia. Recoge el resto de cabello.
  2. Moja y peina. Ahora moja bien el flequillo con un spray de agua y peina con un peine de púas finas.
  3. El giro. Sujeta todo el pelo que quieras convertir en flequillo, recto y hacia abajo entre tus dedos índice y corazón. Gíralos en horizontal de forma que ahora tus dedos apunten en la dirección contraria. Para sujetarlo mejor, si quieres puedes colocar una pinza de alimentos (de esas rectas) por debajo del giro o, si te apañas bien, cambiar la sujeción a los dedos de la otra mano para que no te quedes con la muñeca retorcida.
  4. Coge las tijeras. Hazte con las tijeras que mejor corten de toda la casa (lo ideal es que sean de peluquería, que ya las venden en muchas grandes superficies). Corta justo por debajo de los dedos.
  5. Repite (si hace falta). La primera vez que cortes, hazlo bastante por debajo de la altura de flequillo que quieras realmente. Siempre es mejor ir repitiendo el corte mientras vas cogiendo algo de práctica que dejarlo demasiado corto a la primera. Incluso cuando ya tengas el largo definitivo, déjalo unos milímetros más largo porque una vez seco, el pelo encoge.
  6. Iguala. Este tipo de corte esta ideado para que queden un poco más largos los mechones laterales que los del centro. Si se te ha escapado algún pelito, vuelve a peinar el flequillo y da los retoques que sean necesarios, pero ¡no te pases! Recuerda que es mejor dejarlo un par de días y volver a corregir lo necesario que pasarse de la raya ahora y que ya no tenga solución.

Esta forma de cortar el flequillo que te acabamos de explicar sirve para hacer un flequillo recto por el centro y más largo por los laterales, que se integre a la perfección con la melena. Si quieres un flequillo abierto, también puedes recurrir a este otro método que te explica nuestra blogger Patry Jordán en el vídeo.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Clara?