¡a tonificar!

Yoga para adelgazar: 6 posturas muy efectivas

A pesar de ser una disciplina relajada, puedes quemar un montón de calorías practicándola. Existen infinidad de variantes, nosotras te descubrimos el método Bowspring, uno de los mejores para perder peso. ¡Descubre cómo conseguirlo!

Actualizado a

Escrito por:

Esther G. Valero

Actualizado a

yoga para adelgazar postura

Aunque te cueste creerlo, el yoga es un aliado perfecto para perder peso. Esta disciplina tranquila, destinada a conectar cuerpo y mente y a mejorar tu estado general, también puede ayudarte a mantener tu peso ideal y tonificar tus músculos. 

“El yoga es perfecto para adelgazar, cuidarse y liderar pensamientos. Es un ejercicio aeróbico que, practicado de forma habitual, permite mantener a raya los kilos de más. Además, reduce los niveles de estrés, lo que facilita las digestiones y evita comer grandes cantidades de alimentos sin hambre, solo por ansiedad”, apunta Rocío Megía, instructora de yoga.

Existen un montón de modalidades y todas ellas pueden resultar útiles a la hora de alcanzar el peso ideal. El método Bowspring es una buena alternativa, ya que es una de las modalidades que más desgaste calórico proporciona y más moldea el cuerpo. “Se trabaja todo el cuerpo a la vez de una manera muy intensa y se consigue una aceleración metabólica considerable y una buena quema de calorías”, explica la coach.

Qué es el yoga Bowspring

Este sistema, creado por John Friend y Desi Springer en 2013, combina posturas y meditación basándose en importantes estudios de física y biomecánica (estudio del movimiento).

A diferencia de otros estilos de yoga más tradicionales, que alargan la columna haciéndola más recta, el Bowspring se practica haciendo curvas y ondas. Esta disciplina promueve el movimiento constante y mantiene la curvatura natural de la espalda (en forma de “S”). Los ejercicios dan la oportunidad de tonificar uniformemente los músculos en todos los lados del cuerpo, lo que crea una simetría hermosa entre sus proporciones redondeadas.

Estamos ante una disciplina apta para todos los niveles. Según Rocío Megía, “no es una práctica que exija demasiado esfuerzo ni demasiada flexibilidad. No es necesario tener flexible el cuerpo, sino la mente, que debe estar abierta al cambio. En cada ejercicio se consigue la máxima vitalidad invirtiendo el mínimo esfuerzo”.

Para adelgazar con el yoga hay que practicarlo dos o tres veces a la semana

El yoga puede ayudarte en tu objetivo de recuperar tu peso ideal. Eso sí, como ocurre con todo, debes ser constante. Rocío recomienda practicar esta modalidad dos o tres veces por semana para activar el metabolismo y generar un buen hábito. ¿Los resultados? “Se consigue un cuerpo más esbelto, joven y tonificado; la cintura se estrecha, el glúteo se fortalece y la mente está en paz”.

2 / 6
Ejercicio 1

Ejercicio 1

Sentada en la posición de loto, llena la caja torácica en todas las direcciones como si fuese un globo. Arquéate sobre el costado derecho abriendo el izquierdo y lleva la mano derecha por fuera de la rodilla izquierda. Empuja la mano hacia la rodilla y la rodilla hacia la mano. Mantén el codo derecho microflexionado para que la articulación esté abierta y abre hombros, escápulas y clavículas hacia los lados. Lleva la mano izquierda al lado de la cabeza y permite que la oreja derecha caiga como agua en dirección al hombro derecho. Mantén la garganta y el abdomen abiertos y largos. Cambia de lado.

  • (3 respiraciones en cada lado)

1 / 6

Ejercicio 2

Ejercicio 2

De pie, mantén los pies al ancho de las caderas y lleva el peso a dedos y almohadillas. Llena la región de las costillas y mantén largo el abdomen y el cuello. Flexiona las rodillas y lleva las caderas por detrás de la caja torácica. Eleva la planta del pie derecho y llévalo hacia atrás en una zancada tribal. Apoya el antebrazo izquierdo encima del muslo izquierdo y lleva la mano derecha a un lado de la cabeza. Con la inspiración arquéate hacia el costado izquierdo y con la exhalación lleva las caderas más atrás, siéntate ancho, profundo y bajo. Mantén un pulso y quizás desde la base de tus costillas puedas girar y llevar la mirada hacia el cielo. Cambia de pierna. 

  • (3 respiraciones en cada lado)

2 / 6

Ejercicio 3

Ejercicio 3

De pie, llena la caja torácica y observa que el peso de tus pies está en dedos y almohadillas. Flexiona las rodillas para que la articulación esté abierta y pueda haber movimiento. Da un salto ancho y flexionando aún más tus rodillas lleva las manos hacia delante para tocar el suelo. Mantén los fémures altos empujando hacia atrás y hacia arriba y los codos micro flexionados. Cierra las piernas al ancho de tus caderas y lleva la pierna derecha hacia delante tocando primero con dedos y almohadillas no con los talones, en dirección a la mano derecha. Mantén la pierna izquierda atrás y flexionada, comienza a pulsar desde esta posición. Con la inspiración empuja la cabeza y las costillas hacia delante, con la exhalación lleva la pelvis bien hacia atrás y hacia arriba. Cambia de pierna, lleva ahora la pierna derecha hacia atrás y la izquierda hacia delante.

  • (3 respiraciones con cada pierna)

3 / 6

Ejercicio 4

Ejercicio 4

Tumbada sobre el costado derecho. Lleva las caderas por detrás de tu caja torácica para que el abdomen esté largo y con tono. Haz un ángulo de 90 grados en ambas piernas. Separa la pierna izquierda y lleva la mano izquierda por fuera de la rodilla. Mantén un empuje de la mano hacia la rodilla y de la rodilla hacia la mano mientras sigues llevando las caderas hacia atrás. Cambia de lado.

  • (3 respiraciones en cada lado)

4 / 6

·Ejercicio 5

Ejercicio 5

Tumbada sobre el costado derecho, lleva la planta del pie izquierdo al cuádriceps contrario y empuja el pie hacía la pierna y la pierna hacia el pie. Mantén las caderas por detrás de las costillas y abre la garganta. Cambia de costado.

  • (3 respiraciones en cada lado)

5 / 6

Ejercicio 6

Ejercicio 6

Tumbada sobre el costado derecho, lleva la planta del pie izquierdo al cuádriceps contrario y empuja el pie hacía la pierna y la pierna hacia el pie. Mantén las caderas por detrás de las costillas y abre la garganta. Cambia de costado.

  • (3 respiraciones en cada lado)

6 / 6

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Clara?