Cuerpo

¡Toma nota!

Cómo evitar la retención de líquidos

Te contamos dónde reside el problema y cómo puedes acabar con la retención de líquidos en tiempo récord. ¿Empezamos?

Por Redacción Clara | 17 de mayo de 2019, 14:15

Si tienes algún kilo de más y no puedes eliminarlo con ninguna dieta, es posible que ese exceso de peso no se deba a la grasa, sino a una retención de líquidos, un problema muy común, sobre  todo entre las mujeres. En este artículo te explicamos qué es, te contamos cómo detectarla y, sobre todo, cómo combatirla. ¿Preparada para acabar con la retención de líquidos de una vez por todas? 

retención de líquidos

¿Sabías que en torno al 60% de nuestro peso está compuesto de agua? El agua, que se encuentra dentro y fuera de las células del cuerpo, forma parte de nuestra sangre y ayuda a transportar importantes nutrientes que alimentan a nuestras glándulas, huesos y músculos. Pero es que, además, facilita la eliminación de toxinas. ¿Dónde reside entonces el problema? ¿Por qué retenemos líquidos?

¿Qué es la retención de líquidos?

En condiciones normales, nuestro organismo tiene un mecanismo de regulación de los fluidos. Por eso, si bebemos mucha agua u otro líquido, no aumentamos de peso, ya que los riñones eliminan el exceso en forma de orina. Pero, en ocasiones, este equilibrio se ve alterado. Te contamos cuáles son las causas más comunes... y sus soluciones.

La mala circulación

Se traduce en piernas hinchadas y con sensación de pesadez.

  • ¿Por qué empeora en verano? El calor dilata los capilares, ralentizando aún más la circulación.
  • Cuidado con el sol. Usa siempre fotoprotección y cubre las piernas.
  • Automasajes. Con un gel de áloe vera, guardado previamente en la nevera, masajea lentamente tus piernas desde el pie hacia el muslo con movimientos circulares y ascendentes durante 5 minutos.
  • Acaba con agua fría. Dúchate con agua templada (nunca muy caliente) y finaliza con chorros de agua muy fría sobre las piernas, empezando por los tobillos y subiendo hacia los muslos.
  • Ejercicios en la cama. Al levantarte o antes de dormir aprovecha que estás estirada en la cama para realizar ejercicios levantando las piernas como si hicieras bici en el aire o rotando los tobillos, por ejemplo.
  • Aprovecha el mar. Andar con las piernas metidas en el agua es ideal. Si, además, vas parando y ejercitando las piernas, poniéndote de puntillas o apoyándote en los talones, ayudarás a mejorar tu circulación.

retención de líquidos

Calor y comidas saladas

En primavera y verano abusamos del picoteo salado y, además, sudamos más debido al calor. Todo ello provoca retención de líquidos. ¿Qué podemos hacer?

  • Más alimentos diuréticos. Si te reprimes con la sal a la hora de comer y llenas tus platos de alimentos ricos en potasio (apio, plátano, espárragos), tu cuerpo se verá obligado a “soltar” líquido.
  • Hidrátate. Cuanto más líquido tenga tu cuerpo, menos necesidad tendrá de retenerlo. Toma agua, bebidas isotónicas, granizados, zumos...

Demasiados azúcares

Cuando consumimos demasiados almidones y azúcares (harinas, cereales refinados, bollería industrial, etc.), el organismo termina convirtiéndolos en grasas y los almacena. En ese proceso, también se retienen líquidos.

  • Más integrales. Cuanto más entero o integral sea el alimento, menos posibilidades de que tu cuerpo lo almacene en forma de grasa y retengas líquidos.
  • Elige bien. Opta por alimentos con un índice glucémico bajo (cerezas, ciruelas, lentejas, arroz salvaje). Echa un vistazo a estos alimentos que tienen más azúcar de lo que crees.

Hábitos que la empeoran

El sedentarismo, permanecer muchas horas de pie, el estreñimiento o dormir mal también provocan retención, porque ralentizan la circulación y restan oxigenación al organismo.

  • ¡Muévete! Lo mejor es andar, sobre todo en caso de que haya varices. Si por trabajo te pasas mucho tiempo sentada, al menos levántate una vez cada hora y mueve de vez en cuando los dedos de los pies.
  • Tu postura al dormir. Las personas que duermen ocho horas de noche y hacen siesta (20 min) se levantan con menos síntomas. Pero ten en cuenta que dormir boca abajo dificulta la correcta circulación de los líquidos.
  • Relaja los pies. Si la retención se acumula en las extremidades, túmbate y eleva los pies al menos una hora por la tarde o antes de ir a dormir.
  • Visitas al baño. Intenta ir al lavabo con regularidad. La acumulación de sustancias de desecho en el intestino por el estreñimiento provoca gases, sensación de retención e hinchazón en la zona abdominal.

retención de líquidos

Cómo sé que tengo retención

  • Cansancio. Si por mucho que descanses te sientes fatigada, es posible que sea una señal de retención de líquidos.
  • Pesadez. Si al andar tienes sensación de pesadez en las piernas, puede deberse a una mala circulación de los líquidos sanguíneos en los vasos (capilares linfáticos y venas).
  • Calambres. En algunos casos son una advertencia de que se puede producir un edema (acumulación de líquidos).
  • Kilos de más. Si tu alimentación es equilibrada, pueden ser por exceso de líquidos. Además, la retención puede ocasionar celulitis.
  • Pérdida de forma. Si tus manos, tobillos, etc., pierden su forma natural a causa de la hinchazón, seguramente retienes líquidos.

Tratamientos en cabina

No te lo pierdas: también puedes combatir la retención de líquidos con varios tratamientos en cabina. ¡Te contamos cuáles son los mejores!

  • Endermologie. También conocida por las siglas LPG, promueve la eliminación de toxinas. Es un aparato que masajea intensamente la zona afectada por la retención mediante rodillos y succión de la piel (técnica con efecto vacío).
  • Drenaje linfático. Es una técnica manual que consiste en movimientos muy suaves, lentos y repetitivos para favorecer la circulación de la linfa. De esta forma, se favorece la eliminación de desechos y el exceso de líquidos estancados en el cuerpo.
  • Presoterapia. Es un método muy utilizado en fisioterapia y medicina estética. Se efectúa introduciendo las piernas en una especie de botas hinchables, a las que se insufla aire a presión correctamente dosificada. Dicha presión es la que favorece el drenaje de los fluidos. Al acabar la sesión, la sensación de ligereza en las piernas es inmediata.

Relacionados

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Clara?