Cuerpo

¡Cuidado!

Lo que NO deberías comer (ni hacer) después de practicar deporte

Cuidado con lo que haces y comes después de entrenar porque puedes estar cargándote TODO lo que has conseguido.

Por Sonia Murillo | Actualizado el 18 de marzo de 2019, 17:04

Ojo con lo que haces

Volver del gimnasio, o de correr por la calle, requiere de una rutina específica o más bien de una serie de cosas que es mejor evitar y algunos alimentos que no debemos tomar para no fastidiar todo lo que hemos conseguido. ¿Tú qué haces cuando llegas a casa empapada y cansadísima?

1 / 11

No te tires en el sofá

Sabemos que estás cansada de hacer deporte pero tampoco es plan de tirarte en el sofá a ver tu serie favorita tal cual llegas a casa. Hay varias cosas que debes hacer primero... 

2 / 11

No te saltes los estiramientos

Estirar es mucho más importante de lo que crees así que dedica unos minutos después del entrenamiento a hacer estiramientos. Puedes hacer unas posturas de yoga o recurrir a los estiramientos tradicionales. No te centres solo en las partes del cuerpo que has entrenado sino que debes estirar todos los grupos musculares. El momento en el que el cuerpo se enfría también es relevante y hay que dejar que vuelva al ritmo cardíaco normal de forma gradual.

3 / 11

Ojo con lo que comes

¿Salir de entrenar y meterse un atracón de comida ultraprocesada? No, gracias. Espera unos 30 o 40 minutos y toma algo de fruta o unos frutos secos, un yogur... si es que no tienes cerca la hora de la cena o la comida. Evita a toda costa los alimentos ultraprocesados.

4 / 11

Desayuno, comida o cena

Esto ya va a gustos pero si vas a practicar deporte a primera hora y eres de desayunar, opta por pan integral, yogur natural con avena, huevos o fruta pelada. Si vas antes de comer o de cenar, después deberías tomar una comida en la que estuvieran incluidas las proteínas y los hidratos (pollo, pescado azul, verduras y legumbres son buenas opciones). Y nada de bebidas isotónicas, que contienen mucho azúcar y son innecesarias cuando se practica deporte de forma moderada.

5 / 11

Quítate la ropa mojada

Dejarse puesta la ropa que has usado para hacer ejercicio y que está empapada de sudor no es la idea más inteligente del mundo. Puedes acabar, en el mejor de los casos, cogiendo un buen catarro y en el peor, unos hongos.

6 / 11

¡A la ducha!

En lugar de eso, lo mejor que puedes hacer por tu cuerpo es darte una buena ducha. Eso sí, espera a haber terminado de sudar antes porque sino, cuando salgas de la ducha seguirás sudando. Procura que el agua no esté excesivamente caliente y si tienes las piernas cargadas, ármate de valor y aplícales el chorro de agua fresca (o fría).

7 / 11

Ni se te ocurra fumar

Si todavía no has dejado de fumar, el momento de después de hacer ejercicio no es el mejor para encender un cigarrillo. En ese momento, tu corazón va a toda velocidad y si le metes nicotina, le harás trabajar más para llevar oxígeno a tus músculos con todo el peligro que eso supone.

8 / 11

Ni emborracharte

El alcohol es tóxico y hace que te deshidrates. En un momento en el que tu cuerpo ha perdido bastante líquido tras el ejercicio, no es una gran idea aumentar esa deshidratación. ¿Te has pasado y quieres decirle adiós a la resaca?

9 / 11

Bebe agua

Al contrario, lo que tienes que hacer es tomar agua o infusiones en cantidad para reponer los minerales y la hidratación que has perdido. Echa un vistazo a estos trucos que te ayudarán a beber más agua.

10 / 11

Descansa

Una vez que ya hayas estirado, te hayas duchado, comido algo y rehidratado, reserva un espacio para el descanso. Tampoco dejes de dormir las horas necesarias por las noches para que tu cuerpo repare el desgaste producido por el ejercicio, que es oxidativo. 

11 / 11

Te has pasado una hora en el gimnasio, haciendo abdominales en casa, has ido a clase de Zumba o te has ido a correr unos cuantos kilómetros y vuelves a casa agotada. ¿Qué haces? Algunas confesarán que se tiran en el sofá, otras que se van a hacer la compra y otras que se lanzan a atracar la nevera. Pues ninguna de esas cosas es adecuada, ya lo sentimos. Son las típicas cosas que no hay que hacer después de entrenar, pero hay más. ¡Mira!

Qué no hay que hacer ni comer después de comer

  • Estira. Es lo primero que deberías hacer cuando termines de hacer ejercicio. Hazte a la idea de que tu rutina de entrenamiento no habrá terminado hasta que hayas estirado bien. Te ahorrarás muchas lesiones y dolor muscular.
  • No te tires en el sofá. Hay que hacer unas cuantas cosas antes de que llegue el momento de relax absoluto.
  • Cámbiate. La ropa que usas para hacer deporte suele acabar mojada por culpa del sudor y dejártela puesta mientras haces otras cosas puede derivar en infecciones de la piel como los hongos o cuanto menos un resfriado. Lo mejor es darte una ducha y ponerte ropa limpia y seca.
  • Come, pero come bien. Nada de atracones de ultraprocesados porque te cargas todo lo que has conseguido. Espera unos 30 o 40 minutos y toma algo sano como una fruta (los plátanos son una de las mejores opciones), unos frutos secos o un yogur sin azucarar.
  • Bebe. Pero bebe agua o infusiones, nada de alcohol o te deshidratarás más.
  • Descansa. Las horas de descanso deberían ser sagradas. Mientras duermes, tu cuerpo regenera los tejidos que se han podido dañar durante el ejercicio, así que hay que descansar las horas adecuadas.

Relacionados

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Clara?