¡funciona!

¿Piernas cansadas? El truco definitivo para aliviarlas

Es posible que con la llegada del calor notes tus piernas más hinchadas y pesadas que de costumbre. Tenemos el truco infalible para que te olvides de una vez por todas del molesto efecto piernas cansadas.

Piernas cansadas
Ikonos
esther g valero
Esther G. Valero

Periodista especializada en temas de lifestyle y belleza.

Actualizado a

Nos encanta el calorcito. Con la llegada del buen tiempo salimos más a la calle, hacemos más planes, nos bañamos en la playa y en la piscina, nuestro guardarropa se llena de colorido, el buen humor se apodera de nosotras… Pero nuestras piernas suelen hincharse más que el resto del año y el efecto piernas cansadas nos trae de cabeza. ¡No todo podía ser bueno! No obstante, hay un truco infalible con el que podrás olvidarte de este malestar y disfrutar del verano como se merece. Sin inflamación, sin malestar, sin pesadez…

El truco infalible contra las piernas cansadas

Si sientes un hormigueo en las piernas o comienzas a notar que se te están cargando, toma cartas en el asunto cuanto antes. No lo dejes pasar. Reaccionar rápido te ayudará a reducir el malestar o a evitar que aparezca. Sara Pulido, esteticista del centro de belleza Ángela Navarro, nos ofrece un truco infalible para combatir las piernas cansadas. Es muy sencillo.

“Generalmente pasamos demasiado tiempo sentadas o de pie debido a nuestro trabajo y esto nos puede llevar a este incómodo problema. Sea cual sea tu situación, ponte una alarma cada hora o 45 minutos. En cuanto la escuches, levántate, camina a paso ligero durante un minuto y realiza 10 sentadillas. Si estás en la oficina y te da vergüenza ponerte a hacer sentadillas delante de tus compañeros, sustitúyelas por unos cuantos ejercicios de ‘punta-tacón’. Este sencillo gesto sirve para activar la circulación y para desentumecer las piernas. Además de notar una gran mejoría, fortalecerás las piernas y las tendrás más tonificadas. Todo son ventajas”, recomienda la experta.

Piernas cansadas
Ikonos

¿Cómo aliviar el dolor de las piernas cansadas?

Pero hay más. Sandra Pulido aconseja incorporar nuevos hábitos para mantener a raya las piernas cansadas. Se trata de pequeños cambios que podrás introducir fácilmente en tu día a día. ¡Ponlos en práctica y te sentirás mucho mejor!

  • Lleva tus cremas de protección solar en una neverita. ¿A que no se te había ocurrido? El frío es buenísimo porque provoca una retracción del capilar y activa la circulación. Ten siempre a mano una crema con efecto frío y aplícatela en las piernas por la mañana y por la noche desde el tobillo hasta la ingle (siempre en esa dirección). ¡Y mantén bien fresquitas tus cremas con protección solar para que hagan el mismo efecto!
  • ¡Piernas arriba! Colocar las piernas en alto durante 15 minutos por la mañana y por la noche también aliviará las piernas cansadas. Basta con elevar las rodillas unos 30 grados, sin bloquear la cadera y con las piernas relajadas. Este sencillo gesto favorece la circulación de retorno de la sangre de las extremidades inferiores a tu corazón y reduce la sobrecarga en las piernas. No es un tratamiento en sí para combatir las piernas cansadas, pero sí proporciona un alivio inmediato.
  • Haz ejercicios en el agua. Ya está aquí la temporada de playa y piscina. Además de refrescarte, aprovecha para activar tu circulación en el agua. Pasea por la orilla del mar, mueve los pies en punta y flex mientras estás sentada en el borde de la piscina, haz el muerto en la piscina, nada unos cuantos largos… Practica estos ejercicios a diario y notarás cómo se reduce el efecto de piernas cansadas.
  • No te pases con el sol. Efectivamente, tomar el sol te ayuda a sintetizar la vitamina D, pero esto no puede servirte de excusa para pasarte las vacaciones entregada al “vuelta y vuelta”. El calor tiene efecto vasodilatador. Las venas se dilatan, dificultando una buena circulación. Procura tumbarte a tomar el sol a primera o última hora del día y refréscate a menudo en el agua para que tus piernas no se resientan.
  • Camina descalza por la arena. Si vas a la playa, aprovecha para dar algún paseo por la arena. Este ejercicio fortalece los músculos de las piernas y favorece tu sistema cardiovascular, que activa el flujo sanguíneo y previene la aparición de pesadez y de varices. Ahora bien, procura que las caminatas no sean muy largas, ya que podrías generar fatiga muscular en las piernas.
  • Olvídate de las chanclas. ¿Sabías que para sujetar este tipo de calzado tenemos que contraer los dedos de los pies y que este gesto hace que forcemos el tobillo? Este gesto dificulta la circulación, provocando la molesta sensación de piernas cansadas. No está mal que las utilices para ir a la playa o la piscina. Para eso están. Sin embargo, no conviene que las utilices para salir a la calle. Utiliza calzado cómodo para dar un paseo.
  • Los tacones, solo en ocasiones especiales. Utilizarlos de vez en cuando no tiene por qué suponer un problema, pero si tiendes a padecer el síndrome de las piernas cansadas, lo mejor es que solo los uses de vez en cuando. Los taconazos de infarto hacen que los gemelos estén en tensión y pueden sobrecargar las piernas.
  • Date un automasaje con una crema de efecto frío. Un buen masaje de piernas o un drenaje linfático manual pueden hacer milagros por tus piernas. Impregna tus manos con un aceite vegetal para masaje, rodea el tobillo con las dos manos y haz pases largos hasta la rodilla con firmeza, pero sin aplicar demasiada presión. Repite el movimiento 10 veces y repite la operación, esta vez subiendo hasta la mitad del muslo. Para terminar, recorre la pierna haciendo movimientos circulares y ascendentes con los nudillos.
  • Termina la ducha con un chorro de agua fría. Alternar frío y calor puede venirte muy bien si padeces piernas cansadas. El agua caliente favorece la dilatación de las venas y el frío tonifica y genera una vasoconstricción. El contraste de temperaturas estimula la circulación y contribuye a unas piernas más ligeras.
  • Bebe abundante agua. La retención de líquidos es una de las principales causas de las piernas cansadas. Una buena hidratación ayuda al organismo a eliminar líquidos y toxinas y esto tiene una repercusión directa en las piernas. Bebe al día la cantidad de agua recomendada (1,5 o 2 litros) y tómate alguna infusión drenante de cola de caballo. Notarás la diferencia.
  • Toma smoothies depurativos. Si te cuesta beber agua, también puedes recurrir a batidos de frutas y verduras para depurar. Te mantendrán bien hidratada, te ayudarán a eliminar el exceso de líquidos y, al mismo tiempo, te aportarán una buena dosis de vitaminas, minerales y nutrientes esenciales.
  • Reduce la sal de tus comidas. Un exceso de sal en la dieta empeora la retención de líquidos y contribuye a la hinchazón agravando los problemas de piernas cansadas. Si quieres que tus platos estén más sabrosos, sazónalos con especias, que resultan mucho más saludables.
  • Mueve tus piernas y tus pies. Practicar ejercicio de forma habitual es una buena receta para mantenerte activa y en una buena forma física. Esto repercute positivamente en todos los aspectos de tu vida y aligera tus piernas. Disciplinas como el yoga y el pilates, ejercicios cardiovasculares, sentadillas y estiramientos pueden venirte de maravilla. Si te notas muy sobrecargada, puedes deslizar tus pies sobre una botella pequeña de agua congelada. Te relajará de inmediato.
  • Utiliza ropa amplia y ligera. Es posible que si utilizas ropa muy apretada entorpezcas el flujo circulatorio. En verano es preferible apostar por prendas amplias y vaporosas. Además de mejorar el riego sanguíneo, irás mucho más cómoda.
  • Ponte un reposapiés cuando estés sentada. Si tienes que estar sentada mucho tiempo, recurre a un reposapiés. Este accesorio te ayudará a adoptar una postura óptima y repercutirá directamente en tus piernas y en el resto del cuerpo.
  • Duerme con las piernas un poco elevadas. La postura que adoptas al dormir también puede causarte malestar. Lo ideal es que lo hagas con las piernas un poco elevadas. Coloca un edredón debajo del colchón (por ejemplo) para tener las extremidades inferiores un poco más altas que el resto del cuerpo. Hará que la sangre fluya mejor.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Clara?