pierde peso

10 consejos para adelgazar sin hacer dieta y sin pasar hambre

Perder los kilos que te sobran no tiene por qué convertirse en un suplicio. Activa tu metabolismo poniendo en práctica estos consejos y quítate un peso de encima casi sin darte cuenta.

Actualizado a

Escrito por:

Esther G. Valero

Actualizado a

1 / 10
Incorporar más verduras a los menús

Incorporar más verduras a los menús

Cuando planifiques tus platos, intenta que las verduras y las hortalizas tengan un gran protagonismo. Diferentes estudios han demostrado que existe una relación directa entre el consumo de frutas, verduras y hortatlizas y la obesidad. A mayor consumo de estos alimentos menor grasa corporal y mayor saciedad y viceversa.

Procura que más de la mitad de tus platos estén ocupados por estos alimentos sin quieres estar como un roble y mantener tu peso a raya. Puedes incorporarlos como guarnición o añadirlos a tus recetas en lugar de recurrir a alimentos procesados.

1 / 10

Mantener las rutinas

Mantener las rutinas

Planifícate. Si comes más o menos a la misma hora todos los días, tu reloj biológico funcionará de forma óptima. Tu metabolismo adora las rutinas. Si todo funciona con normalidad, todo marchará estupendamente, pero si llevas una vida desordenada, tu organismo interpretará que no va a recibir lo que necesita y activará su “modo ahorro”. Se produce el denominado “efecto esponja”, que transforma los alimentos en grasa para hacer “hucha”. Guarda por si más tarde le hace falta. 

2 / 10

Comer y beber generosamente

Comer y beber generosamente

¡Nada de pasar hambre! Comer poco engorda. Si consumes menos de 1.200 calorías al día, tu metabolismo se ralentizará. Una dieta hipocalórica en exceso hará que tu cuerpo se acostumbre a sobrevivir con menos energía y, cuando aumentes las cantidades, probablemente cogerás peso.

Ponte un plato generoso (recuerda que más de la mitad debe ser ocupado por verduras u hortalizas) y, muy importante, mastica bien y come despacio para aprovechar bien los nutrientes y activar las “hormonas cortahambre”.

  • No te olvides tampoco de hidratarte bien. Bebe un vaso de agua cuando sientas hambre para asegurarte de que efectivamente es hambre y no se trata de sed. Muchas veces confundimos ambas sensaciones.

3 / 10

Escoger bien la vajilla

Escoger bien la vajilla

No te lo tomes a broma. El color de tu vajilla influye mucho en las cantidades que comes. Un estudio de la Universidad de Oxford reveló que el color del plato puede estimular o disminuir el apetito. Según esta investigación, si quieres despedirte de algunos kilos, conviene que tu vajilla sea de azul o verde, ya que estos colores favorecen la disminución del apetito. Por el contrario, debes huir de los platos amarillos, rojos o marrones, que hacen mucho más apetecible la comida a ojos de nuestro cerebro.  La explicación científica a este fenómeno: el cerebro le da más importancia al color que al sabor y al olor.

4 / 10

¡A tomar el sol!

¡A tomar el sol!

No te lo vas a creer… ¡Ponerte bajo el astro rey adelgaza! Cuando te expones a sus rayos, aumentan en tu organismo los niveles de serotonina, un neurotransmisor que influye mucho en nuestro estado de ánimo y también en nuestro apetito. Una investigación del Hospital de Los Ángeles (EE. UU.) ha comprobado la relación entre la carencia de vitamina D y el riesgo de obesidad. Al tomar el sol sintetizas la vitamina D que, además de fortalecer el sistema inmunitario, acelera el metabolismo y ayuda a quemar grasa de forma natural. ¡Todo son ventajas!

 

5 / 10

Dormir lo suficiente

Dormir lo suficiente

Un buen descanso y una buena rutina de sueño influyen mucho a la hora de perder peso sin pasar hambre. Diferentes estudios concluyen que las personas que no duermen las 7 u 8 horas necesarias tienden a comer más frecuentemente alimentos procesados para poder mantener la energía y estar activos.

Además, la falta de sueño dispara tus niveles de estrés y hace que generes cortisol, una hormona que hace engordar. También favorece la acumulación de insulina y cortisol en el organismo, ralentizando tu metabolismo e impidiendo que procese los carbohidratos como debería.

6 / 10

Practicar media hora de ejercicio

Practicar media hora de ejercicio

No hace falta que te mates a hacer deporte, pero sí tienes que moverte más si quieres adelgazar sin hacer dieta. Si no estás acostumbrada a practicar mucho ejercicio, comienza caminando 30 minutos todos los días a paso ligero e introduce algún ejercicio de fuerza. Estos hábitos harán que tus músculos se tonifiquen y duplicará la velocidad de tu metabolismo (el músculo consume más calorías que la grasa).  

¿Sabías que diferentes investigaciones han demostrado que el cuerpo continúa consumiendo calorías a mayor velocidad de lo habitual después del ejercicio? Parece ser que el ritmo no decae hasta pasadas 24 o incluso 36 horas de la actividad realizada.

7 / 10

Merendar si vas a salir

Merendar si vas a salir

Para no llegar con un hambre voraz a la cena es fundamental que te acuerdes de tomarte un snack saludable a la hora de la merienda. ¡Con más motivo si has quedado con alguien para cenar fuera de casa! Asegúrate de que este tentempié incluye algo de proteína para garantizar el equilibrio hormonal y el control del apetito. De esta forma no te lanzarás a los aperitivos nada más llegar a tu cita y te tomarás más tiempo para saborear los platos principales.

8 / 10

Añadir canela a tus infusiones y postres

Añadir canela a tus infusiones y postres

Prescindir del azúcar y de los edulcorantes es la mejor opción para perder peso sin hacer dieta y también la más saludable. Pero, buenas noticias, si no te termina de gustar el sabor amargo del café ni las infusiones a palo seco, puedes optar por endulzarlos con canela. Un estudio realizado por la Universidad de Maryland (EE. UU.) observó que consumir ¼ de cucharada de canela al día mezclada con la comida acelera hasta 20 veces el metabolismo. Es un extraordinario aliado para perder peso, ya que tiene propiedades termogénicas. Esto quiere decir que aumenta la temperatura del cuerpo y activa el metabolismo, haciendo que consuma más calorías de lo normal.

9 / 10

Disfrutar de la comida

Disfrutar de la comida

Para huir de la ansiedad debes desterrar el pensamiento de que perder peso es un suplicio. ¿Cómo puedes hacerle entender a tu cerebro que no estás haciendo una dieta? Comiendo de una forma consciente y disfrutando de cada bocado. No descuides la presentación de tus platos, tómate tu tiempo para sentarte a la mesa, mastica despacio y saborea cada alimento que te lleves a la boca para descubrir todos los sabores. Se trata de un ritual que te ayudará a darte cuenta que hay ingredientes sanos y bajos en calorías que pueden proporcionarte tanto placer como ese dulce o ese procesado que tienes tan idealizado. ¡Te vas a sorprender!

10 / 10

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Clara?