No hay dolor

Cómo quitar las agujetas: consejos efectivos para aliviarlas

Estás tan a tope haciendo ejercicio que te duele todo el cuerpo. Acaba con las agujetas con estas recomendaciones de Noe Todea, la entrenadora personal de Pilar Rubio.

Actualizado a

Escrito por:

Esther G. Valero

Actualizado a

1 / 6
Baños de agua fría

Baños de agua fría

No hay nada que siente mejor después de hacer deporte que darse una buena ducha. Si quieres tonificar y que los dolores no te traigan por la calle de la amargura, hazlo con agua fría. “Un truco que te funcionará de lujo será darte una ducha de agua fría o con contraste de temperatura. No lo hagas de golpe, sino poco a poco. Estas duchas tienen efecto vasoconstrictor y, por tanto, ayudan a disminuir inflamación de los tejidos. Notarás una sensación de alivio que, aunque pueda parecerte subjetiva, es muy beneficiosa”, explica.

1 / 6

Empieza con un buen calentamiento

Empieza con un buen calentamiento

No puedes pretender que tu cuerpo se ponga en marcha en cuestión de segundos. Debes calentar bien para que los músculos vayan despertando poco a poco y la temperatura de tu cuerpo aumente de forma progresiva. Un  buen calentamiento te ayudará a rendir mucho más y someterás a menos presión a tu cuerpo y estarás previniendo agujetas, sobrecargas musculares y lesiones más complicadas.

2 / 6

No te sobrecargues

No te sobrecargues

Intenta no pasarte de la raya. Trata de no cometer los errores más comunes al entrenarNo es cuestión de hacerlo todo de golpe. Para huir de las agujetas (y para conseguir mejores resultados) es preferible dosificar: “Si se hacen las cosas bien y sin ansias, habrá un reparto equitativo de las cargas de entrenamiento (o actividad física) y las agujetas remitirán a los 2-3 días”, apunta la entrenadora.

Echa un vistazo a los errores más habituales que puedes cometer cuando vuelves a entrenar... ¡y evítalos!

3 / 6

Combina cardio y fuerza

Combina cardio y fuerza

Tal y como explica Noe Todea, para no tener agujetas ni sufrir lesiones inoportunas, “la combinación más inteligente es la de ejercicios de fuerza y ejercicios cardiovasculares, ya sea dentro o fuera de casa”. Según la preparadora física “se trata del entrenamiento óptimo a rasgos generales, principalmente porque la fuerza es un componente que mantiene sano el sistema esquelético. Mejora la densidad mineral ósea, que previene lesiones en muchos deportes eminentemente aeróbicos (como la carrera) y es la base para mantener un sistema muscular joven y capaz, tanto en las actividades de la vida cotidiana como en las actividades deportivas. Por su parte, el trabajo aeróbico mantiene sano el sistema cardio-metabólico”.

4 / 6

Descansa

Descansa

A veces machacarse demasiado puede tener el efecto contrario al deseado. No solo te dejará unas agujetas terribles, sino que puede desencadenar en una lesión. Un buen descanso es tan importante como seguir un entrenamiento adaptado a tus necesidades particulares. “Permítele a tu cuerpo el descanso mínimo para que mejore y todo el esfuerzo que haces entrenando dé sus frutos. Cuídate y proporciónale más años y una mejor calidad de vida”, concluye la deportista.

Echa un vistazo a los mejores trucos y consejos para dormir bien.

5 / 6

Bebe agua

Bebe agua

Olvídate de la antigua creencia de beber agua con azúcar y cosas de ese estilo. No tiene ningún fundamento… ¡y no funciona! Numerosos estudios han demostrado que esto no es así. Lo que sí es importante para prevenir las agujetas (y para muchas otras cosas) es estar bien hidratada antes, durante y después de practicar ejercicio. Beber agua facilitará la recuperación muscular y evitará calambres y lesiones.

Si a ti también te cuesta, te damos 10 trucos para beber más agua ¡sin darte cuenta!

6 / 6

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Clara?