Comer sin culpa

25 trucos antikilos para disfrutar de la Navidad sin coger peso

Todas las claves para que puedas saborear los deliciosos platos navideños sin tener que ponerte a dieta después. ¡Trucos efectivos, fáciles y sanos!

Cómo no ganar kilos de más esta Navidad
laura hernandez web clara
Laura Hernandez Tornil

Redactora Jefe Web CLARA.es

Actualizado a

Si eres de las que cada año gana unos kilitos de más con las comidas y cenas de Navidad, no te preocupes: te traemos 25 trucos infalibles para que sigas disfrutando de todas las delicias navideñas sin ganar peso. ¡Toma nota porque seguro que les sacarás mucho partido!

1. (Mini) raciones individuales

El COVID-19 lo ha cambiado todo y ahora no podemos poner en medio de la mesa bandejas para servirnos. Pero esto juega a nuestro favor: podemos ajustar las raciones y así aligerar las comidas de fiesta. Monta el menú de tu celebración como si fueras una chef con estrella. Busca piezas de vajilla realmente pequeñas para un picoteo muy variado pero de raciones de tapita. Y para los platos de menú, tira de vasitos de licor para servir cremas, soperitas y cazuelitas individuales, platitos, etc.

2. Marisco, el lujito que mereces

No solo es delicioso sino también más ligero que otros “clásicos de estas fiestas” como pueden ser el foie, los patés, etc.

  • Más ligero todavía. Cocina el marisco a la parrilla (o a la brasa, si dispones de una). Es una cocción que potencia tanto el sabor que no necesitas ni salsas.

3. Ni canapés ni volovanes...

Lo que pondrías sobre la tostada de pan del canapé lo puedes poner en una cucharilla de servir y aligerar así los entrantes. Y el relleno de un volován, que suele ser cocido, puedes ponerlo en un molde para mini magdalenas resistente al horno. Y también rulitos rellenos: corta una loncha de un pescado ahumado (salmón, trucha, bacalao) con forma rectangular, rellena, por ejemplo, con cebolla, huevo duro y aceitunas picados o queso fresco con finas hierbas, y enrolla.

Trucos antikilos Navidad

4. Chips vegetales al horno

Corta vegetales duros (remolacha, zanahoria, etc.) con una mandolina para hacer rodajas muy finas y ásalas ligeramente aceitadas en el horno a 150 grados alrededor de 1 hora.

  • Con más sabor. Si quieres jugar con los sabores, espolvoréalas al sacarlas del horno con sal de sabores y/o especias a tu gusto.

5. ¿Croquetas? Sí, pero formato mini

De jamón, de cocido, de bacalao... Si tu aperitivo no es aperitivo sin unas croquetas, no te prives, pero escoge las que tienen un formato mini.

6. Las lascas, muy muy finas

Si sueles poner jamón o queso en tus entrantes navideños, corta las lonchas muy finas, casi transparentes, para que tu lengua se impregne del sabor de los alimentos pero sin que llegues a llenarte ni que el aperitivo se dispare de calorías.

  • Sin pan. Olvídate de las paneras de 6 variedades distintas. Es mejor saborear el queso y el jamón solo.

7. Brochetitas ultraligeras

Otro aperitivo de alta gama y bajo en calorías. Solo tienes que hacer brochetitas con tomates cherry y bolitas de mozzarella; o encurtidos y boquerones en vinagre; o dados de pescados ahumados y langostinos o gambas asadas.

  • Y con fruta. Quedan muy bien las que combinan piña y langostinos cocidos o frambuesas y dados de queso fresco con un punto de vinagre de Módena.
Cómo no ganar quilos de más esta Navidad

8. ¿Frutos secos para picar?

Mejor no. Los frutos secos son muy sanos, pero crudos y sin sal. En cambio, los que se suelen poner en los aperitivos navideños acostumbran a ser fritos, con miel y sal.

9. Ensalada veggie para empezar

Una ensalada marca la transición entre el aperitivo y los platos principales. Rebaja la “gulita” del tapeo y nos llena el estómago, para que comamos menos de los platos principales, siempre más calóricos.

  • La más navideña. De escarola, apio, granada y piñones o nueces.

10. La sopa, imprescindible

Según un estudio americano, tomar una sopa de entrante hace que comamos un 20% menos. Y en nuestro país, es rara la celebración que no pone un cocido en la mesa.

  • Si la tradición no te obliga, escoge una sopa ligera, como la de cebolla o la de pescado.
Cómo disfrutar de la navidad sin coger peso

11. Pescado, más simple es mejor

El besugo es un fijo en muchas mesas y una buena elección si se hace al horno. También lo es una merluza en salsa verde o cualquier pescado preparado “a la espalda”.

12. Carnes, mejor asadas

Ternera, cordero, pollo, pato... Si los haces al horno, ponlos sobre una rejilla con una bandeja debajo para que suelten la grasa.

  • Y también... Junto a la carne, usa patatitas, cebollitas u otras verduras, pero también manzanas, que combinan bien con las carnes rojas, y especias como romero o tomillo.

13. Guarniciones muy ligeras

El puré de patata con mantequilla o las cebollitas glaseadas añaden calorías a tus platos. Puedes sustituirlos por purés de verduras asadas.

  • Más sabor. Haz un sofrito con cebolla y tomate concentrado, añade las verduras asadas y tritura.

14. Deja las copas a medias

Si hacéis maridaje de platos y alternáis vino blanco, tinto, cava... Mejor deja las copas sin terminar. No solemos tenerlo en cuenta, pero las bebidas alcohólicas también suman calorías.

  • Cava. Una copa (150 ml) son 111 kcal. Necesitarías andar 23 minutos a buen paso para quemarlas.
  • Vino. Una copa (150 ml) aporta 178 kcal. Para quemarlas debes andar rápido 30 minutos.
  • Cerveza. Una pinta de 330 ml son unas 200 kcal y te llevaría 45 min quemarlas con una caminata intensa.
  • Cócteles. 80 ml de ginebra son 177 kcal. Su equivalente en whisky son 200 kcal. Súmale las kcal del zumo o refresco.
  • Vermú. Un vaso de 80ml suma 128 kcal, más o menos lo mismo que una copa de 125 ml de vino.

15. ¿Cómo decoras tus platos?

Hazlo con hierbas aromáticas o flores decorativas. Tanto las reducciones que llevan vinos dulces como la típica crema de vinagre de Módena añaden calorías innecesarias.

Cómo no ganar kilos de más esta Navidad

16. Antes del postre, piña

Es un clásico, pero tiene explicación sacarla siempre antes de los turrones, porque ayuda a la digestión, sobre todo en estas comidas más grasas y proteicas de lo habitual.

  • ¿La quieres más dulce? Córtala a rodajas y ásalas en una plancha para concentrar su dulzor.

17. Escoge tu dulce (pero solo uno)

Los dulces navideños son tantos y tan variados que si queremos probarlos todos necesitamos otra comida entera para conseguirlo. Por ello, mejor apostar por uno y disfrutar sin sentirnos culpables.

  • Un dulce para cada celebración. Por ejemplo, turrones para Nochebuena, polvorones para Navidad, panettone para Nochevieja y roscón para Reyes.

18. ¿Y si el turrón lo tomas en mousse?

Hazlo en casa, con clara de huevo y nata, porque al añadir estos ingredientes y, sobre todo, aire para que esponje, le estás rebajando mucho la cantidad de calorías.

  • No dupliques la ración. Eso sí, con la excusa de que ahora es más ligero, no tomes tres veces más cantidad de mousse que de turrón.

19. Antojos más ligeros

La sobremesa puede hacer que abramos una caja de bombones, catanias, etc. Si sabes que estos antojos siempre caen, tenlo previsto y ofrece frutas frescas bañadas en una fina capa de chocolate.

  • Y también... Puedes poner sobre la mesa unos frutos secos con cáscara y fruta desecada. Al tener que abrir las cáscaras, se picotea mucho menos.

20. ¿Más deseo de dulce?

Si el cuerpo te pide dulce en cantidad, también es típico de Navidad tomar compota de manzana o pera con canela. La casera, hecha a fuego lento y sin azúcar –puedes poner algún dátil–, te quita el antojo.

Cómo no ganar kilos de más esta Navidad

21. Café, siempre mejor solo

Los extras pueden hacer que a las 9 kcal que tiene un café solo sumemos hasta 334 kcal si lo que tomamos es un café bombón. Por ello, no vayas más allá de un café cortado y, si puedes, no eches azúcar.

22. No, el licor no es digestivo

Tomar licor en el postre solo suma calorías (unas 267 si es anís o más de 300 si es una crema de licor...).

  • Si te cuesta digerir mejor toma infusiones de boldo, ortiga, saúco...

23. Llénate la boca ¡de palabras!

Seguro que, con lo que ha pasado este año, necesitamos hablar más que nunca –con los que están en la mesa y con los que tengamos que ver online–, pero eso es bueno. Las personas que más hablan al comer comen menos.

24. Deja tiempo entre los platos

No corras de la mesa a la cocina para ir sirviendo platos a un ritmo frenético. Dejar un tiempo ayuda a que nos sintamos saciadas antes y comamos menos.

  • Tradiciones que ayudan. En ciertos hogares es habitual que los niños reciten poemas navideños antes de los postres, lo que rompe el ritmo de las comidas.

25. Si puedes, sal a andar

Te ayudará a digerir mejor la comilona y empezarás a quemar sus calorías. Y recuerda, estos días más que nunca sé fiel a tus rutinas deportivas (el gym de Patry no cierra ;-).

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Clara?