Belleza

¡Mímalos!

Así debes cuidar tus pies según el calzado que lleves

Presumir de estilo no tiene por qué estar reñido con tener unos pies bonitos. Te contamos cómo cuidarlos según el zapato que hayas elegido para el verano.

Por Daniela Puertas/Magdalena Fraj | Actualizado el 11 de abril de 2019, 12:00

En verano solemos sufrir más por nuestros pies, y es que las sandalias y los distintos modelos de zapatos veraniegos no siempre suelen ser amables con ellos. Para que puedas pisar fuerte este verano y todos los que vendrán, te dejamos unos consejos para evitar ampollas, durezas, talones agrietados o problemas de circulación. Así que dinos qué zapatos llevas y te contaremos todo lo que necesitas saber sobre el cuidado de los pies

Mules o chanclas: punto fuerte

Las mules están arrasando entre las influencers, así que apuesta por ellas si quieres estar a la última. Lo mismo ocurre con las chanclas o flip flops, siempre están de moda y se convierten en el calzado favorito para nuestras visitas a la playa. Ambas son muy frescas y su estilo casual las hace perfectas para el verano.

Instagram: @ashleyrobertson

1 / 17

Mules o chanclas: punto débil

No se sujeta el talón, lo que provoca que, al caminar, se sobrecarguen los dedos, que aguantan todo el peso del cuerpo. Además, la parte trasera del zapato golpea el talón a cada paso, produciendo durezas o incluso callosidades.

Instagram: @emilisindlev

2 / 17

Mules o chanclas: la solución

Masajea los pies, haciendo énfasis debajo de los dedos y en los talones para aliviarlos. 

Crema talones agrietados de Neutrogena, 6,84€

COMPRAR

3 / 17

Mules o chanclas: otra opción

No te recomendamos demasiado que optes por unas chanclas para tu día a día. En cambio, si eliges una sandalia abotinada con un poco de suela, además de verte más estilizada, sujetará tu pie y evitarás dolor en la planta al no ir plana del todo.

Instagram: @oliviapalermo

4 / 17

Tacones altos: punto fuerte

Es el tipo de zapato que más estiliza. Van con cualquier look, hacen que las piernas parezcan kilométricas y ¡nos encantan!

Instagram: @fashion_jackson

5 / 17

Tacones altos: punto débil

Todo el peso recae sobre la punta del pie. Eso puede provocar dolor, durezas o callosidades. Si además la punta del zapato es muy estrecha, los dedos quedan “aplastados” y las articulaciones se inflaman, favoreciendo la aparición de juanetes.

Instagram: @mypeeptoes

6 / 17

Tacones altos: la solución

Usa las almohadillas o plantillas debajo de los dedos, para aliviar la presión corporal. También puedes optar por apósitos en el talón para evitar rozaduras.

Protector Party Feet de Scholl, 4,23€

COMPRAR

7 / 17

Tacones altos: el truco

Cuando estés sentada, lleva la punta de los pies hacia arriba para aliviar la zona delantera del pie. Además, estarás mucho más cómoda y tus pies sufrirán menos si eliges un tacón con plataforma en la parte de delante. Lleva siempre unas sandalias planas o unas bailarinas en el bolso.

Instagram: @mariafrubies

8 / 17

Bailarinas planas: punto fuerte

Si están cogidas por el talón, el peso se reparte por todo el pie, garantizando una correcta sujeción. 

Instagram: @oliviapalermo

9 / 17

Bailarinas planas: punto débil

Sí, se supone que los zapatos planos son la opción más cómoda pero no tiene por qué ser así. ¡Si no tienen nada de tacón, se produce una mala circulación venosa! 

Instagram: @adenorah

10 / 17

Bailarinas planas: la solución

Escoge modelos con un tacón de unos 2 cm, suficiente para mejorar el confort y favorecer un mejor retorno venoso. Opta por un zapato masculino, como el de Olivia Palermo. Te dará un toque muy sofisticado e irás súper cómoda.

Instagram: @oliviapalermo

11 / 17

Bailarinas planas: el truco

Usa cremas o geles con efecto frío para favorecer la circulación. En la ducha, rocía tus pies con agua fría y, al caminar, usa plantillas que estimulen la circulación. También existen plantillas mullidas de gel, que “suavizan” la dureza del zapato.

Gel frío pies y piernas cansadas de Babaria, 2,31€

COMPRAR

12 / 17

Zapatillas deportivas: punto fuerte

Son cómodas y están muy de moda. Si tu problema es que no sabes cómo combinarlas, echa un vistazo a los mejores looks con zapatillas

Instagram: @songofstyle

13 / 17

Zapatillas deportivas: punto débil

No permiten que el pie respire y por eso favorecen el desarrollo de micosis (infección por hongos) y malos olores. 

Instagram: @xeniaadonts

14 / 17

Zapatillas deportivas: tu aliado

Usa antitranspirantes para evitar el mal olor o deportivas más frescas. Un trozo de carbón mineral dentro del calzado absorbe los malos olores.

Bálsamo para los pies de Weleda, 13,45€

COMPRAR

15 / 17

Zapatillas deportivas: otra solución

Para evitar infecciones también puedes usar calcetines de algodón o incluso “calcetines técnicos”, que mantienen los pies más ventilados.

Instagram: @juliamateian

16 / 17

¿Cómo conseguir unos pies bonitos?

Si quieres saber cómo conseguir unos pies bonitos antes de rescatar las sandalias, ¡no te pierdas estos trucos infalibles!

17 / 17

Cómo cuidar de los pies

Obviamente, no todos los modelos causan las mismas molestias. Por eso te damos soluciones para que te sientas cómoda te pongas lo que te pongas. Y en la galería encontrarás trucos para que tus pies no sufran este verano.

  • Adelántate. Seguro que te suena aquello de “más vale prevenir que curar”. Y es que en verano, esta frase la hacemos más nuestra que nunca. No esperes a que aparezcan las heridas y usa apósitos que eviten el roce si notas que el zapato aún no se ha dado de sí del todo.
  • Cambia. No uses el mismo calzado dos días seguidos. Alterna zapato abierto con cerrado. Haz lo mismo con tacones altos y medios. No abuses de taconazos si no quieres que tus pies se resientan.
  • Usa plantillas. De esta manera, evitarás dolor en la planta y rozaduras. Las plantillas de gel sirven para relajar todo el pie o determinadas zonas, según tus necesidades, y “suavizan” la dureza del zapato.
  • Camina descalza. Hazlo en casa, en la playa… De esta manera, ayudarás a favorecer la circulación.

La circulación es uno de los problemas en cuanto a calzado se refiere. Además de usar plantillas y caminar descalza siempre que puedas, utiliza cremas o geles con efecto frío y aprovecha la ducha para darles un buen chute de agua fría, que estimulará la circulación. De hecho, aquí encontrarás toda la verdad sobre varices y circulación.

Si eres fan de los taconazos, hazte con unas almohadillas o plantillas para debajo de los dedos. De esta manera, aliviarás la presión corporal que la diferencia de altura ejerce sobre tus pies. Además, no te pierdas nuestros trucos infalibles para que ir con tacones deje de ser una misión imposible.

Y sobre todo, apúntate al automasaje reparador. Con los zapatos descubiertos, es probable que al final del día notes los pies hinchados y cansados. Así que haz unos movimientos circulares en la planta del pie. Empieza por debajo de los dedos, sigue en el arco de los pies y termina en el talón. En la parte superior, coloca los pulgares sobre el empeine con los otros dedos sujetando la base. Masajea suavemente hacia el tobillo.

Relacionados

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Clara?