Cara

por fin tenemos la respuesta

¿Limpiador facial o desmaquillante? ¡Resolvemos tus dudas!

Deshacemos el lío que tenemos todas en la cabeza al respecto y te decimos cuál de los dos necesitas en cada caso.

Por Sonia Murillo 7 de abril de 2019, 15:00

mujer belleza piel invierno

El gesto de belleza más importante de todos es la limpieza (con permiso del protector solar), hasta ahí todo claro. ¿Pero con qué hay que limpiar la piel? ¿Es mejor usar un desmaquillante o un limpiador facial? ¿Si uso uno, me puedo saltar el otro? ¿De todos los tipos de desmaquillantes y limpiadores del mercado, cuál es mejor? Te sacamos de dudas y te contamos cuál es mejor en cada caso y por qué no es tan descabellado usar los dos, como hacen las coreanas.

Tanto el desmaquillante como el limpiador facial tienen ventajas e inconvenientes en su uso. Además, el resultado final de cada producto depende mucho del formato y, sobre todo, de tu tipo de piel. También hay quien se lava la cara solo por la mañana, quien lo hace solo por la noche o quien prefiere hacerlo en ambos momentos y cuanto más a fondo, mejor (yo soy de estas últimas, lo confieso). Pero un exceso de limpieza también puede ser perjudicial para la piel, sobre todo si no se usan los productos adecuados.

Desmaquillante

Como su propio nombre indica, el desmaquillante sirve para quitar el maquillaje, así que no tiene mucho sentido usarlo si no te has maquillado. Las BB Creams y CC Creams y los protectores solares con color cuentan como maquillaje, así como si no te has puesto base, pero sí que llevas colorete, pintalabios o máscara de pestañas. Es decir, que cuando nos ponemos algo en el rostro más allá de una simple hidratante, conviene desmaquillarse.

Como habrás podido comprobar existen formatos de desmaquillante para todos los gustos: aceites, leches, cremas, geles, aguas micelares... La clave es encontrar uno que a ti te sea fácil y cómodo de usar. Yo los prefiero con aclarado, porque siento que me dejan la piel más limpia, pero es cuestión de gustos. Lo que sí es aconsejable es que te aclares bien la piel si la tienes sensible y usas un desmaquillante con espuma. En principio y salvo emergencia, las toallitas desmaquillantes es mejor descartarlas porque no son capaces de retirar el maquillaje por completo, sino que lo arrastran.

desmaquillantes

Desmaquillante de ojos rápido y suave Well Off de Origins, 21,45€ COMPRAR
Desmaquillante micelar de Nuxe, 16,95€ COMPRAR
Discos desmaquillantes Glow Tonic To-Go de Pixi, 20,45€ COMPRAR
Leche desmaquillante suave Evercalm de Ren, 23,45€ COMPRAR

Limpiador facial

Teniendo en cuenta que el desmaquillante solo hay que usarlo cuando vamos maquilladas, el limpiador facial se queda para las veces en las que no llevamos maquillaje. Por ejemplo, para realizar una limpieza facial matutina, para antes de aplicarnos la hidratante y el maquillaje que llevaremos durante ese día... También hay quien usa el limpiador facial después de desmaquillarse y es que hay muchas partículas como el sudor y grasa que no son capaces de disolver todos los desmaquillantes. De esta forma te aseguras de que tu rostro quede perfectamente limpio, en especial si tu piel es grasa y tienes tendencia a que te salgan granitos.

Hay que tener un poco de ojo y no usar limpiadores faciales que sean demasiado agresivos con nuestro tipo de piel. Si al lavarte la cara la notas excesivamente tirante es que has escogido un limpiador que no es para ti. Al igual que pasaba con los desmaquillantes, hay muchos tipos de limpiadores faciales: en mousse, en gel, en loción... En este caso mis favoritos son los que hacen espuma, primero porque me da la sensación de que limpian más y segundo porque me gusta más su textura.

limpiador facial

Limpiador facial espumoso de Caudalie, 8,95€ COMPRAR
Limpiador facial con pomelo Visibly Clear de Neutrogena, 5,95€ COMPRAR
Limpiador facial de First Aid Beauty, 17,95€ COMPRAR
Bálsamo limpiador de coco de Yes To, 11,95€ COMPRAR

Sistema de doble limpieza

Las coreanas, y todas las asiáticas en general, son famosas por su piel de porcelana y uno de sus trucos es que realizan un ritual de doble limpieza por la mañana y por la noche. Nadie las gana a pulcras con eso porque son capaces de desmaquillarse las pestañas una a una si hace falta. Tampoco hay que volverse locas, pero no está de más que después de retirar el maquillaje, nos demos una lavadita extra con un limpiador facial para asegurarnos de que no nos quedan restos ni del propio maquillaje, ni de otros cosméticos, sudor o polución en la piel.

Ellas limpian su rostro primero con un aceite o una crema y luego usan un limpiador jabonoso y así se aseguran de que la cara les queda impoluta. Y es que, todo lo que dejemos en el rostro puede contribuir a que la piel envejezca de forma prematura y seguro que ninguna queremos eso.

Si además de todo esto quieres añadir el uso de un cepillo de limpieza, pues mejor que mejor. Acaba aplicando un tónico o un agua termal, un sérum, el contorno de ojos (si usas) y tu crema de tratamiento favoritas. Aunque si eres un poco beauty vaga, ve directamente a la hidrante y a dormir o a maquillarte, depende de la hora del día, claro.

Relacionados

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Clara?