adiós al acné

Granos en la cara: tipos, cómo quitarlos y las mejores soluciones

Si sufres de acné habitualmente, quizá hayas probado cientos de cosméticos, tratamientos... o puede que nunca te hayas puesto a solucionar el problema porque crees que no tiene arreglo. Y sí, tiene solución y aquí la vas a encontrar.

Actualizado a

Escrito por:

Sonia Murillo

Actualizado a

granos en la cara

Suelen hacer acto de presencia por primera vez durante la adolescencia y, aunque hay afortunadas a las que les dejan de salir granitos en la cara cuando se hacen un poco mayores, otras seguimos lidiando con ese problema en la treintena y más allá. Pero si te pasa como a mí y ya estás hasta el gorro de luchar contra el dichoso acné (que además ahora parece que campa a sus anchas gracias al uso de la mascarilla) ha llegado la hora de ponerle remedio de una vez por todas.

Sí, porque el acné es una enfermedad de la piel y como tal puede tratarse. Si tu problema no es para tanto y solo tienes que vértelas de vez en cuando con algún que otro granito (hola, querida menstruación), también vamos a darte unas sencillas y efectivas soluciones.

¿Por qué salen granos?

El acné es una patología multifactorial, es decir, que puede aparecer por diversas causas. Entre ellas, la genética, las hormonas, el ambiente, el estrés y la dieta, así como no seguir una higiene facial adecuada, influyen en la aparición de granos en la cara y otras zonas del cuerpo. ¿Y cómo se forman los dichosos granos? Por un exceso de acumulación de sebo en los folículos pilosos, lo que llamamos poros, y de corneocitos, o sea, pielecillas muertas. El folículo se inflama y da lugar a una pápula.

¿Qué tipos de granos pueden salir en la cara?

  • Puntos negros o comedones. Si esa pápula de la que hablábamos se queda abierta, dará lugar a un punto negro. Estos se forman porque la suciedad que se ha quedado dentro se oxida al entrar en contacto con el aire. Si queda abierta tendremos puntos blancos, esos minigranitos que nos salen tanto ahora por el uso de la mascarilla.
  • Acné inflamatorio. Es el grano blanco o espinilla que te sale en la punta de la nariz cuando tienes una boda al día siguiente. Se trata de una inflamación más o menos leve que puede acabar en herida o cicatriz si intentamos extraer el grano.
  • Acné hormonal. Se da en mujeres adultas que presentan acné inflamatorio, sobre todo en la zona baja de las mejillas, la barbilla y el cuello. Suele aparecer con la menstruación.
  • Acné nodular o quístico. Es el peor de todos. Se trata de un tipo de acné severo que da lugar a esos abultamientos tan dolorosos que se quedan por debajo de la piel. Si se intentan extraer, suelen dejar unas cicatrices complicadas de eliminar.

¿Cómo se eliminan los granos de la cara?

Si tienes un problema de acné, lo mejor es que consultes con tu dermatólogo. Sobre todo si se trata de un acné severo, el profesional será el encargado de decidir qué tipo de tratamiento va mejor en tu caso concreto. No obstante, hay muchas opciones en el mercado para tratarlo, sobre todo si es superficial. Las más comunes son:

  • Peróxido de benzoilo. Es antibacteriano, antiinflamatorio y se puede usar durante el embarazo (una época en la que hay mujeres que desarrollan acné).
  • Ácido salicílico. Es uno de los mejores tratamientos contra los granos y los puntos negros. Puedes encontrarlo en algunos cosméticos como BHA, es un betahidroxiácido, y lo que hace es eliminar el sebo de los poros para prevenir que se formen los granos.
  • Retinol.El retinol, además de ser un estupendo ingrediente antiedad, también es súper eficaz para luchar contra el acné y, además, mejora las cicatrices y la hiperpigmentación. Puede ser irritante, dependiendo de si la concentración es muy alta.
  • Ácido azelaico y niacinamida. No son el recurso más efectivo, pero para pieles sensibles es el más indicado. Son antibacterianos y antiinflamatorios, y pueden ayudar a borrar la hiperpigmentación postinflamatoria y a regular la producción de sebo.

Para los casos de acné más severos, se puede tomar medicación oral que siempre debe ir pautada por un especialista. Puede tratarse de antibióticos o de retinoides, sobre todo en el caso de acné quístico. Otra opción es la terapia hormonal, la píldora anticonceptiva o los peelings químicos a base de alfahidroxiácidos, como el ácido glicólico, que también deben ser aplicados por un profesional.

Lo que nunca hay que hacer, como seguro que ya has oído en más de una ocasión, es tocarlos. Extraer granos de forma manual solo trae disgustos. Es verdad que puede ser súper desagradable verse según que lesiones en la cara, pero piensa que la cicatriz será mucho más difícil de quitar e incluso se puede convertir en mancha. A veces es imposible resistirse pero, por favor, no te pases.

Echa un vistazo a estos tratamientos y productos contra el acné que funcionan de verdad.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Clara?