Cara

sonrisa perfecta

Blanqueamiento dental: lo que tienes que saber si estás pensando en hacerte uno

Es uno de los tratamientos estéticos más demandados y es que la sonrisa puede cambiar radicalmente nuestro aspecto pero hay que tomar ciertas precauciones. Te contamos todo lo que quieres saber sobre el blanqueamiento dental.

Por Sonia Murillo 1 de julio de 2019, 14:30

blanqueamiento dental

Todos queremos unos dientes más blancos. Asociamos este color a una dentadura sana y una sonrisa bonita. Sin embargo, de manera natural, cada uno tenemos un tono diferente pero también hay alimentos y malos hábitos que hacen que amarilleen. El tabaco, el consumo excesivo de café... y otras cosas que parecen más inocentes pero que también dañan el esmalte como el uso de ciertos tratamientos caseros que prometen blanquear y no terminan de ser eficaces– como el dentífrico de carbón activado, es uno de los ejemplos que más están dando que hablar últimamente–.

No obstante, si recurrimos a un profesional no tenemos nada que temer porque no, no vamos a acabar como Ross en aquel capítulo de Friends en el que se hizo un blanqueamiento casero. Y es que en manos de un odontólogo la cosa cambia... de hecho, se puede recurrir al tratamiento doméstico pero siempre siguiendo las recomendaciones del doctor. Y es que debe ser él el que certifique que no hay ninguna contraindicación ni peligro para las encías ni los dientes.

Blanqueamiento dental: ¿qué tienes que tener en cuenta antes de hacértelo?

  • ¿El blanqueamiento dental es doloroso? No. Solo si tienes una sensibilidad dental alta sentirás ciertas molestias, pero igual que cuando muerdes una fruta muy fría o te tomas un helado. Además, si ya conoces de antemano que tus dientes son sensibles se pueden prevenir esas molestias aunque en muchos de estos casos, el blanqueamiento está desaconsejado porque podría agravar el problema. Y es que este tratamiento es muy seguro pero siempre que se recurra a productos de calidad con certificado sanitario y se sigan las pautas dictadas por el profesional.
  • ¿Cómo se hace? El dentista, en consulta, en una sesión de unos 30 minutos coloca un gel de peróxido en la boca y aplica luz fría. Luego, en casa hay que aplicar un gel blanqueador y colocarse unas férulas durante varias horas al día el tiempo que nos indique el odontólogo en cada caso.
  • ¿Cuánto dura el blanqueamiento? Con el paso del tiempo, los dientes vuelven a oscurecerse, aunque no tanto como antes, y habrá que repetir el proceso si queremos seguir luciendo una sonrisa blanca. Sin embargo, hay ciertas medidas que podemos tomar para alargar el efecto del blanqueamiento al máximo: no fumar, evitar bebidas que manchen pero, lo más importante, es llevar una higiene bucal adecuada.
  • ¿Cuánto cuesta un blanqueamiento dental? Dependiendo del tipo de blanqueamiento que elijas (se pueden hacer con LED o con láser) y la clínica odontológica que lo lleve a cabo el precio puede variar. Desconfía de ofertas que parezcan demasiado buenas para ser verdad y ponte siempre en manos de un especialista. En estas condiciones el precio suele rondar los 300€ aunque te puede salir más barato si cuentas con seguro dental.

¿Y el blanqueamiento dental casero?

Bajo ningún concepto te hagas un blanqueamiento dental casero sin el asesoramiento previo de un profesional. No compres nada por Internet que no te haya recetado el dentista ni acudas a centros de estética que ofrezcan el tratamiento sin ser clínicas odontológicas. Cualquier tratamiento que supere el 0,1% de peróxido de hidrógeno aplicado sin supervisión puede provocar quemaduras en la boca y daños irreversibles en los dientes.

De hecho, si tienes alguna caries o fractura en los dientes y no lo sabes podría acarrear graves consecuencias además de que el proceso podría ser muy doloroso. Este tipo de tratamientos que se venden para aplicarlos en casa suelen ser el complemento del tratamiento hecho por un profesional y nunca algo de uso individual.

Las pastas de dientes blanqueantes no blanquean como tal sino que devuelven al diente su color natural. En algunos casos, con unos dientes que sean blancos de por sí, pueden ser más que suficientes para mantener un tono bonito. Pero si los dientes tienen un tono amarillento, no vas a conseguir mejorarlos. En cambio, sí que pueden ayudar a mantener los resultados de un blanqueamiento profesional.

Relacionados

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Clara?