cambia de hábitos

Eso que comes tan a menudo no solo engorda, sino que te hace envejecer

¿Sabías que hay alimentos que sueles incluir en tu dieta que pueden acelerar tu envejecimiento? ¡Mucho cuidado! Abusar de ellos puede ponerte kilos y años de más.

Actualizado a

Escrito por:

Esther G. Valero

Actualizado a

A veces damos por buenos determinados hábitos alimenticios que a la larga pueden terminar haciendo estragos en nuestro organismo y nuestra piel. Algunos alimentos que incluyes de forma habitual en tu dieta pueden hacerte engordar y ponerte unos añitos encima. ¿Sabías que los cereales que se toman normalmente para desayunar o cenar pueden estar favoreciendo la aparición de arrugas? Pues así es. Según Amil López Viéitez, farmacéutica especialista en patologías digestivas, alergias e intolerancias y fundadora de la plataforma Dieta Coherente, advierte de que “los cereales de maíz que encontramos en los supermercados están recubiertos de azúcar por fuera y son una bomba calórica”. Por lo tanto, más que los cereales en sí, el problema viene por su alto contenido en azúcar añadido.

engorda y envejece

Este tipo de cereales está en la primera línea de las secciones de desayuno de los supermercados; nos los enseñan en la publicidad constantemente… Llevamos tanto tiempo de nuestra vida tomándolos para desayunar o para cenar que ya hemos dado por sana esta costumbre. Quizás ha llegado el momento de sustituirlos por otro alimento ya que, según esta experta, “engordan debido a su alto contenido en azúcar y envejecen porque su recubrimiento de azúcar favorece la glicación o caramelización de las proteínas. Este proceso puede afectar directamente a la elasticidad y tonicidad de la piel, favoreciendo la aparición de arrugas y acelerando el envejecimiento prematuro.

Aumentan tu apetito

Al igual que sucede con la mayoría de los alimentos procesados, el azúcar que contienen estos cereales puede desatar un hambre voraz. Tal y como nos ha contado Carlos Ríos en diferentes ocasiones, la explicación a que determinados alimentos aumenten nuestro apetito suele tener relación con los picos de glucosa. ¿Qué sucede en nuestro organismo al consumir estos alimentos? Nuestros niveles de insulina se disparan y esta hormona disminuye el nivel de glucosa en sangre. Al haber menos azúcar circulando en la sangre, aparece la sensación de hambre, en ocasiones de manera exagerada, y terminamos comiendo más de lo que necesitamos. El resultado de todo este proceso: anotamos kilos de más.

Avena, una buena alternativa

Siguiendo las recomendaciones de Carlos Ríos, lo ideal es sustituir estos cereales con azúcares o edulcorantes añadidos y aceites vegetales refinados por la avena.

Es posible que ya hayas leído y escuchado muchos acerca de los beneficios que la avena puede proporcionar a nuestro organismo. ¡Normal! Es uno de los cereales más saludables a nivel cardiovascular, digestivo, nutricional… ¡Incluso te puede ayudar a adelgazar!

Tiene más fibra y proteínas que los demás cereales, por lo que tiene más poder saciante y resulta más nutritiva. Además, su contenido en hidratos de carbono es más bajo, por lo que puede ser una gran aliada para perder peso.

Consciente de que pasar directamente de los cereales azucarados a los copos de avena puede resultar un poco complicado, Carlos Ríos propone en sus redes sociales una transición algo más sencilla: “Se puede recurrir a los cereales de trigo integral. Son cereales con un 5% de edulcorante (polialcohol). No son ni mucho menos los más recomendables, más aún cuando el trigo para mucha población es bastante indigesto. No obstante, podrían ser unos cereales de transición para iniciarse en la comida real”.

Otros alimentos que te pueden envejecer

Además de los cereales, hay otros alimentos que debemos limitar o desterrar de nuestra dieta si no queremos envejecer de forma prematura.

  • Café. Tomar un par de tazas al día de café en su versión más natural puede tener muchos beneficios. Sin embargo, la mayoría consumimos el café mezcla o torrefacto, que lleva azúcar y, por tanto, produce el mismo efecto que los cereales. Por otra parte, si abusas de esta bebida puedes sufrir deshidratación, que afecta directamente a la tonificación de la piel.
  • Alcohol. Una copita de vino de vez en cuando no te hará mal. Pero si consumes mucho alcohol, tu cutis no tardará en resentirse. Al igual que el café, el alcohol produce mucha deshidratación y acelera el envejecimiento.
  • Refrescos. No te dejes engañar por la palabra “light”, los refrescos están cargados de azúcares y suelen contener gas. Su consumo continuado puede contribuir a padecer sobrepeso (y otras enfermedades) y perjudica seriamente a nuestra piel.
  • Pizza. No hace falta que la destierres completamente de tu alimentación, pero no te pases. La pizza es rica en carbohidratos y no es recomendable tomarla con mucha frecuencia, sobre todo si no es casera. Favorece la ruptura de la elasticidad de la piel y en ocasiones puede originar acné.
  • Bollería industrial. A estas alturas ya sabes que los bollitos no deberían formar parte de tu dieta. Un caprichito de vez en cuando, vale, pero su consumo habitual puede aportar grasa a tu piel y acelerar su envejecimiento.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Clara?