Trucos

No te dejes engatusar

Los trucos de venta que te hacen comprar más

Como consumidora no sueles ser consciente, pero los comerciantes lo tienen todo muy estudiado para que te entren más ganas de comprar cuando vas a las tiendas. Detecta los trucos que incentivan el consumo.

Compramos casi siempre por impulso

Compramos casi siempre por impulso

Muchas veces vamos de compras con la idea de adquirir una serie de productos pero, cuando salimos de la tienda, llevamos bastantes más. Promociones, ofertas especiales y otras técnicas de márketing son las causantes de este gasto extra. Consejo (sobre todo en el supermercado), llévate una lista hecha y cíñete estrictamente a ella.

1 / 12

Objetos estratégicamente colocados

Objetos estratégicamente colocados

Nada es casual en una tienda. Los productos están situados de forma que la presentación condicione nuestro impulso de compra. Por ejemplo, para llegar al producto más básico tienes que pasar por delante de productos de capricho. O si tienen mucho interés en verderte algo, te lo pondrán a la altura de los ojos, ya que es lo que más llamará tu atención. 

2 / 12

Los sentidos engañan

Los sentidos engañan

Los olores, la música, la luz... Todos estos elementos están perfectamente pensados para hacerte comprar más. La luz es fundamental para que los productos tengan mejor aspecto y resulten más atractivos, la música (sobre todo la rápida) acelera el paso y también aumenta la impulsividad y, según qué olores, estimulan nuestro apetito por las compras.

3 / 12

Ofertas no tan convenientes

Ofertas no tan convenientes

Nuestro cerebro se siente atraído inmediatamente ante la posibilidad de ahorrar algo. Queremos aprovechar las ofertas y eso nos impulsa a comprar más de la cuenta. La clave está en adquirir productos que realmente consumes, si no, hacerte con un 3x2 de algo que no sueles utilizar puede hacer que luego caduque y hayas tirado dinero en lugar de haberlo ahorrado.

4 / 12

A más productos, más compra

A más productos, más compra

Es una técnica infalible y es muy típica de los supermercados. Cuantos más productos se exponen, mayor es el volumen de compra que realizarás. Por eso tendemos a comprar más cantidad en grandes superficies que en los supermercados pequeños. El hecho de estar rodeado de mucha gente que compra a la vez que nosotros, también potencia nuestro impulso.

5 / 12

El peligro de los productos Maxi

El peligro de los productos Maxi

El  formato maxi tiene un efecto engañoso. Cuando existe este tipo de formato, el mediano parece el tamaño adecuado, por lo que enseguida se disparan sus ventas. Las del formato pequeño, en cambio, se reducen, aún cuando este sea tal vez el formato que más te convienga. Este fenómeno suele ocurrir sobre todo con las bebidas o las patatas fritas. 

6 / 12

La táctica de las palomitas

La táctica de las palomitas

El tamaño más grande no siempre es el mejor. Los formatos grandes solo convienen si los usáis mucho en casa. Ante la duda, compara el producto con un cubo de palomitas. Cuando vas al cine y compras un cubo gigante, te las acabas comiendo todas pero si divides el contenido en seis cucuruchos pequeños, seguro que al tercero estarás harta. Si te puede pasar lo mismo con ese producto, escoge el tamaño pequeño.

7 / 12

Baile de precios para despistar

Baile de precios para despistar

Se trata de una técnica que pretende hacer más apetecible el precio de un producto que al comerciante le interesa vender. Este producto se coloca rodeado de otros similares pero más caros, de manera que nos parecerá una elección económica debido al contraste de precio.

8 / 12

No te fíes de los vales descuento

No te fíes de los vales descuento

Más que nada porque casi no los vas a usar. Está demostrado, si los usas son una gran ventaja, pero las estadísticas dicen que solamente un 3% y un 5% de la gente los utiliza, ya que la mayoría se los olvida al ir a comprar.

9 / 12

Mucho ojo con los precios "anzuelo"

Mucho ojo con los precios "anzuelo"

Esta táctica consiste en vender un producto a un precio muy barato pero luego obtener el beneficio con los consumibles o accesorios. Un claro ejemplo de esta estrategia la vemos en las cafeteras de cápsulas o las impresoras. También pasa lo mismo con la instalación: puedes comprar una ducha muy barata pero que luego cueste muchísimo dinero instalarla.

10 / 12

Cuidado con las tentaciones a la salida

Cuidado con las tentaciones a la salida

Justo antes de salir de la tienda, normalmente en la caja, se concentra la oferta de productos más caros y que, a la vez, apelan a nuestro espíritu caprichoso. Además, el tiempo de exposición a estos productos es más largo, porque normalmente hay que hacer cola, por lo que es más difícil no acabar cayendo en la tentación. Tenlo en cuenta y... ¡ni los mires!

11 / 12

Así es cómo ahorrarás al máximo cuando vayas a comprar

Así es cómo ahorrarás al máximo cuando vayas a comprar

Si aún siendo consciente de todas las técnicas que usan las empresas para que compres de un modo más impulsivo, todavía no estás convencida, te recomendamos que revises la galería con trucos profesionales para ahorrar al máximo en la lista de la compra.

12 / 12

1 /12

Quizás no lo sabes, ni te das cuenta, pero cuando vas a un supermercado, a un restaurante, a un centro comercial o incluso a un cine, la disposición espacial de los productos está perfectamente pensada para que compres al máximo. Aún si tú vas con la idea de dar solo una vuelta, de ir "solo a mirar" o a comprar una cosa concreta, las empresas lo tienen todo pensado para que tu visita a su establecimiento les salga lo más rentable posible.

Lo primero que debes tener en cuenta es que las empresas se basan en la compra emocional para incentivar tu gasto. Hay muchos estudios sobre cómo conseguir que seas más impulsivo cuando vayas a comprar. Es lo que se conoce como neuromarketing. Se trata de reacciones casi instintivas en el cerebro, por lo que te hacen perder un poco el control sobre lo que consumes. Los colores, las palabras, el espacio, los pasillos... todo eso influye directamente en nuestra manera de comprar.

Palabras clave

Hay algunas palabras que generan un efecto directo sobre el cerebro cuando las vemos en un ambiente de compras. Oferta, Rebajas o Gratis, son palabras que entran en el sistema de recompensa del cerebro. Este sistema se activa frente a un estímulo externo y envía señales mediante conexiones neuronales para que se liberen los neurotransmisores responsables de sensaciones placenteras, como la dopamina. Este es el motivo por el que a algunas personas les cuesta tanto resistirse a las compras: se trata de una cuestión química.

Tu propia estrategia:

  • Crea una lista de lo que quieres comprar y cíñete a ella. Si te vas de tiendas y, muy especialmente, si vas al supermercado, procura hacer una lista previa con aquello que necesitas comprar. Si entras en un supermercado con la idea de ir eligiendo según lo que vayas viendo, está demostrado que gastarás mucho más que si vas con una lista hecha desde casa.
  • Establécete un tiempo para estar de compras. El ambiente agradable que se crea cuando estás en una gran superficie puede generar que pases más tiempo en ella. La música, los colores y la disposición espacial están pensados para que pases cuanto más tiempo en la tienda mejor. Intenta marcarte un tiempo de compra para evitar una estancia demasiado larga en la que tengas mayor tentación de compra.
  • Reflexiona un poco más antes de adquirir algo. Si tiendes a comprar de una manera muy impulsiva, procura analizar durante un instante si realmente lo necesitas antes de seleccionar el producto. Esto es especialmente importante si estás en el supermercado. Pregúntate: ¿Es imprescindible en la despensa?, ¿tenías pensado comprarlo antes de salir de casa?, ¿está bien de precio?.
  • No vayas con tus hijos. Cuando vayas a comprar, es más aconsejable que lo hagas sola. Si vas con tus hijos, ellos tienden a hacer que caigas más en las tentaciones. El hábito de muchas familias de ir todos juntos a las grandes superficies no es muy saludable para su bolsillo. Los niños y los adolescentes son más vulnerables a las técnicas de marketing y pueden influir tus decisiones a la hora de comprar.
  • Después de comprar, analiza lo que has adquirido. Una buena manera para empezar a gastar menos cuando vas de compras es ser consciente de tu falta de control. Si al final has gastado más de lo que tenías pensado, repasa los tiquets de tus compras y piensa bien por dónde se te ha escapado el dinero y por qué. De esta manera, poco a poco podrás empezar a cambiar tus hábitos.

Relacionados

Loading...